Peatones evitan el uso de los pasos elevados

Peatones evitan el uso del paso elevado en la Avenida de las Américas y cruzan la calle a pesar del flujo de vehículos.

 Varios ciudadanos prefieren cruzar la calle y no utilizar los puentes destinados para transeúntes. Investigadores en temas de movilidad aseguran que  no son la mejor solución para reducir la accidentabilidad.

El tiempo y la distancia invertidos en cruzar los pasos elevados son las razones que dan varios peatones para evitar el uso de estas infraestructuras en la ciudad. En el área urbana hay un puente y uno en construcción, en la vía rápida Cuenca- Azogues son  14.
 El 1 de febrero, el Municipio de Cuenca inauguró un puente peatonal en la Avenida de las Américas, a la altura de la Universidad Católica de Cuenca, sin embargo, quienes transitan por el lugar dicen que prefieren cruzar la calle.


 “A veces estoy atrasada para ir a clases y tengo que cruzar corriendo, si subo al puente me demoro más”, sostiene Adriana Guamán.


Daniel Orellana, parte del grupo de investigación Llactalab, asegura que los pasos elevados no son una solución para pacificar la movilidad en la ciudad. “No están recomendados en zonas urbanas, porque lo que hacen es que los carros vayan más rápido, además,  requieren una inversión de tiempo mayor. El paso elevado debe ser la última opción, son caros y han demostrado que no logran solucionar el problema de la accidentabilidad”.


Según datos de la Agencia Nacional de Tránsito 4,7 por ciento de muertes en accidentes de tránsito son causadas por no transitar por las aceras o zonas de seguridad destinadas para los peatones.


Darío Pizarro, director municipal de tránsito, considera que falta educación vial en la ciudadanía: “Haremos una evaluación a mediano plazo para motivar y fortalecer el uso de esta infraestructura”. (I)


El gasto de tiempo desmotiva a los peatones a usar los pasos elevados.
En la zona urbana solo hay uno y otro en construcción.

Peatones evitan el uso de los pasos elevados

Peatones evitan el uso del paso elevado en la Avenida de las Américas y cruzan la calle a pesar del flujo de vehículos.

 Varios ciudadanos prefieren cruzar la calle y no utilizar los puentes destinados para transeúntes. Investigadores en temas de movilidad aseguran que  no son la mejor solución para reducir la accidentabilidad.

El tiempo y la distancia invertidos en cruzar los pasos elevados son las razones que dan varios peatones para evitar el uso de estas infraestructuras en la ciudad. En el área urbana hay un puente y uno en construcción, en la vía rápida Cuenca- Azogues son  14.
 El 1 de febrero, el Municipio de Cuenca inauguró un puente peatonal en la Avenida de las Américas, a la altura de la Universidad Católica de Cuenca, sin embargo, quienes transitan por el lugar dicen que prefieren cruzar la calle.


 “A veces estoy atrasada para ir a clases y tengo que cruzar corriendo, si subo al puente me demoro más”, sostiene Adriana Guamán.


Daniel Orellana, parte del grupo de investigación Llactalab, asegura que los pasos elevados no son una solución para pacificar la movilidad en la ciudad. “No están recomendados en zonas urbanas, porque lo que hacen es que los carros vayan más rápido, además,  requieren una inversión de tiempo mayor. El paso elevado debe ser la última opción, son caros y han demostrado que no logran solucionar el problema de la accidentabilidad”.


Según datos de la Agencia Nacional de Tránsito 4,7 por ciento de muertes en accidentes de tránsito son causadas por no transitar por las aceras o zonas de seguridad destinadas para los peatones.


Darío Pizarro, director municipal de tránsito, considera que falta educación vial en la ciudadanía: “Haremos una evaluación a mediano plazo para motivar y fortalecer el uso de esta infraestructura”. (I)


El gasto de tiempo desmotiva a los peatones a usar los pasos elevados.
En la zona urbana solo hay uno y otro en construcción.