Nuevos espacios facilitan la lactancia materna

Foto cortesía.

Nabón y Cuenca cuentan con 11 espacios para extraer y guardar la leche materna. El Ministerio de Salud prevé incorporar 14 nuevos sitios en instituciones privadas y públicas durante este año.

Susana Torres fue madre hace tres meses y esta semana volvió a sus actividades laborales como enfermera en el centro de salud tipo C en Nabón, lo que le impide dar de lactar a su bebé en el transcurso de la jornada.


Sin embargo, ella es una de las primeras beneficiarias del nuevo lactario institucional inaugurado en el centro, que además es el primero de este cantón.


La implementación de este espacio es un derecho de las trabajadores en periodo de lactancia para amamantar, extraerse la leche o guardarla, aseguró Soraya Yamunaqué, especialista de promoción de la Salud.


Según la dirección zonal del Ministerio de Salud en Azuay hay 11 instituciones con estos espacios en la provincia: en Nabón hay uno y en Cuenca hay 10. El primero fue inaugurado en el Hospital Vicente Corral Moscoso, en 2017. Los otros están ubicados en la Función Judicial, Empresa Eléctrica, Aprofe, Banco Central, Banco del Pichincha, Corporación Azende y dos en instituciones de salud.  


Yamunaqué explicó que estos espacios permiten incrementar la posibilidad para que los recién nacidos  tomen leche materna hasta los seis meses de forma continua.


Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, la leche materna previene la desnutrición, infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, presión arterial elevada, colesterol alto y enfermedades digestivas.


Debilidad
Los datos de ese ministerio revelan que mientras mayor es el grado de instrucción de la madre, menor son las horas de lactancia, por lo que es una responsabilidad adecuar estos espacios, que están estipulados en la OMS, en el Código de Trabajo y en un acuerdo del Ministerio de Salud. Estos documentos indican que en los lugares de trabajo con más de 20 mujeres en edad fértil deben contar con este tipo de áreas de forma obligatoria por el bienestar y salud de las madres y de los bebés.


Pese a esta normativa, pocas instituciones se han familiarizado con el tema, según la especialista.


Espacios
En el caso de Nabón la creación y adecuación del espacio costó alrededor de 2.800 dólares. De acuerdo a la Unicef, estos lugares deben ser higiénicos, privados, confortables, tranquilos y accesibles, con sillones cómodos, lavamanos, refrigerador para almacenar la leche, bitácora para apuntar las entradas, toallas de papel, pizarrón con plumones y dispensador de agua. El tamaño de la sala dependerá del número trabajadoras.


Los bebés entre los tres y seis meses deben tomar leche materna cada tres o cuatro horas. Por este motivo hay diferentes posibilidades para continuar la lactancia cuando la mujer termina la baja maternal y para ello es necesario los lactarios.


Una de las alternativas es que sus familiares lleven al bebé al lugar de trabajo de la madre y para ello pueden ocupar el lactario.
Otra forma es que las madres se puedan extraer la leche de forma higiénica cada tres horas y las almacenen en los refrigeradores de los lactarios para llevárselos a la casa cuando termine su jornada.


La meta en la provincia es finalizar el año con 14 nuevos lactarios. Uno de ellos será inaugurado el próximo 30 de abril en la Universidad Politécnica Salesiana. (I)


El primer lactario institucional de Nabón está ubicado en el centro de salud tipo C y se prevé que será utilizado por 80 mujeres en periodo de lactancia.


cortesía
En Ecuador hay 58 lactarios institucionales, incluidos los 11 de Azuay, según el reporte actualizado en marzo pasado.

Nuevos espacios facilitan la lactancia materna

Foto cortesía.

Nabón y Cuenca cuentan con 11 espacios para extraer y guardar la leche materna. El Ministerio de Salud prevé incorporar 14 nuevos sitios en instituciones privadas y públicas durante este año.

Susana Torres fue madre hace tres meses y esta semana volvió a sus actividades laborales como enfermera en el centro de salud tipo C en Nabón, lo que le impide dar de lactar a su bebé en el transcurso de la jornada.


Sin embargo, ella es una de las primeras beneficiarias del nuevo lactario institucional inaugurado en el centro, que además es el primero de este cantón.


La implementación de este espacio es un derecho de las trabajadores en periodo de lactancia para amamantar, extraerse la leche o guardarla, aseguró Soraya Yamunaqué, especialista de promoción de la Salud.


Según la dirección zonal del Ministerio de Salud en Azuay hay 11 instituciones con estos espacios en la provincia: en Nabón hay uno y en Cuenca hay 10. El primero fue inaugurado en el Hospital Vicente Corral Moscoso, en 2017. Los otros están ubicados en la Función Judicial, Empresa Eléctrica, Aprofe, Banco Central, Banco del Pichincha, Corporación Azende y dos en instituciones de salud.  


Yamunaqué explicó que estos espacios permiten incrementar la posibilidad para que los recién nacidos  tomen leche materna hasta los seis meses de forma continua.


Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, la leche materna previene la desnutrición, infecciones gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, leucemia, alergias, cáncer infantil, presión arterial elevada, colesterol alto y enfermedades digestivas.


Debilidad
Los datos de ese ministerio revelan que mientras mayor es el grado de instrucción de la madre, menor son las horas de lactancia, por lo que es una responsabilidad adecuar estos espacios, que están estipulados en la OMS, en el Código de Trabajo y en un acuerdo del Ministerio de Salud. Estos documentos indican que en los lugares de trabajo con más de 20 mujeres en edad fértil deben contar con este tipo de áreas de forma obligatoria por el bienestar y salud de las madres y de los bebés.


Pese a esta normativa, pocas instituciones se han familiarizado con el tema, según la especialista.


Espacios
En el caso de Nabón la creación y adecuación del espacio costó alrededor de 2.800 dólares. De acuerdo a la Unicef, estos lugares deben ser higiénicos, privados, confortables, tranquilos y accesibles, con sillones cómodos, lavamanos, refrigerador para almacenar la leche, bitácora para apuntar las entradas, toallas de papel, pizarrón con plumones y dispensador de agua. El tamaño de la sala dependerá del número trabajadoras.


Los bebés entre los tres y seis meses deben tomar leche materna cada tres o cuatro horas. Por este motivo hay diferentes posibilidades para continuar la lactancia cuando la mujer termina la baja maternal y para ello es necesario los lactarios.


Una de las alternativas es que sus familiares lleven al bebé al lugar de trabajo de la madre y para ello pueden ocupar el lactario.
Otra forma es que las madres se puedan extraer la leche de forma higiénica cada tres horas y las almacenen en los refrigeradores de los lactarios para llevárselos a la casa cuando termine su jornada.


La meta en la provincia es finalizar el año con 14 nuevos lactarios. Uno de ellos será inaugurado el próximo 30 de abril en la Universidad Politécnica Salesiana. (I)


El primer lactario institucional de Nabón está ubicado en el centro de salud tipo C y se prevé que será utilizado por 80 mujeres en periodo de lactancia.


cortesía
En Ecuador hay 58 lactarios institucionales, incluidos los 11 de Azuay, según el reporte actualizado en marzo pasado.