Locales de diversión y las iglesias observados por el ruido

Paralantes ubicados en locales comerciales del centro de la ciudad. La CGA controla las emisiones de ruido de forma permanente.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Son las 05:30 en el barrio El Vecino y el ‘alegre despertar’ de la iglesia de San José no es tan alegre para Pedro Clavijo, ya que el ruido de los altoparlantes interrumpe sus horas de sueño. Las iglesias de Cuenca son parte de los sitios denunciados por contaminación auditiva en Cuenca.

De acuerdo con el técnico de la Comisión de Gestión Ambiental, CGA, Sebastián Ramírez, junto con las iglesias se reciben denuncias de ruido de bares, discotecas, restaurantes, escuelas de bailoterapia y canchas deportivas.

Clavijo sostiene que en más de una ocasión han pedido que se tome acciones de control por el ruido emitido desde la iglesia pero no han logrado respuesta.

Ramírez indica que si bien existen sanciones, estas siguen un proceso que inicia con la denuncia verbal, un llamado de atención a los infractores, y si hay reincidencia la Comisaría Ambiental estudia el caso para aplicar las multas económicas correspondientes.

Otro de los denunciantes del ruido en la ciudad es Miguel Jaramillo. Él vive en la Calle Larga pero está, según dice, “apunto de irme de aquí”. Es vecino de dos bares nocturnos y asegura que el ruido en la noche es excesivo, lo que está afectando su salud.

Ramírez sostiene que quincenalmente se hacen controles de bares y discotecas en varios puntos de la ciudad, para medir los niveles de ruido y emitir los correctivos correspondientes en coordinación con la Intendencia. También se responden pedidos ciudadanos, principalmente durante los fines de semana.

El técnico indicó que las denuncias se pueden poner de manera escrita en las oficinas de la CGA, en el Palacio Municipal de la calle Borrero y Bolívar, o bien se puede hacer una denuncia marcando el número telefónico 4134900, extensión 1644. (I)

Locales de diversión y las iglesias observados por el ruido

Paralantes ubicados en locales comerciales del centro de la ciudad. La CGA controla las emisiones de ruido de forma permanente.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Son las 05:30 en el barrio El Vecino y el ‘alegre despertar’ de la iglesia de San José no es tan alegre para Pedro Clavijo, ya que el ruido de los altoparlantes interrumpe sus horas de sueño. Las iglesias de Cuenca son parte de los sitios denunciados por contaminación auditiva en Cuenca.

De acuerdo con el técnico de la Comisión de Gestión Ambiental, CGA, Sebastián Ramírez, junto con las iglesias se reciben denuncias de ruido de bares, discotecas, restaurantes, escuelas de bailoterapia y canchas deportivas.

Clavijo sostiene que en más de una ocasión han pedido que se tome acciones de control por el ruido emitido desde la iglesia pero no han logrado respuesta.

Ramírez indica que si bien existen sanciones, estas siguen un proceso que inicia con la denuncia verbal, un llamado de atención a los infractores, y si hay reincidencia la Comisaría Ambiental estudia el caso para aplicar las multas económicas correspondientes.

Otro de los denunciantes del ruido en la ciudad es Miguel Jaramillo. Él vive en la Calle Larga pero está, según dice, “apunto de irme de aquí”. Es vecino de dos bares nocturnos y asegura que el ruido en la noche es excesivo, lo que está afectando su salud.

Ramírez sostiene que quincenalmente se hacen controles de bares y discotecas en varios puntos de la ciudad, para medir los niveles de ruido y emitir los correctivos correspondientes en coordinación con la Intendencia. También se responden pedidos ciudadanos, principalmente durante los fines de semana.

El técnico indicó que las denuncias se pueden poner de manera escrita en las oficinas de la CGA, en el Palacio Municipal de la calle Borrero y Bolívar, o bien se puede hacer una denuncia marcando el número telefónico 4134900, extensión 1644. (I)