Problemas en nueva modalidad de pago en buses urbanos

Largas colas se pudieron observar ayer en las paradas durante las pruebas del sistema.
Los ayudantes de los buses le indicaban a los pasajeros el uso correcto del dispositivo.

Cuenca. Con aglomeración, retraso y hasta abandono de pasajeros arrancó el día de ayer el sistema de recaudo en buses urbanos.

 

 

Los choferes y ayudantes de las distintas unidades de transporte se mostraron ajetreados durante la jornada de ayer, pues ante la desinformación de la gente surgieron varios inconvenientes como falta de sueltos y aglomeración de personas en la puerta, como manifiesta Fernando Cárdenas, ayudante de la línea 16. Según Cárdenas, ahora podría prescindirse de su trabajo pues ya no se necesita marcar tarjetas.

 

A opinión de Henry Naranjo, chofer de la línea 5, es necesario el trabajo de los ayudantes para organizar a la gente, hecho que persistirá por el resto de días ya que siempre se requerirá de quien ayude a ingresar a los pasajeros, a cambiar los billetes y revisar que la gente suba y baje por las puertas correctas.

 

 

Sueltos

 

Ximena Alvarado, usuaria del bus, manifestó que le tocó bajarse de dos unidades por el hecho de no tener suelto e indicó estar consciente de que el servicio iniciaría pero no sabía que ahora, por lo que ayer le tomó de sorpresa.

 

Otro de los problemas se dio con Celia Pasato, quien al abordar el bus con canastas de compras le resultó incomodo encontrar la manera de pagar y atravesar el torniquete, pues según dijo, "el ayudante estaba más preocupado en cobrar, que en ayudar".

 

Juan Guallpa, otro de los usuarios de buses, acotó que es mejor la forma en que se trabaja en Quito y Guayaquil, con la recaudación en las paradas de buses y no en la unidad.

 

El uso de moneda nacional fue otro de los inconvenientes del día, pues el sistema rechazaba este tipo de moneda que debía ser reemplazada al instante. Al respecto Herman González, ayudante de bus, manifestó que la gente debería adquirir las tarjetas pues agilitan el tiempo de cobro.

 

Cada unidad dentro de su sistema de recaudación tiene la opción de elegir la tarifa integral y diferencial además de una extra que la utilizan en recorridos específicos cuyo costo asciende los 30 centavos, por lo que el usuario debe comunicar el tipo de tarifa que paga.

 

Lo mismo sucede con las tarjetas que ya pueden ser adquiridas en distintos puntos de ventas y la puede recargar las veces que necesite el usuario, tanto la de tarifa integral de 25 centavos, como la de tarifa diferencial de 12 centavos, que previamente requiere llenar un formulario para obtenerla.

 

Los minutos de retraso que registraron las unidades de transporte respecto al tiempo de recorrido normal y las largas colas de gente esperando abordar los buses caracterizaron esta jornada de arranque del nuevo sistema de recaudación de los buses urbanos que a decir de choferes y pasajeros esperan sean superadas en la brevedad posible y así se pueda trabajar normalmente.

Problemas en nueva modalidad de pago en buses urbanos

Los ayudantes de los buses le indicaban a los pasajeros el uso correcto del dispositivo.

Cuenca. Con aglomeración, retraso y hasta abandono de pasajeros arrancó el día de ayer el sistema de recaudo en buses urbanos.

 

 

Los choferes y ayudantes de las distintas unidades de transporte se mostraron ajetreados durante la jornada de ayer, pues ante la desinformación de la gente surgieron varios inconvenientes como falta de sueltos y aglomeración de personas en la puerta, como manifiesta Fernando Cárdenas, ayudante de la línea 16. Según Cárdenas, ahora podría prescindirse de su trabajo pues ya no se necesita marcar tarjetas.

 

A opinión de Henry Naranjo, chofer de la línea 5, es necesario el trabajo de los ayudantes para organizar a la gente, hecho que persistirá por el resto de días ya que siempre se requerirá de quien ayude a ingresar a los pasajeros, a cambiar los billetes y revisar que la gente suba y baje por las puertas correctas.

 

 

Sueltos

 

Ximena Alvarado, usuaria del bus, manifestó que le tocó bajarse de dos unidades por el hecho de no tener suelto e indicó estar consciente de que el servicio iniciaría pero no sabía que ahora, por lo que ayer le tomó de sorpresa.

 

Otro de los problemas se dio con Celia Pasato, quien al abordar el bus con canastas de compras le resultó incomodo encontrar la manera de pagar y atravesar el torniquete, pues según dijo, "el ayudante estaba más preocupado en cobrar, que en ayudar".

 

Juan Guallpa, otro de los usuarios de buses, acotó que es mejor la forma en que se trabaja en Quito y Guayaquil, con la recaudación en las paradas de buses y no en la unidad.

 

El uso de moneda nacional fue otro de los inconvenientes del día, pues el sistema rechazaba este tipo de moneda que debía ser reemplazada al instante. Al respecto Herman González, ayudante de bus, manifestó que la gente debería adquirir las tarjetas pues agilitan el tiempo de cobro.

 

Cada unidad dentro de su sistema de recaudación tiene la opción de elegir la tarifa integral y diferencial además de una extra que la utilizan en recorridos específicos cuyo costo asciende los 30 centavos, por lo que el usuario debe comunicar el tipo de tarifa que paga.

 

Lo mismo sucede con las tarjetas que ya pueden ser adquiridas en distintos puntos de ventas y la puede recargar las veces que necesite el usuario, tanto la de tarifa integral de 25 centavos, como la de tarifa diferencial de 12 centavos, que previamente requiere llenar un formulario para obtenerla.

 

Los minutos de retraso que registraron las unidades de transporte respecto al tiempo de recorrido normal y las largas colas de gente esperando abordar los buses caracterizaron esta jornada de arranque del nuevo sistema de recaudación de los buses urbanos que a decir de choferes y pasajeros esperan sean superadas en la brevedad posible y así se pueda trabajar normalmente.