57 menores reciben toxina botulínica en Cuenca

FOTO: Cortesía

Un total de 57 menores con parálisis cerebral fueron parte de la segunda jornada de aplicación de toxina butulínica que se llevó a cabo entre el 12 y 15 de junio de 2019, en el Centro Especializado de Rehabilitación Integral (CERI) del Ministerio de Salud Pública.

El procedimiento quirúrgico se llevó a cabo en el Hospital Vicente Corral Moscoso. Los beneficiarios, provienen de diferentes provincias como El Oro, Pichincha, Azuay, Loja, Zamora Chinchipe y Guayas; y comprenden entre las edades desde un año hasta los 16 años.

Rosana Moscoso, directora del Distrito de Salud Cuenca-Sur, explicó que la aplicación de esta toxina ayuda a los niños a mejorar la calidad de vida de los pacientes con parálisis cereblar. “Mejora la funcionalidad de la marcha y el posicionamiento, y evita la posibilidad de intervenciones quirúrgicas”, recalcó.

Esta campaña inició en 2010, y en lo que va del 2019 se han beneficiado un total de 117 menores. Moscoso explicó que la intervención gratuita permite que las familias puedan ahorrase una inversión de entre 1.500 y 2.000 dólares, que bordea este tipo de intervención.

“El presupuesto del Distrito de Salud Cuenca Sur, para estas jornadas, es de78.000 dólares para el 2019 y una tercera jornada se llevará a cabo en el mes de noviembre”. (I)

EL DATO
-Jornada. La próxima jornada se llevará a cabo en noviembre de 2019. 

57 menores reciben toxina botulínica en Cuenca

FOTO: Cortesía

Un total de 57 menores con parálisis cerebral fueron parte de la segunda jornada de aplicación de toxina butulínica que se llevó a cabo entre el 12 y 15 de junio de 2019, en el Centro Especializado de Rehabilitación Integral (CERI) del Ministerio de Salud Pública.

El procedimiento quirúrgico se llevó a cabo en el Hospital Vicente Corral Moscoso. Los beneficiarios, provienen de diferentes provincias como El Oro, Pichincha, Azuay, Loja, Zamora Chinchipe y Guayas; y comprenden entre las edades desde un año hasta los 16 años.

Rosana Moscoso, directora del Distrito de Salud Cuenca-Sur, explicó que la aplicación de esta toxina ayuda a los niños a mejorar la calidad de vida de los pacientes con parálisis cereblar. “Mejora la funcionalidad de la marcha y el posicionamiento, y evita la posibilidad de intervenciones quirúrgicas”, recalcó.

Esta campaña inició en 2010, y en lo que va del 2019 se han beneficiado un total de 117 menores. Moscoso explicó que la intervención gratuita permite que las familias puedan ahorrase una inversión de entre 1.500 y 2.000 dólares, que bordea este tipo de intervención.

“El presupuesto del Distrito de Salud Cuenca Sur, para estas jornadas, es de78.000 dólares para el 2019 y una tercera jornada se llevará a cabo en el mes de noviembre”. (I)

EL DATO
-Jornada. La próxima jornada se llevará a cabo en noviembre de 2019.