Inmigrantes dan impulso a la economía cuencana

Mike Rothman en el mensón de su local donde los clientes pueden degustar antes de comprar cualquier producto. Hay variedad de delicateses.
FOTO: Miguel Arévalo El tiempo

‘Mike’s Meats’ nació de la necesidad de encontrar en el mercado carne de calidad, igual a la que hay tradicionalmente en Estados Unidos, y para lograrlo, el emprendedor Mike Rothman, ideó una nueva cadena de producción con colaboración de Piggis y un ganadero que adaptó sus estándares de calidad.

El conocimiento extranjero mina el mercado y ahora hay nuevas formas de producción, atención al cliente e innovación en productos.

ara el director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Jaime Moreno, la clave es que cumplan con las reglas y aporten a la economía.

Uno de estos emprendedores es Mike Rothman, para él Cuenca es la ciudad ideal para vivir, pero compartía con otros extranjeros una queja: la dificultad para conseguir en el mercado carne de res de calidad y buenos cortes.

Fue por esto que nació su marca Mike’s Meats y cuyo local funciona en la Av. Doce de Abril y Federico Malo. El negocio tiene un lema: ‘pruebe y luego compre’ por lo que los encargados de la atención le reciben con una sonrisa y le llevan a un gran mesón con carnes, jamones, pastrami, paté de hígado y otras exquisiteses italianas y judías para degustar antes de comprar.

“No me gusta decepcionar, prefiero que mis clientes prueben y compren lo que les gusta”, explica Rothman y agrega que tratar a los clientes como “familia”, es otra de sus políticas empresariales.

Lograr este emprendimiento no fue fácil. Rothman tuvo que buscar estándares de calidad en los ganaderos que iban desde la raza de la res, su alimentación, cuidado y que les sacrificaran en la mejor edad, los 20 meses.

En Azuay no consiguió, por lo que tuvo que viajar a El Oro y dio con un proveedor que tenía reses de raza angus, aunque no totalmente puras.

“Pero eso en mi cabeza no era suficiente”, relata el empresario porque él quería madurar la carne. Esto le da un sabor más profundo, suavidad y solo hay dos maneras de hacerlo al seco, pero pierde 40 por ciento del peso, y al mojado, pero se debe tener el correcto equipo de empaque al vacío.

“Empecé a hablar con procesadores y con esta altura sobre el nivel del mar es un desafío”, comentó Rothman por lo que vinieron expertos desde Bogotá y le mostraron a Piggis cómo hacerlo.

Piggis decidió abrirse al mercado de la carne fresca y ahora es el procesador con la cadena de frío apropiada para Make´s Meats. Con el emprendimiento se logró hacer transferencia de conocimiento entre empresas privadas de Colombia y Ecuador y un nuevo proceso productivo.

Algo similar hace Ruth Mahoney quien con ‘Altísimo, chocolatería y Bistro’, en la Gran Colombia 8-86 y Benigno Malo intenta transmitir una experiencia gastronómica cuya visión es rescatar el cacao genéticamente puro. (I)

Edy Pérez Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Inmigrantes dan impulso a la economía cuencana

Mike Rothman en el mensón de su local donde los clientes pueden degustar antes de comprar cualquier producto. Hay variedad de delicateses.
FOTO: Miguel Arévalo El tiempo

‘Mike’s Meats’ nació de la necesidad de encontrar en el mercado carne de calidad, igual a la que hay tradicionalmente en Estados Unidos, y para lograrlo, el emprendedor Mike Rothman, ideó una nueva cadena de producción con colaboración de Piggis y un ganadero que adaptó sus estándares de calidad.

El conocimiento extranjero mina el mercado y ahora hay nuevas formas de producción, atención al cliente e innovación en productos.

ara el director ejecutivo de la Cámara de Comercio, Jaime Moreno, la clave es que cumplan con las reglas y aporten a la economía.

Uno de estos emprendedores es Mike Rothman, para él Cuenca es la ciudad ideal para vivir, pero compartía con otros extranjeros una queja: la dificultad para conseguir en el mercado carne de res de calidad y buenos cortes.

Fue por esto que nació su marca Mike’s Meats y cuyo local funciona en la Av. Doce de Abril y Federico Malo. El negocio tiene un lema: ‘pruebe y luego compre’ por lo que los encargados de la atención le reciben con una sonrisa y le llevan a un gran mesón con carnes, jamones, pastrami, paté de hígado y otras exquisiteses italianas y judías para degustar antes de comprar.

“No me gusta decepcionar, prefiero que mis clientes prueben y compren lo que les gusta”, explica Rothman y agrega que tratar a los clientes como “familia”, es otra de sus políticas empresariales.

Lograr este emprendimiento no fue fácil. Rothman tuvo que buscar estándares de calidad en los ganaderos que iban desde la raza de la res, su alimentación, cuidado y que les sacrificaran en la mejor edad, los 20 meses.

En Azuay no consiguió, por lo que tuvo que viajar a El Oro y dio con un proveedor que tenía reses de raza angus, aunque no totalmente puras.

“Pero eso en mi cabeza no era suficiente”, relata el empresario porque él quería madurar la carne. Esto le da un sabor más profundo, suavidad y solo hay dos maneras de hacerlo al seco, pero pierde 40 por ciento del peso, y al mojado, pero se debe tener el correcto equipo de empaque al vacío.

“Empecé a hablar con procesadores y con esta altura sobre el nivel del mar es un desafío”, comentó Rothman por lo que vinieron expertos desde Bogotá y le mostraron a Piggis cómo hacerlo.

Piggis decidió abrirse al mercado de la carne fresca y ahora es el procesador con la cadena de frío apropiada para Make´s Meats. Con el emprendimiento se logró hacer transferencia de conocimiento entre empresas privadas de Colombia y Ecuador y un nuevo proceso productivo.

Algo similar hace Ruth Mahoney quien con ‘Altísimo, chocolatería y Bistro’, en la Gran Colombia 8-86 y Benigno Malo intenta transmitir una experiencia gastronómica cuya visión es rescatar el cacao genéticamente puro. (I)

Edy Pérez Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.