Los buses parroquiales requieren de mejoras

Al menos el 95 por ciento de las unidades de transporte de las parroquias rurales de Cuenca ha pasado los 10 años de servicio y, aunque su vida útil está en el límite de lo legal, su estado no es el mejor, según un estudio de la Dirección de Gestión de Movilidad.


La entidad municipal considera que tras la renovación de los buses urbanos, prevista en culminar en marzo, el mejoramiento del servicio de transporte público apuntará hacia los buses interparroquiales.


El concejal Diego Morales, presidente de la Comisión de Movilidad del Concejo Cantonal, indicó que al menos un 95 por ciento de la flota ha sobrepasado los 10 años de servicio y, aunque está dentro del límite de vida útil dispuesto por la Agencia Nacional de Tránsito, su estado “no es el óptimo para el servicio”.


Asientos en mal estado, estrechez en los pasillos que no permiten que un mayor número de usuarios viaje de pie, la carrocería  deteriorada entre otras funciones de las unidades no están aptas para brindar un buen servicio, en esto coinciden los pasajeros.


Liliana Albarracín, quien viaja a diario en estas unidades de transporte desde el Mercado Veintisiete de Febrero, donde se ubica una de las paradas improvisadas de buses interparroquiales hasta su vivienda ubicada en la parroquia Checa, considera que es necesario mejorar el estado de las unidades.


“A veces  las ventanas no se abren, cuando hay días de calor y eso nos sofoca, es como si la gente del campo no tendríamos los mismos derechos que las demás personas”, dijo.


Terminales
Son 97 unidades que operan en las tres terminales interparroquiales improvisadas ubicadas en el parque La Unión, mercado Veintisiete de Febrero y detrás de la Terminal de Transferencia de El Arenal.


“Ahí seis cooperativas tienen en funcionamiento sus unidades que cubren las frecuencias hacia la zona rural del cantón ”, expuso Rodolfo Ramírez agente de control del transporte de la empresa de movilidad, EMOV.


Añadió que frecuentemente se realiza un  control sobre las cooperativas interparroquiales en temas preventivos como revisiones técnicas, inspecciones a los choferes y capacitación en el buen trato al usuario.


Al mal estado de las unidades se suma la falta de espacio para el estacionamiento en las miniterminales interparroquiales.  
La Federación de Transportes Interparroquiales de Cuenca está a la espera de la construcción de los nuevos terminales terrestres para obtener un sitio de ocupación.


Una de las ofertas  de campaña del alcalde Pedro Palacios fue la construcción de dos terminales terrestres, una al norte y otra al sur.


“Se avanza en los estudios para la construcción de las dos terminales que determinarán su factibilidad y su ubicación”, reiteró Palacios.


Explicó que primero construirán la terminal del sur, y para eso tienen previsto que los estudios y diseños estén concluidos máximo hasta el primer cuatrimestre del año y arrancar con los trabajos. (I)

Los buses parroquiales requieren de mejoras

Al menos el 95 por ciento de las unidades de transporte de las parroquias rurales de Cuenca ha pasado los 10 años de servicio y, aunque su vida útil está en el límite de lo legal, su estado no es el mejor, según un estudio de la Dirección de Gestión de Movilidad.


La entidad municipal considera que tras la renovación de los buses urbanos, prevista en culminar en marzo, el mejoramiento del servicio de transporte público apuntará hacia los buses interparroquiales.


El concejal Diego Morales, presidente de la Comisión de Movilidad del Concejo Cantonal, indicó que al menos un 95 por ciento de la flota ha sobrepasado los 10 años de servicio y, aunque está dentro del límite de vida útil dispuesto por la Agencia Nacional de Tránsito, su estado “no es el óptimo para el servicio”.


Asientos en mal estado, estrechez en los pasillos que no permiten que un mayor número de usuarios viaje de pie, la carrocería  deteriorada entre otras funciones de las unidades no están aptas para brindar un buen servicio, en esto coinciden los pasajeros.


Liliana Albarracín, quien viaja a diario en estas unidades de transporte desde el Mercado Veintisiete de Febrero, donde se ubica una de las paradas improvisadas de buses interparroquiales hasta su vivienda ubicada en la parroquia Checa, considera que es necesario mejorar el estado de las unidades.


“A veces  las ventanas no se abren, cuando hay días de calor y eso nos sofoca, es como si la gente del campo no tendríamos los mismos derechos que las demás personas”, dijo.


Terminales
Son 97 unidades que operan en las tres terminales interparroquiales improvisadas ubicadas en el parque La Unión, mercado Veintisiete de Febrero y detrás de la Terminal de Transferencia de El Arenal.


“Ahí seis cooperativas tienen en funcionamiento sus unidades que cubren las frecuencias hacia la zona rural del cantón ”, expuso Rodolfo Ramírez agente de control del transporte de la empresa de movilidad, EMOV.


Añadió que frecuentemente se realiza un  control sobre las cooperativas interparroquiales en temas preventivos como revisiones técnicas, inspecciones a los choferes y capacitación en el buen trato al usuario.


Al mal estado de las unidades se suma la falta de espacio para el estacionamiento en las miniterminales interparroquiales.  
La Federación de Transportes Interparroquiales de Cuenca está a la espera de la construcción de los nuevos terminales terrestres para obtener un sitio de ocupación.


Una de las ofertas  de campaña del alcalde Pedro Palacios fue la construcción de dos terminales terrestres, una al norte y otra al sur.


“Se avanza en los estudios para la construcción de las dos terminales que determinarán su factibilidad y su ubicación”, reiteró Palacios.


Explicó que primero construirán la terminal del sur, y para eso tienen previsto que los estudios y diseños estén concluidos máximo hasta el primer cuatrimestre del año y arrancar con los trabajos. (I)