El 21 por ciento de migrantes en mendicidad son niños

Un migrante venezolano acompañado de un niño mientras vende caramelos y pide dinero a los conductores en la avenida Fray Vicente Solano, sur de Cuenca.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

El Proyecto Vida, la Casa del Migrante y la Dinapen trabajan para sacar a los menores de edad de las calles y brindarles una infancia digna. La mendicidad infantil no es exclusiva de Cuenca. De acuerdo con UNICEF, alrededor de 1’100.000 niños migrantes necesitan protección y restitución de sus derechos.

El cambio de luz en el semáforo de la avenida Solano y Florencia Astudillo hace que un niño salte de entre los árboles y cambie el cuaderno en el que pinta por una funda de caramelos para vender. Un adulto lo sube en sus hombros e inicia un recorrido entre los vehículos en busca de una moneda. Esta situación se repite en 32 puntos de Cuenca.

De acuerdo con un informe de la Casa del Migrante con cierre a la primera semana de abril, el último elaborado por la entidad, el 21 por ciento de los migrantes en situación de mendicidad son menores de edad, y de esta cifra, el 49 por ciento son niñas.

Esta situación no es exclusiva de Cuenca. Un informe de UNICEF revela que alrededor de 1’100.000 niños migrantes de Venezuela se encuentran desprotegidos en los países de acogida, entre estos Ecuador.

El informe detalla que la carencia de políticas para regular su situación está poniendo a los niños y niñas en mayor riesgo de ser víctimas de discriminación, violencia, separación familiar, xenofobia, explotación y abuso.

“UNICEF está especialmente preocupado por los informes sobre casos de xenofobia, discriminación y violencia perpetrados contra niños, niñas y familias venezolanas en las comunidades de acogida” dice el informe internacional.

El psicólogo educativo Felipe Quezada explica que exponer a los niños a una situación de mendicidad afecta su posibilidad de escolaridad y “ellos crecen con la idea del dinero fácil, lo que puede suponer que en un futuro no estudien, e incluso se dediquen a actividades ilícitas como algo normalizado”.

La Casa del Migrante, acompañada de la Dinapen y el Proyecto Vida, hace un esfuerzo por un futuro distinto para los niños migrantes, explica Édgar Orellana, técnico de la institución.

El trabajo de las entidades de ayuda consiste en brindar refugio a los niños migrantes en la Posada San Francisco, lugar en el que también se les entrega comida.

Adicionalmente, los Centros de Desarrollo Infantil prestan sus servicios a los padres de familia para que dejen a sus hijos a salvo mientras buscan trabajo o se dedican a algún tipo de actividad para conseguir dinero. Pero la principal medida para evitar esta situación, señala Orellana, es evitar dar dinero en la calle ya que esto fomenta el crecimiento de la mendicidad y el riesgo de los niños. (I)

LA CIFRA
32
sitios de Cuenca tienen presencia de migrantes en mendicidad.

UNICEF pide luchar contra el acoso escolar hacia los migrantes

Uno de los aspectos en los que UNICEF hace énfasis a través de su informe es la necesidad de políticas que prevengan el acoso escolar y la xenofobia en los centros de educación de los países que acogen a los niños migrantes. Además, pide mayores facilidades para que los menores de edad regularicen su situación en el sistema educativo.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Educación, con cierre en el 1 de mayo, en Cuenca están matriculados 815 estudiantes venezolanos y se trabaja en planes de capacitación y prevención del acoso escolar y la xenofobia entre compañeros. (I)

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El 21 por ciento de migrantes en mendicidad son niños

Un migrante venezolano acompañado de un niño mientras vende caramelos y pide dinero a los conductores en la avenida Fray Vicente Solano, sur de Cuenca.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

El Proyecto Vida, la Casa del Migrante y la Dinapen trabajan para sacar a los menores de edad de las calles y brindarles una infancia digna. La mendicidad infantil no es exclusiva de Cuenca. De acuerdo con UNICEF, alrededor de 1’100.000 niños migrantes necesitan protección y restitución de sus derechos.

El cambio de luz en el semáforo de la avenida Solano y Florencia Astudillo hace que un niño salte de entre los árboles y cambie el cuaderno en el que pinta por una funda de caramelos para vender. Un adulto lo sube en sus hombros e inicia un recorrido entre los vehículos en busca de una moneda. Esta situación se repite en 32 puntos de Cuenca.

De acuerdo con un informe de la Casa del Migrante con cierre a la primera semana de abril, el último elaborado por la entidad, el 21 por ciento de los migrantes en situación de mendicidad son menores de edad, y de esta cifra, el 49 por ciento son niñas.

Esta situación no es exclusiva de Cuenca. Un informe de UNICEF revela que alrededor de 1’100.000 niños migrantes de Venezuela se encuentran desprotegidos en los países de acogida, entre estos Ecuador.

El informe detalla que la carencia de políticas para regular su situación está poniendo a los niños y niñas en mayor riesgo de ser víctimas de discriminación, violencia, separación familiar, xenofobia, explotación y abuso.

“UNICEF está especialmente preocupado por los informes sobre casos de xenofobia, discriminación y violencia perpetrados contra niños, niñas y familias venezolanas en las comunidades de acogida” dice el informe internacional.

El psicólogo educativo Felipe Quezada explica que exponer a los niños a una situación de mendicidad afecta su posibilidad de escolaridad y “ellos crecen con la idea del dinero fácil, lo que puede suponer que en un futuro no estudien, e incluso se dediquen a actividades ilícitas como algo normalizado”.

La Casa del Migrante, acompañada de la Dinapen y el Proyecto Vida, hace un esfuerzo por un futuro distinto para los niños migrantes, explica Édgar Orellana, técnico de la institución.

El trabajo de las entidades de ayuda consiste en brindar refugio a los niños migrantes en la Posada San Francisco, lugar en el que también se les entrega comida.

Adicionalmente, los Centros de Desarrollo Infantil prestan sus servicios a los padres de familia para que dejen a sus hijos a salvo mientras buscan trabajo o se dedican a algún tipo de actividad para conseguir dinero. Pero la principal medida para evitar esta situación, señala Orellana, es evitar dar dinero en la calle ya que esto fomenta el crecimiento de la mendicidad y el riesgo de los niños. (I)

LA CIFRA
32
sitios de Cuenca tienen presencia de migrantes en mendicidad.

UNICEF pide luchar contra el acoso escolar hacia los migrantes

Uno de los aspectos en los que UNICEF hace énfasis a través de su informe es la necesidad de políticas que prevengan el acoso escolar y la xenofobia en los centros de educación de los países que acogen a los niños migrantes. Además, pide mayores facilidades para que los menores de edad regularicen su situación en el sistema educativo.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Educación, con cierre en el 1 de mayo, en Cuenca están matriculados 815 estudiantes venezolanos y se trabaja en planes de capacitación y prevención del acoso escolar y la xenofobia entre compañeros. (I)

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.