Los secretos curativos de las plantas están en un callejón

FOTO: EL TIEMPO

De 07:30 a 18:00 en el segundo piso del Mercado 10 de Agosto se puede encuentra un refugio verde donde se comercializan desde hace más de tres décadas los montes medicinales. Desde plantas para baños hasta brotes para sembrar, esta zona guarda el secreto curativo de las plantas.

En uno de los callejones del segundo piso del mercado Diez de Agosto hay un corredor que guarda los conocimientos de la sabiduría natural, donde los montes medicinales son ofrecidos como fuente de bienestar.

La combinación de aromas, más la frescura con la que perfuman las plantas, ambientan este callejón que por más de 30 años provee a propios y extranjeros de una variedad de montes para aliviar molestias.

Ya sea ‘Mano de dios’ para rebajar el colesterol, o ‘Pena pena’ para aliviar los nervios, cada propuesta viene acompañada de su recomendación y receta que las vendedoras comparten.

María Elena Méndez, una de las vendedoras del lugar, cuenta que en su puesto se pueden encontrar atados listos para realizar limpias. También vende ingredientes para baños dulces, amargos y de florecimiento.

Entre los montes más pedidos están “los del baño del cinco”. Este atado incluye hoja de naranja, eucalipto, romero, entre otras especies, que en infusión proveen una agua revitalizante para mujeres que hayan dado a luz. Este baño se lo realiza “del cuello para abajo” exactamente al quinto día de que el bebé haya nacido, explica.

Méndez cuenta que con frecuencia los visitantes buscan “montes para la próstata”, entre los que están la cazhamarucha, la mazhua y la hoja de achiote.

La sabiduría que se propaga en este espacio durante décadas rescata el poder de las plantas para hacer frente a padecimientos. “Las personas llegan con recetas de doctores, quienes les mandan a tomar estos montes”, explica María Illescas, otra de las vendedoras.

“Hay muchos que no tienen para un doctor y que llegan a buscar un monte que cure sus dolores”, cuenta “y muchos se curan”, afirman.

El jarabe de zambroza “para subir defensas”, el extracto de valeriana “para calmar los nervios”, como la clorofila en líquido para oxigenar el organismo, son parte de las novedades que se encuentran en el puesto de Illescas.

Explica que con la proliferación de ferias orgánicas por varias localidades de la ciudad las ventas han disminuido. Recuerda que en este sector del mercado de lunes a viernes está disponible gran variedad de plantas medicinales.

Pero no solo quienes buscan medicina natural acuden al sitio, pues los “pensamientos” son la flor favorita de muchos profesionales de la cocina que la compran como materia prima para decorar sofisticados platos.

Los ataditos personales para hacer té también son muy populares, todos llevan una flor.

Hay el de pítimas o el de la tos, que está hecho con violeta, oreja de burro y borraja, además están los personalizados que se los arma al momento según la necesidad del comprador.

Para sembrar
En el puesto de Ayda Pugo se puede encontrar brotes de cebolla listos para sembrar, así como de coliflor y remolacha; con un dólar se consiguen 25.

Los nopales y san Pedro abundan en el puesto, donde las sábilas también tienen protagonismo gracias a las flores que prosperan desde sus pencos.

“Algunos ya no cercan con alambre sino con san pedro”, cuenta su vendedora, quien comparte además que uno de sus clientes lleva el nopal para comerlo hecho ensalada.

Desde 25 centavos de dólar se pueden encontrar productos naturales en este ‘consultorio médico’ al que acuden quienes no han dejado de confiar en la medicina que proveen las plantas. (I)

Andrea Muñoz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los secretos curativos de las plantas están en un callejón

FOTO: EL TIEMPO

De 07:30 a 18:00 en el segundo piso del Mercado 10 de Agosto se puede encuentra un refugio verde donde se comercializan desde hace más de tres décadas los montes medicinales. Desde plantas para baños hasta brotes para sembrar, esta zona guarda el secreto curativo de las plantas.

En uno de los callejones del segundo piso del mercado Diez de Agosto hay un corredor que guarda los conocimientos de la sabiduría natural, donde los montes medicinales son ofrecidos como fuente de bienestar.

La combinación de aromas, más la frescura con la que perfuman las plantas, ambientan este callejón que por más de 30 años provee a propios y extranjeros de una variedad de montes para aliviar molestias.

Ya sea ‘Mano de dios’ para rebajar el colesterol, o ‘Pena pena’ para aliviar los nervios, cada propuesta viene acompañada de su recomendación y receta que las vendedoras comparten.

María Elena Méndez, una de las vendedoras del lugar, cuenta que en su puesto se pueden encontrar atados listos para realizar limpias. También vende ingredientes para baños dulces, amargos y de florecimiento.

Entre los montes más pedidos están “los del baño del cinco”. Este atado incluye hoja de naranja, eucalipto, romero, entre otras especies, que en infusión proveen una agua revitalizante para mujeres que hayan dado a luz. Este baño se lo realiza “del cuello para abajo” exactamente al quinto día de que el bebé haya nacido, explica.

Méndez cuenta que con frecuencia los visitantes buscan “montes para la próstata”, entre los que están la cazhamarucha, la mazhua y la hoja de achiote.

La sabiduría que se propaga en este espacio durante décadas rescata el poder de las plantas para hacer frente a padecimientos. “Las personas llegan con recetas de doctores, quienes les mandan a tomar estos montes”, explica María Illescas, otra de las vendedoras.

“Hay muchos que no tienen para un doctor y que llegan a buscar un monte que cure sus dolores”, cuenta “y muchos se curan”, afirman.

El jarabe de zambroza “para subir defensas”, el extracto de valeriana “para calmar los nervios”, como la clorofila en líquido para oxigenar el organismo, son parte de las novedades que se encuentran en el puesto de Illescas.

Explica que con la proliferación de ferias orgánicas por varias localidades de la ciudad las ventas han disminuido. Recuerda que en este sector del mercado de lunes a viernes está disponible gran variedad de plantas medicinales.

Pero no solo quienes buscan medicina natural acuden al sitio, pues los “pensamientos” son la flor favorita de muchos profesionales de la cocina que la compran como materia prima para decorar sofisticados platos.

Los ataditos personales para hacer té también son muy populares, todos llevan una flor.

Hay el de pítimas o el de la tos, que está hecho con violeta, oreja de burro y borraja, además están los personalizados que se los arma al momento según la necesidad del comprador.

Para sembrar
En el puesto de Ayda Pugo se puede encontrar brotes de cebolla listos para sembrar, así como de coliflor y remolacha; con un dólar se consiguen 25.

Los nopales y san Pedro abundan en el puesto, donde las sábilas también tienen protagonismo gracias a las flores que prosperan desde sus pencos.

“Algunos ya no cercan con alambre sino con san pedro”, cuenta su vendedora, quien comparte además que uno de sus clientes lleva el nopal para comerlo hecho ensalada.

Desde 25 centavos de dólar se pueden encontrar productos naturales en este ‘consultorio médico’ al que acuden quienes no han dejado de confiar en la medicina que proveen las plantas. (I)

Andrea Muñoz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.