Minga de reforestación busca rescatar el Cajas

Voluntarios que participaron en la minga de reforestación efectuada el fin de semana a orillas del río Quinuas, afluente del Tomebamba.
FOTO: Cortesía ETAPA

Las márgenes del río Quinuas, afluente del río Tomebamba en la zona alta de la parroquia Sayausí, fueron los lugares escogidos por la Subgerencia Ambiental de ETAPA para una minga de reforestaración este fin de semana.

En total se sembraron 1.000 árboles de pollylepis o ‘árbol de papel’, una especie propia del páramo y amenazada por la deforestación y el crecimiento de la frontera agrícola. También se sembraron plantas de tucshi, sigsal y aguarongo, entre otras especies nativas.

La actividad fue coordinada con la fundación Yaku Verde, el grupo Turismo Rural Sayausí, la junta parroquial del sector y la Universidad de Cuenca, instituciones que, además, participaron en la capacitación a unos 200 comuneros de la zona sobre la importancia de la conservación de las fuentes de agua que rodean al Parque Nacional Cajas.

El técnico de la subgerencia Ambiental de ETAPA, Marco Bustamante, indicó que de no cuidar las fuentes de agua, la provisión del líquido vital peligra para el año 2050. (I)

DESTACADO
Un total de 1.000 árboles fueron sembrados durante la minga de reforestación desarrollada el fin de semana.

Minga de reforestación busca rescatar el Cajas

Voluntarios que participaron en la minga de reforestación efectuada el fin de semana a orillas del río Quinuas, afluente del Tomebamba.
FOTO: Cortesía ETAPA

Las márgenes del río Quinuas, afluente del río Tomebamba en la zona alta de la parroquia Sayausí, fueron los lugares escogidos por la Subgerencia Ambiental de ETAPA para una minga de reforestaración este fin de semana.

En total se sembraron 1.000 árboles de pollylepis o ‘árbol de papel’, una especie propia del páramo y amenazada por la deforestación y el crecimiento de la frontera agrícola. También se sembraron plantas de tucshi, sigsal y aguarongo, entre otras especies nativas.

La actividad fue coordinada con la fundación Yaku Verde, el grupo Turismo Rural Sayausí, la junta parroquial del sector y la Universidad de Cuenca, instituciones que, además, participaron en la capacitación a unos 200 comuneros de la zona sobre la importancia de la conservación de las fuentes de agua que rodean al Parque Nacional Cajas.

El técnico de la subgerencia Ambiental de ETAPA, Marco Bustamante, indicó que de no cuidar las fuentes de agua, la provisión del líquido vital peligra para el año 2050. (I)

DESTACADO
Un total de 1.000 árboles fueron sembrados durante la minga de reforestación desarrollada el fin de semana.