Paseo Tres de Noviembre se activa

Aunque la zona incrementa progresivamente su oferta de entretenimiento, el representante de la Asociación de Bares explica que es un potencial aún por explotar.
El Hotel Selina, que reemplaza la propuesta que ofrecía el clásico Hotel Crespo, ha activado la vida nocturna de la zona.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Alrededor de 30 propuestas comerciales que ofrecen principalmente el servicio de bar y restaurante integran el Paseo 3 de de Noviembre, una zona que ha resurgido en el negocio del entretenimiento en la última década y que de acuerdo con la Asociación de Bares del Azuay, “tiene un gran potencial como motor económico local”.

El camino que inicia desde la bajada de Todos Santos, que toma el nombre de Paseo 3 de Noviembre, ofrece desde galerías, como Sala Dentro; locales pequeños de bocadillos, como ‘Empanadas’, hasta grandes lugares como el restaurante ‘Nuna’, que ocupa la esquina frente a la plaza del Puente Roto.

Lo que tienen en común estas iniciativas ubicadas frente a la rivera del río es que sus clientes eligen la zona debido al paisaje que ofrecen, lleno de árboles, ambientado con el sonido del Tomebamba y con gran actividad deportiva. Así lo cuenta Alfredo Suárez, uno de los colaboradores del Lounge ‘Mayu’, quien explica que los clientes del espacio, que ya tiene cuatro años de servicio, son diferentes según la hora del día.

Los extranjeros son los protagonistas de la atención matutina, concuerda Benito Vargas, colaborador del ‘Fondue garden’ restaurante que desde hace dos años ofrece sus creaciones culinarias.

El hotel Selina es otra propuesta que ofrece este sitio, pues activa la vida nocturna de la zona a través de su agenda de eventos. Cada semana se organizan fiestas que potencian la visita a los demás espacios. (I)

Paseo Tres de Noviembre se activa

El Hotel Selina, que reemplaza la propuesta que ofrecía el clásico Hotel Crespo, ha activado la vida nocturna de la zona.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Alrededor de 30 propuestas comerciales que ofrecen principalmente el servicio de bar y restaurante integran el Paseo 3 de de Noviembre, una zona que ha resurgido en el negocio del entretenimiento en la última década y que de acuerdo con la Asociación de Bares del Azuay, “tiene un gran potencial como motor económico local”.

El camino que inicia desde la bajada de Todos Santos, que toma el nombre de Paseo 3 de Noviembre, ofrece desde galerías, como Sala Dentro; locales pequeños de bocadillos, como ‘Empanadas’, hasta grandes lugares como el restaurante ‘Nuna’, que ocupa la esquina frente a la plaza del Puente Roto.

Lo que tienen en común estas iniciativas ubicadas frente a la rivera del río es que sus clientes eligen la zona debido al paisaje que ofrecen, lleno de árboles, ambientado con el sonido del Tomebamba y con gran actividad deportiva. Así lo cuenta Alfredo Suárez, uno de los colaboradores del Lounge ‘Mayu’, quien explica que los clientes del espacio, que ya tiene cuatro años de servicio, son diferentes según la hora del día.

Los extranjeros son los protagonistas de la atención matutina, concuerda Benito Vargas, colaborador del ‘Fondue garden’ restaurante que desde hace dos años ofrece sus creaciones culinarias.

El hotel Selina es otra propuesta que ofrece este sitio, pues activa la vida nocturna de la zona a través de su agenda de eventos. Cada semana se organizan fiestas que potencian la visita a los demás espacios. (I)