Enfrentamientos entre manifestantes y la Policía Nacional en Cuenca

Decenas de manifestantes se congregaron en el Parque Calderón.
FOTO: EL TIEMPO.

Decenas de jóvenes se congregaron en el Parque Calderón la mañana del jueves 3 de octubre del 2019 para sumarse a la paralización nacional convocada por los transportistas en rechazo a los medidas económicas anunciadas por el Gobierno.

El paso vehicular hacia el centro de Cuenca está limitado. Las calles Benigno Malo, Luis Cordero, Gran Colombia y Borrero están cerradas en ciertos tramos, especialmente cerca del Parque Calderón.  Los manifestantes fueron relegados hacia estas vías por parte de la Policía. 

Con la quema de llantas, consignas en contra del Gobierno los ánimos se fueron caldeando hasta que terminó en un enfrentamiento con los agentes de la Policía Nacional. 

En un intento de tomarse las instalaciones de la Gobernación del  Azuay, los jóvenes manifestantes lograron retirar las vallas de seguridad y fueron colocadas frente a otros grupos de policías que se situaron en la calle Luis Cordero y Sucre. Más uniformados llegaron para reforzar la seguridad. 

Cerca de las 11:30, la Policía Nacional detonó bombas lacrimógenas, haciendo que los manifestantes se dispersen hacia las vía aledañas al Parque Calderón.

La Plaza de las Flores, la Corte Provincial de Justicia, la iglesia de San Alfonso y la calle Presidente Córdova fueron algunos de los lugares en donde se concentraron los manifestantes. 

Además, en una de las intervenciones policiales capturaron a un docente universitario en el Parque Calderón. 

Para las 13:00, los manifestantes se reunieron hacia la parte sur del Centro Histórico. La calle Benigno Malo, Luis Cordero, Presidente Córdova y Calle Larga se llenaron de manifestantes.

Desde estos lugares se registraron varios enfrentamientos en los que manifestantes lanzaban piedras, botellas, entre otros objetos hacia la Policía y esta respondió con gas lacrimógeno para intentar dispersarlos. 

El alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, en una rueda de prensa llamó al diálogo. “Estamos convencidos que hay que escuchar a la gente que se ha tomado las calles como medida de protesta, es su derecho, nuestro derecho”, dijo. 

El prefecto del Azuay, Yaku Pérez, convocó para las 16:00 a una nueva marcha. El punto de concentración será en el parque de San Blas. A esta manifestación están convocados representantes de la Federación de Organizaciones Indígenas del Azuay, la Ecuarrunari y la FEUE. (I)

Enfrentamientos entre manifestantes y la Policía Nacional en Cuenca

Decenas de manifestantes se congregaron en el Parque Calderón.
FOTO: EL TIEMPO.

Decenas de jóvenes se congregaron en el Parque Calderón la mañana del jueves 3 de octubre del 2019 para sumarse a la paralización nacional convocada por los transportistas en rechazo a los medidas económicas anunciadas por el Gobierno.

El paso vehicular hacia el centro de Cuenca está limitado. Las calles Benigno Malo, Luis Cordero, Gran Colombia y Borrero están cerradas en ciertos tramos, especialmente cerca del Parque Calderón.  Los manifestantes fueron relegados hacia estas vías por parte de la Policía. 

Con la quema de llantas, consignas en contra del Gobierno los ánimos se fueron caldeando hasta que terminó en un enfrentamiento con los agentes de la Policía Nacional. 

En un intento de tomarse las instalaciones de la Gobernación del  Azuay, los jóvenes manifestantes lograron retirar las vallas de seguridad y fueron colocadas frente a otros grupos de policías que se situaron en la calle Luis Cordero y Sucre. Más uniformados llegaron para reforzar la seguridad. 

Cerca de las 11:30, la Policía Nacional detonó bombas lacrimógenas, haciendo que los manifestantes se dispersen hacia las vía aledañas al Parque Calderón.

La Plaza de las Flores, la Corte Provincial de Justicia, la iglesia de San Alfonso y la calle Presidente Córdova fueron algunos de los lugares en donde se concentraron los manifestantes. 

Además, en una de las intervenciones policiales capturaron a un docente universitario en el Parque Calderón. 

Para las 13:00, los manifestantes se reunieron hacia la parte sur del Centro Histórico. La calle Benigno Malo, Luis Cordero, Presidente Córdova y Calle Larga se llenaron de manifestantes.

Desde estos lugares se registraron varios enfrentamientos en los que manifestantes lanzaban piedras, botellas, entre otros objetos hacia la Policía y esta respondió con gas lacrimógeno para intentar dispersarlos. 

El alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, en una rueda de prensa llamó al diálogo. “Estamos convencidos que hay que escuchar a la gente que se ha tomado las calles como medida de protesta, es su derecho, nuestro derecho”, dijo. 

El prefecto del Azuay, Yaku Pérez, convocó para las 16:00 a una nueva marcha. El punto de concentración será en el parque de San Blas. A esta manifestación están convocados representantes de la Federación de Organizaciones Indígenas del Azuay, la Ecuarrunari y la FEUE. (I)