La ceniza del Sangay alerta a los cuencanos

Una sorpresiva caída de ceniza, producto de la erupción del volcán Sangay, vivió Cuenca y varios cantones orientales del Azuay, así como los cantones de Azogues y Biblián en la provincial del Cañar.


El volcán Sangay se encuentra en erupción desde noviembre del presente año y, el martes pasado registró una fuerte emanación de ceniza la que, por efecto del viento, llegó al Austro del país desde tempranas horas de ayer miércoles.
Paulina Padrón, coordinadora Zonal 6 del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, confirmó el inusual hecho en el transcurso de la mañana al tiempo que indicó que se toman las medidas de prevención necesarias en este tipo de fenómeno.


“Hacemos un seguimiento permanente, por el momento la presencia de ceniza es mínima y, si la situación cambia en las próximas horas, se tomarán nuevas acciones, por el momento las actividades se desarrollan con normalidad en establecimientos educativos y otras dependencia”, agregó.


Por su parte el gobernador al Azuay, Xavier Martínez, recordó a la ciudadanía la importancia de informarse por medios oficiales sobre este fenómeno y recordó a la ciudadanía adoptar las medidas de seguridad básicas como la protección de los ojos, de las vías respiratorias mientras continúe la presencia de ceniza.


Medida
Froilán Salinas, director de Gestión de Riesgos Municipal, indicó que la presencia de polvo volcánico es alta en el aire, por lo que es necesario que aquellas personas que presentan problemas respiratorios  eviten el contacto con el mismo, ya que este proceso puede ser de larga duración, puede ser de varios días o semanas, agregó el funcionario.


En lo referente al abastecimiento de agua, el gerente de ETAPA José Luis Espinoza, garantizó que el suministro del líquido vital será normal y se han tomado las previsiones necesarias.


Por su parte, alrededor de los 15:00, a través de las redes sociales, la dirección del aeropuerto Mariscal Lamar indicó que se suspenden las operaciones hasta nueva disposición por la presencia de ceniza.


 Cantones orientales
Gualaceo y Chordeleg fueron los cantones orientales más afectados por la constante caída de ceniza volcánica. Cristina Pérez es la farmaceuta que atiende en la Farmacia Popular. Se mantiene parada en el mostrador mientras que entran y salen clientes y todos preguntan lo mismo: ¿tiene mascarilla? y la respuesta es igual: “No hay”.


Desde las 10:30 de ayer empezaron a llegar las personas a comprar. Tenía cinco cajas de 50 unidades cada una y se agotaron. “Nunca nos compran tanto, es por esta situación que la gente quiere proteger a los mayores y a los guaguas”, explica.
En las tres farmacias de la cadena Cruz Azul no hay mascarillas y en las cuatro sucursales de la farmacia Santamartha tampoco. María Cando reside en Gualaceo y es una de las ciudadanas que no pudo comprar mascarilla así que optó por usar su chalina para cubrirse.


Pero la mujer confesó que le preocupan sus hijos en edad escolar, “no han de suspender las clases y los guambras son los que más se enferman de la garganta”, comenta, al tiempo que espera que la situación no se complique más. (I)

La ceniza del Sangay alerta a los cuencanos

Una sorpresiva caída de ceniza, producto de la erupción del volcán Sangay, vivió Cuenca y varios cantones orientales del Azuay, así como los cantones de Azogues y Biblián en la provincial del Cañar.


El volcán Sangay se encuentra en erupción desde noviembre del presente año y, el martes pasado registró una fuerte emanación de ceniza la que, por efecto del viento, llegó al Austro del país desde tempranas horas de ayer miércoles.
Paulina Padrón, coordinadora Zonal 6 del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, confirmó el inusual hecho en el transcurso de la mañana al tiempo que indicó que se toman las medidas de prevención necesarias en este tipo de fenómeno.


“Hacemos un seguimiento permanente, por el momento la presencia de ceniza es mínima y, si la situación cambia en las próximas horas, se tomarán nuevas acciones, por el momento las actividades se desarrollan con normalidad en establecimientos educativos y otras dependencia”, agregó.


Por su parte el gobernador al Azuay, Xavier Martínez, recordó a la ciudadanía la importancia de informarse por medios oficiales sobre este fenómeno y recordó a la ciudadanía adoptar las medidas de seguridad básicas como la protección de los ojos, de las vías respiratorias mientras continúe la presencia de ceniza.


Medida
Froilán Salinas, director de Gestión de Riesgos Municipal, indicó que la presencia de polvo volcánico es alta en el aire, por lo que es necesario que aquellas personas que presentan problemas respiratorios  eviten el contacto con el mismo, ya que este proceso puede ser de larga duración, puede ser de varios días o semanas, agregó el funcionario.


En lo referente al abastecimiento de agua, el gerente de ETAPA José Luis Espinoza, garantizó que el suministro del líquido vital será normal y se han tomado las previsiones necesarias.


Por su parte, alrededor de los 15:00, a través de las redes sociales, la dirección del aeropuerto Mariscal Lamar indicó que se suspenden las operaciones hasta nueva disposición por la presencia de ceniza.


 Cantones orientales
Gualaceo y Chordeleg fueron los cantones orientales más afectados por la constante caída de ceniza volcánica. Cristina Pérez es la farmaceuta que atiende en la Farmacia Popular. Se mantiene parada en el mostrador mientras que entran y salen clientes y todos preguntan lo mismo: ¿tiene mascarilla? y la respuesta es igual: “No hay”.


Desde las 10:30 de ayer empezaron a llegar las personas a comprar. Tenía cinco cajas de 50 unidades cada una y se agotaron. “Nunca nos compran tanto, es por esta situación que la gente quiere proteger a los mayores y a los guaguas”, explica.
En las tres farmacias de la cadena Cruz Azul no hay mascarillas y en las cuatro sucursales de la farmacia Santamartha tampoco. María Cando reside en Gualaceo y es una de las ciudadanas que no pudo comprar mascarilla así que optó por usar su chalina para cubrirse.


Pero la mujer confesó que le preocupan sus hijos en edad escolar, “no han de suspender las clases y los guambras son los que más se enferman de la garganta”, comenta, al tiempo que espera que la situación no se complique más. (I)