Preocupación en frentistas por la pausa en el tranvía

Las unidades del tranvía permanecen en el patio taller de la avenida México por la pausa en las pruebas.

Los comerciantes de la calle Mariscal Lamar confían en la operación del sistema para mejorar sus ventas; piden que los problemas se resuelvan cuanto antes.

El anuncio del director de Planificación del Municipio, Jorge Espinoza, sobre la pausa del tranvía por un plazo estimado de siete meses, genera preocupación entre los frentistas del Centro Histórico que esperan que el sistema entre en operación para mejorar sus ventas.


Luis Delgado, comerciante de la calle Mariscal Lamar, señala que la restricción del paso de los buses de transporte urbano por esta vía ha sido el principal motivo de la caída de sus ventas desde que inició el proyecto.


Un concepto similar tienen los vendedores del mercado Tres de Noviembre y sus alrededores, quienes confían en la activación de la ruta como única esperanza para mejorar sus ventas, indica la comerciante Delia Carchi.


De acuerdo con Espinoza el plazo de espera para la operación corresponde a la necesidad de solucionar problemas que afectan al proyecto, entre ellos la aprobación del pasaje y la ordenanza de seguridad del tranvía, la recepción de las obras de manera definitiva, la contratación del mantenimiento del sistema y la integración del sistema de movilidad.


El concejal Xavier Barrera indicó que el Concejo Cantonal solicitará al alcalde Pedro Palacios que se reduzca el tiempo previsto para la paralización del tranvía a un estimado de entre tres y cuatro meses, plazo que le tomará a la administración la contratación del mantenimiento de las unidades.


En ese plazo, según Barrera, se podrá aprobar la ordenanza de seguridad, definir el  pasaje mediante resolución y solucionar los problemas legales del Proyecto Tranvía.


Barrera detalló que la integración del sistema es un punto crítico por lo que puede esperar “algunos meses más”. “Lo más importante es empezar a percibir dinero para el tranvía a través de los pasajes. La ciudad no puede seguir asumiendo ese costo”, concluyó. (I)
El tranvía tiene un costo de 9’000.000 de dólares por año. El Municipio espera recibir 4’000.000 de dólares por concepto de pasajes.

Preocupación en frentistas por la pausa en el tranvía

Las unidades del tranvía permanecen en el patio taller de la avenida México por la pausa en las pruebas.

Los comerciantes de la calle Mariscal Lamar confían en la operación del sistema para mejorar sus ventas; piden que los problemas se resuelvan cuanto antes.

El anuncio del director de Planificación del Municipio, Jorge Espinoza, sobre la pausa del tranvía por un plazo estimado de siete meses, genera preocupación entre los frentistas del Centro Histórico que esperan que el sistema entre en operación para mejorar sus ventas.


Luis Delgado, comerciante de la calle Mariscal Lamar, señala que la restricción del paso de los buses de transporte urbano por esta vía ha sido el principal motivo de la caída de sus ventas desde que inició el proyecto.


Un concepto similar tienen los vendedores del mercado Tres de Noviembre y sus alrededores, quienes confían en la activación de la ruta como única esperanza para mejorar sus ventas, indica la comerciante Delia Carchi.


De acuerdo con Espinoza el plazo de espera para la operación corresponde a la necesidad de solucionar problemas que afectan al proyecto, entre ellos la aprobación del pasaje y la ordenanza de seguridad del tranvía, la recepción de las obras de manera definitiva, la contratación del mantenimiento del sistema y la integración del sistema de movilidad.


El concejal Xavier Barrera indicó que el Concejo Cantonal solicitará al alcalde Pedro Palacios que se reduzca el tiempo previsto para la paralización del tranvía a un estimado de entre tres y cuatro meses, plazo que le tomará a la administración la contratación del mantenimiento de las unidades.


En ese plazo, según Barrera, se podrá aprobar la ordenanza de seguridad, definir el  pasaje mediante resolución y solucionar los problemas legales del Proyecto Tranvía.


Barrera detalló que la integración del sistema es un punto crítico por lo que puede esperar “algunos meses más”. “Lo más importante es empezar a percibir dinero para el tranvía a través de los pasajes. La ciudad no puede seguir asumiendo ese costo”, concluyó. (I)
El tranvía tiene un costo de 9’000.000 de dólares por año. El Municipio espera recibir 4’000.000 de dólares por concepto de pasajes.