La venta de porcinos sube previo al Carnaval

Más de 30 mujeres están frente a la feria del ganado, cada una sujeta hasta cuatro chanchos y los ofrecen a precios que oscilan entre 90 y 180 dólares cada uno.


Los clientes preguntan precios y Ximena Quito responde: “Lleve, 180, ya”, pero uno de sus posibles compradores le dice que solo tiene 140 dólares. Para ella es muy poco así que hace otra oferta y dice: “deme los 70”, para pedir los 170 dólares, pero el cliente sigue y se va.


“Así ha sido. Nosotros damos el precio y la gente dice cuánto tiene. Alguien ha de ganar la oferta”, explica Quito, quien es oriunda de Quingeo y solo llega a Patamarca para ofrecer chanchos en la feria de ganado cuando se acercan los días de Carnaval.


Esta zona estuvo ayer más concurrida que otros jueves, cuando suelen hacer la feria. Los comerciantes le atribuyen el incremento de visitantes a que ya faltan solo días para el Carnaval y las familias quieren su chancho para hacer los diferentes platillos de esta época como cascaritas, chancho hornado, mote pata, chancho asado, fritada o sancocho.


En Patamarca el sol está que quema, pero aún así llega gente por montón. “A las personas les gusta comprar su chacho para pelarlo en casa”, refiere el comerciante Eduardo Sánchez, que es de El Oro.


Él cría los animales en Balsas, que es en la parte alta de El Oro, y todos los miércoles llega a la ciudad para vender en Patamarca. Para él la afluencia de personas se duplicó en comparación al jueves pasado, pero aún así tiene fe de que se mejoren aún más las ventas el jueves próximo.


“Nosotros terminamos las ventas a las 13:00 todos los jueves, pero hoy (ayer) seguimos largo hasta las 16:00 para vender todo”, dice Sánchez que asegura que la libra está en 1,70 dólares, pero cree que aumentará mientras más se acerca el Carnaval.


Familia
Claudio Peña Vásquez llegó ayer a la feria del ganado a comprar su chancho. Es el Taita Carnaval de su familia y tiene que comprar para llevarlo a Yunguilla donde celebrarán y se reunirán el domingo de Carnaval en familia.


Para él esta tradición que reúne a la familia es importante y no puede faltar la costilla de chancho en la mesa.
Observó varios ejemplares hasta que decidió llevar una chancha hembra. La subió en su vehículo viva y aseguró que antes de faenarla la bañarán bien.


Peña Vásquez logró comprar el chancho en 140 dólares, pero los comerciantes aseguran que mientras más se acercan los días festivos los animales se van agotando, por lo que suelen venderlos más caros.


Mariuxi Delgado es oriunda del Sígsig y llegó ayer con 10 cerdos que vendió antes de las 13:00 horas. “Estaban para 60 dólares y en eso les he vendido”, comentó y se quedó en la feria ofreciendo su servicios, pues sabe preparar todos los platillos de esta época.


“A mí que me den llevando a donde sea la reunión y yo preparo todito”, dice y asegura que cobra 130 dólares por matar el chancho, hacer la cascarita, costillas, sancocho, fritada, por servir y dejar todo limpio; los clientes no tienen que hacer nada. “Yo les doy servidito”, asegura.


Como ella, varias señoras que son oriundas de otros cantones de la provincia estaban ayer ofreciendo sus servicios en la feria del ganado.


El tránsito en la feria es complicado. Para entrar y salir ayer se necesitó de la intervención de los agentes de tránsito quienes vaticinaron que el próximo jueves la afluencia de clientes será aún mayor por lo que se deberá llegar muy temprano para comprar. (I)  

La venta de porcinos sube previo al Carnaval

Más de 30 mujeres están frente a la feria del ganado, cada una sujeta hasta cuatro chanchos y los ofrecen a precios que oscilan entre 90 y 180 dólares cada uno.


Los clientes preguntan precios y Ximena Quito responde: “Lleve, 180, ya”, pero uno de sus posibles compradores le dice que solo tiene 140 dólares. Para ella es muy poco así que hace otra oferta y dice: “deme los 70”, para pedir los 170 dólares, pero el cliente sigue y se va.


“Así ha sido. Nosotros damos el precio y la gente dice cuánto tiene. Alguien ha de ganar la oferta”, explica Quito, quien es oriunda de Quingeo y solo llega a Patamarca para ofrecer chanchos en la feria de ganado cuando se acercan los días de Carnaval.


Esta zona estuvo ayer más concurrida que otros jueves, cuando suelen hacer la feria. Los comerciantes le atribuyen el incremento de visitantes a que ya faltan solo días para el Carnaval y las familias quieren su chancho para hacer los diferentes platillos de esta época como cascaritas, chancho hornado, mote pata, chancho asado, fritada o sancocho.


En Patamarca el sol está que quema, pero aún así llega gente por montón. “A las personas les gusta comprar su chacho para pelarlo en casa”, refiere el comerciante Eduardo Sánchez, que es de El Oro.


Él cría los animales en Balsas, que es en la parte alta de El Oro, y todos los miércoles llega a la ciudad para vender en Patamarca. Para él la afluencia de personas se duplicó en comparación al jueves pasado, pero aún así tiene fe de que se mejoren aún más las ventas el jueves próximo.


“Nosotros terminamos las ventas a las 13:00 todos los jueves, pero hoy (ayer) seguimos largo hasta las 16:00 para vender todo”, dice Sánchez que asegura que la libra está en 1,70 dólares, pero cree que aumentará mientras más se acerca el Carnaval.


Familia
Claudio Peña Vásquez llegó ayer a la feria del ganado a comprar su chancho. Es el Taita Carnaval de su familia y tiene que comprar para llevarlo a Yunguilla donde celebrarán y se reunirán el domingo de Carnaval en familia.


Para él esta tradición que reúne a la familia es importante y no puede faltar la costilla de chancho en la mesa.
Observó varios ejemplares hasta que decidió llevar una chancha hembra. La subió en su vehículo viva y aseguró que antes de faenarla la bañarán bien.


Peña Vásquez logró comprar el chancho en 140 dólares, pero los comerciantes aseguran que mientras más se acercan los días festivos los animales se van agotando, por lo que suelen venderlos más caros.


Mariuxi Delgado es oriunda del Sígsig y llegó ayer con 10 cerdos que vendió antes de las 13:00 horas. “Estaban para 60 dólares y en eso les he vendido”, comentó y se quedó en la feria ofreciendo su servicios, pues sabe preparar todos los platillos de esta época.


“A mí que me den llevando a donde sea la reunión y yo preparo todito”, dice y asegura que cobra 130 dólares por matar el chancho, hacer la cascarita, costillas, sancocho, fritada, por servir y dejar todo limpio; los clientes no tienen que hacer nada. “Yo les doy servidito”, asegura.


Como ella, varias señoras que son oriundas de otros cantones de la provincia estaban ayer ofreciendo sus servicios en la feria del ganado.


El tránsito en la feria es complicado. Para entrar y salir ayer se necesitó de la intervención de los agentes de tránsito quienes vaticinaron que el próximo jueves la afluencia de clientes será aún mayor por lo que se deberá llegar muy temprano para comprar. (I)