Las calles del centro son el espacio para la recreación

FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

El proyecto ‘Supermanzanas’ permitió que los ciudadanos se apropien del espacio público. Actividades de lectura, juegos tradicionales, promociones en restaurantes, bares y cafeterías, así como caminatas por el Parque Calderón fueron algunos de los resultados de este segundo ejercicio.

Mientras Ana Paula jugaba la tradicional rayuela pintada sobre la calzada de la calle Luis Cordero y Sucre, Francisco Morales intentaba ganar una partida de naipes con sus amigos. Estas actividades se cumplieron dentro del proyecto de movilidad ‘Supermanzanas’ que se realizó en el Centro Histórico.

“Cruzar las calles del Centro Histórico es una tarea difícil cuando hay demasiado tráfico”, dijo Carolina Rojas, madre de Ana Paula, de ocho años, quien se sorprendió de ver tan pacífico al Parque Calderón.

Su hija aprovechó las actividades que se desarrollaron para que los ciudadanos se apropien del espacio público.

Morales, mientras jugaba ‘40’, dijo que siempre va al centro a conversar con sus amigos, “pero no teníamos otra actividad más que sentarnos en las bancas del parque para hablar”.

Dijo que conoció del ejercicio de movilidad y por eso se motivó a ser parte de ellas.

En la otra esquina del Parque Calderón, en las calles Luis Cordero y Bolívar, se adecuó un espacio para la lectura donde Miguel Abad junto a su esposa Liliana Vásquez tomaron dos textos para disfrutarlos.

Asimismo, varios locales comerciales, cafeterías y restaurantes aprovecharon la restricción vehicular para sacar sus mesas y ofrecer a sus clientes un espacio diferente al aire libre.
Luis Sanmartín, representante de los dueños de Bares y Restaurantes, aseguró que priorizar a los peatones es la tendencia mundial y que con este ejercicio se propone permitir que se pueda sacar las mesas y sillas a las aceras para comer, compartir y generar turismo.

Dar seguridad al peatón y disminuir la contaminación son algunos beneficios de pacificar el tránsito vehicular en las supermanzanas, conformadas por nueve manzanas, según explicó el director de Gestión de Movilidad, Guilherme Chalhoub.

El grupo de investigación LlactaLAB hizo un análisis e investigación acerca de la movilidad en Cuenca y determinó que la cantidad de tráfico en la ciudad no es porque las vías son angostas, sino porque hay demasiados autos. (I)

Sandra Altafulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las calles del centro son el espacio para la recreación

FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

El proyecto ‘Supermanzanas’ permitió que los ciudadanos se apropien del espacio público. Actividades de lectura, juegos tradicionales, promociones en restaurantes, bares y cafeterías, así como caminatas por el Parque Calderón fueron algunos de los resultados de este segundo ejercicio.

Mientras Ana Paula jugaba la tradicional rayuela pintada sobre la calzada de la calle Luis Cordero y Sucre, Francisco Morales intentaba ganar una partida de naipes con sus amigos. Estas actividades se cumplieron dentro del proyecto de movilidad ‘Supermanzanas’ que se realizó en el Centro Histórico.

“Cruzar las calles del Centro Histórico es una tarea difícil cuando hay demasiado tráfico”, dijo Carolina Rojas, madre de Ana Paula, de ocho años, quien se sorprendió de ver tan pacífico al Parque Calderón.

Su hija aprovechó las actividades que se desarrollaron para que los ciudadanos se apropien del espacio público.

Morales, mientras jugaba ‘40’, dijo que siempre va al centro a conversar con sus amigos, “pero no teníamos otra actividad más que sentarnos en las bancas del parque para hablar”.

Dijo que conoció del ejercicio de movilidad y por eso se motivó a ser parte de ellas.

En la otra esquina del Parque Calderón, en las calles Luis Cordero y Bolívar, se adecuó un espacio para la lectura donde Miguel Abad junto a su esposa Liliana Vásquez tomaron dos textos para disfrutarlos.

Asimismo, varios locales comerciales, cafeterías y restaurantes aprovecharon la restricción vehicular para sacar sus mesas y ofrecer a sus clientes un espacio diferente al aire libre.
Luis Sanmartín, representante de los dueños de Bares y Restaurantes, aseguró que priorizar a los peatones es la tendencia mundial y que con este ejercicio se propone permitir que se pueda sacar las mesas y sillas a las aceras para comer, compartir y generar turismo.

Dar seguridad al peatón y disminuir la contaminación son algunos beneficios de pacificar el tránsito vehicular en las supermanzanas, conformadas por nueve manzanas, según explicó el director de Gestión de Movilidad, Guilherme Chalhoub.

El grupo de investigación LlactaLAB hizo un análisis e investigación acerca de la movilidad en Cuenca y determinó que la cantidad de tráfico en la ciudad no es porque las vías son angostas, sino porque hay demasiados autos. (I)

Sandra Altafulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.