‘Madres de octubre’ se unen al paro en Cuenca

Las ‘Madres de octubre’ encabezaron la protesta ayer en la ciudad ayer, son un grupo de mujeres que se suma al apoyo del paro en Ecuador. EL TIEMPO

Un grupo de madres de familia se sumó ayer a la concentración convocada en el parque de San Blas con carteles que indicaban que lo hacían “desde el amor”, “desde la ternura”, “desde la matriz misma”.

 
Un cartel blanco con la silueta de una madre llama la atención en medio de la concentración convocada en Cuenca para sumarse al paro nacional, lo sostienen un grupo de mujeres que llevan por nombre ‘Madres de octubre’: son madres de familia que decidieron unirse para dar apoyo en la protesta.


De forma pacífica se unen a los cánticos y gritos de los manifestantes reunidos en el parque de San Blas; algunas llevan ollas y cucharones para hacer más fuerte el grito de protesta. “Estamos aquí en nombre de todas las madres que no pueden salir a las calles y sufren por los hijos que luchan ante la injusticia”, sostiene Marcela Maldonado.


Su voz se quiebra, pero es enfática en decir que no descansará en esta lucha:  “esto es en contra del abuso de poder que se ha dado en las calles. Como madres podemos entender lo que el pueblo sufre. Pedimos al Gobierno Nacional que escuche al pueblo, que derogue las medidas”.


Mario Castro, jefe del Distrito Sur de la Policía. señala que han hecho uso de los gases lacrimógenos  “cuando la situación se tornó peligrosa; si es que no hay agresiones está demás el uso de la fuerza”.


Desde la Gobernación del Azuay se informó que están se investiga varios casos para determinar si hubo responsabilidad policial durante las manifestaciones.
Las ‘Madres de octubre’  aclaran que no pertenecen a ningún partido político: “venimos desde el amor, desde la ternura, desde la matriz misma”.  Encabezan el recorrido por la calle Simón Bolívar hasta llegar al cerco de policías, les comunican que los jóvenes niños, adultos, adultos mayores luchan por sus derechos y que no quieren que les respondan con violencia y represión.


A un costado está Sandra Tucto; sostiene una olla y la golpea con una cuchara de madera, la acompaña su esposo y su hijo: “Solo salí con mis utensilios, no somos delincuentes, ni violentos, queremos apoyar a nuestros hermanos indígenas, a todo el pueblo”.


Las mujeres coinciden en que la gente que está en las calles está pidiendo un cambio; “estamos en contra  de los abusos del poder, de la pobreza, de la inseguridad”, señala Gloria Maldonado, de 74 años.


“Yo a mi edad tendría que estar descansando, pero no me puedo quedar de brazos cruzados, hay que salir a manifestarnos, esta es una lucha del pueblo y aquí nos vamos a quedar”, añade.


El llamado de los ciudadanos que están en las calles es hacer una protesta pacífica, solicitan a los policías dejarles hacer esta manifestación en paz, sin represión.
Las ‘Madres de octubre’  también piden que sean liberados los jóvenes detenidos la noche del jueves 10 de octubre. Según la versión de Policía Nacional, ellos fueron detenidos por delito de incitación y discordia. (I)

‘Madres de octubre’ se unen al paro en Cuenca

Las ‘Madres de octubre’ encabezaron la protesta ayer en la ciudad ayer, son un grupo de mujeres que se suma al apoyo del paro en Ecuador. EL TIEMPO

Un grupo de madres de familia se sumó ayer a la concentración convocada en el parque de San Blas con carteles que indicaban que lo hacían “desde el amor”, “desde la ternura”, “desde la matriz misma”.

 
Un cartel blanco con la silueta de una madre llama la atención en medio de la concentración convocada en Cuenca para sumarse al paro nacional, lo sostienen un grupo de mujeres que llevan por nombre ‘Madres de octubre’: son madres de familia que decidieron unirse para dar apoyo en la protesta.


De forma pacífica se unen a los cánticos y gritos de los manifestantes reunidos en el parque de San Blas; algunas llevan ollas y cucharones para hacer más fuerte el grito de protesta. “Estamos aquí en nombre de todas las madres que no pueden salir a las calles y sufren por los hijos que luchan ante la injusticia”, sostiene Marcela Maldonado.


Su voz se quiebra, pero es enfática en decir que no descansará en esta lucha:  “esto es en contra del abuso de poder que se ha dado en las calles. Como madres podemos entender lo que el pueblo sufre. Pedimos al Gobierno Nacional que escuche al pueblo, que derogue las medidas”.


Mario Castro, jefe del Distrito Sur de la Policía. señala que han hecho uso de los gases lacrimógenos  “cuando la situación se tornó peligrosa; si es que no hay agresiones está demás el uso de la fuerza”.


Desde la Gobernación del Azuay se informó que están se investiga varios casos para determinar si hubo responsabilidad policial durante las manifestaciones.
Las ‘Madres de octubre’  aclaran que no pertenecen a ningún partido político: “venimos desde el amor, desde la ternura, desde la matriz misma”.  Encabezan el recorrido por la calle Simón Bolívar hasta llegar al cerco de policías, les comunican que los jóvenes niños, adultos, adultos mayores luchan por sus derechos y que no quieren que les respondan con violencia y represión.


A un costado está Sandra Tucto; sostiene una olla y la golpea con una cuchara de madera, la acompaña su esposo y su hijo: “Solo salí con mis utensilios, no somos delincuentes, ni violentos, queremos apoyar a nuestros hermanos indígenas, a todo el pueblo”.


Las mujeres coinciden en que la gente que está en las calles está pidiendo un cambio; “estamos en contra  de los abusos del poder, de la pobreza, de la inseguridad”, señala Gloria Maldonado, de 74 años.


“Yo a mi edad tendría que estar descansando, pero no me puedo quedar de brazos cruzados, hay que salir a manifestarnos, esta es una lucha del pueblo y aquí nos vamos a quedar”, añade.


El llamado de los ciudadanos que están en las calles es hacer una protesta pacífica, solicitan a los policías dejarles hacer esta manifestación en paz, sin represión.
Las ‘Madres de octubre’  también piden que sean liberados los jóvenes detenidos la noche del jueves 10 de octubre. Según la versión de Policía Nacional, ellos fueron detenidos por delito de incitación y discordia. (I)