Inequidad en el presupuesto afecta vialidad en parroquias

Estado de una de las calles de la parroquia San Joaquín. Solo el 11 por ciento de las carreteras y vías están asfaltadas en la zona rural, la mayoría en mal estado.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Actualmente las parroquias reciben 6’227.368 dólares a través del presupuesto participativo, lo que representa el 3,4 por ciento de recursos municipales, aún cuando la zona rural acoge al 33 por ciento de la población. La Alcaldía y la Prefectura analizan formas para mejorar la asignación de dinero.

Al menos el doble de participación en el presupuesto anual del Municipio es el pedido de las juntas parroquiales de Cuenca para poder mejorar la calidad de vida de la zona rural del cantón, que mantiene problemas de vialidad y fomento a la producción.

Así lo señala el concejal rural José Fajardo, quien considera “inequitativa” la distribución del dinero, “teniendo en cuenta que la población rural es del 33 por ciento del total del cantón y solo recibimos un 3,4 por ciento de los recursos”.

Ayer, el prefecto del Azuay, Yaku Pérez, y el alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, se reunieron para tratar el tema del desarrollo rural dentro de una agenda conjunta. Tras la reunión, Palacios indicó que se “está llegando” a acuerdos con la Prefectura para sumarse a una “minga” por mejorar la situación vial y productiva en la ruralidad.

Sobre el incremento del presupuesto, Palacios indicó que este se definirá dentro de un mes, pero mientras la decisión llega se dotará de técnicos a las parroquias rurales para que colaboren con las juntas en la justificación de presupuestos que no se han podido devengar, en algunos casos desde hace dos años. Si este dinero no se justifica no se podrán entregar más recursos a las parroquias incumplidas, indicó.

La vialidad es prioridad. De acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, al 2017 Azuay mantenía 5.533 kilómetros de vías, de los que 4.987 kilómetros están a cargo de las juntas parroquiales y la Prefectura del Azuay. La capacidad operativa del gobierno provincial, en su máxima potencia, alcanza para cubrir solo el 54 por ciento de vías, por lo que el otro 46 por ciento está en condiciones regulares o malas y apenas el 11 por ciento de las carreteras rurales están asfaltadas .

Cerca del 25 por ciento de las vías rurales están en Cuenca, que es el único cantón que dota de presupuestos participativos a sus parroquias por lo que desde el Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales, Conagopare, creen que un incremento de recursos es más que justo.

La presidenta del gremio, Janeth Garzón, indica que el dinero que se entrega actualmente es insuficiente y acota que la falta de inversión en vialidad es el eje de la mayoría de los problemas en la ruralidad.

“Sin buenas vías, el acceso a salud y educación es limitado, la producción se encarece, se genera pobreza y subdesarrollo, algo que también afecta a las ciudades ya que reciben mayor migración del campo y víveres más caros, por lo que este problema es de todos”, explicó la dirigente. (I)

DATOS
-Reunión. El alcalde Pedro Palacios y el prefecto Yaku Pérez participarán en mesas de trabajo sobre las necesidades de la zona rural de Cuenca.
-Asignaciones. Los presupuestos por parroquia van desde los 210.000 dólares hasta los 738.000 dólares por año.
-Aspiración. Los gobiernos parroquiales solicitan que al menos se duplique el presupuesto que reciben.

Inequidad en el presupuesto afecta vialidad en parroquias

Estado de una de las calles de la parroquia San Joaquín. Solo el 11 por ciento de las carreteras y vías están asfaltadas en la zona rural, la mayoría en mal estado.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Actualmente las parroquias reciben 6’227.368 dólares a través del presupuesto participativo, lo que representa el 3,4 por ciento de recursos municipales, aún cuando la zona rural acoge al 33 por ciento de la población. La Alcaldía y la Prefectura analizan formas para mejorar la asignación de dinero.

Al menos el doble de participación en el presupuesto anual del Municipio es el pedido de las juntas parroquiales de Cuenca para poder mejorar la calidad de vida de la zona rural del cantón, que mantiene problemas de vialidad y fomento a la producción.

Así lo señala el concejal rural José Fajardo, quien considera “inequitativa” la distribución del dinero, “teniendo en cuenta que la población rural es del 33 por ciento del total del cantón y solo recibimos un 3,4 por ciento de los recursos”.

Ayer, el prefecto del Azuay, Yaku Pérez, y el alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, se reunieron para tratar el tema del desarrollo rural dentro de una agenda conjunta. Tras la reunión, Palacios indicó que se “está llegando” a acuerdos con la Prefectura para sumarse a una “minga” por mejorar la situación vial y productiva en la ruralidad.

Sobre el incremento del presupuesto, Palacios indicó que este se definirá dentro de un mes, pero mientras la decisión llega se dotará de técnicos a las parroquias rurales para que colaboren con las juntas en la justificación de presupuestos que no se han podido devengar, en algunos casos desde hace dos años. Si este dinero no se justifica no se podrán entregar más recursos a las parroquias incumplidas, indicó.

La vialidad es prioridad. De acuerdo con un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, al 2017 Azuay mantenía 5.533 kilómetros de vías, de los que 4.987 kilómetros están a cargo de las juntas parroquiales y la Prefectura del Azuay. La capacidad operativa del gobierno provincial, en su máxima potencia, alcanza para cubrir solo el 54 por ciento de vías, por lo que el otro 46 por ciento está en condiciones regulares o malas y apenas el 11 por ciento de las carreteras rurales están asfaltadas .

Cerca del 25 por ciento de las vías rurales están en Cuenca, que es el único cantón que dota de presupuestos participativos a sus parroquias por lo que desde el Consejo Nacional de Gobiernos Parroquiales, Conagopare, creen que un incremento de recursos es más que justo.

La presidenta del gremio, Janeth Garzón, indica que el dinero que se entrega actualmente es insuficiente y acota que la falta de inversión en vialidad es el eje de la mayoría de los problemas en la ruralidad.

“Sin buenas vías, el acceso a salud y educación es limitado, la producción se encarece, se genera pobreza y subdesarrollo, algo que también afecta a las ciudades ya que reciben mayor migración del campo y víveres más caros, por lo que este problema es de todos”, explicó la dirigente. (I)

DATOS
-Reunión. El alcalde Pedro Palacios y el prefecto Yaku Pérez participarán en mesas de trabajo sobre las necesidades de la zona rural de Cuenca.
-Asignaciones. Los presupuestos por parroquia van desde los 210.000 dólares hasta los 738.000 dólares por año.
-Aspiración. Los gobiernos parroquiales solicitan que al menos se duplique el presupuesto que reciben.