Hornos eficientes son una deuda en ladrilleras

Un valor aproximado de 25.000 dólares es el costo que deben asumir los artesanos para cambiar a las hogueras que producen menos cantidad de humo y permiten mejorar la producción de ladrillos.
Obreros, en uno de los siete hornos eficientes que hay en el sector ladrillero de Cuenca. Su costo bordea los 25.000 dólares.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Hace ocho años, 200 de las cerca de 600 ladrilleras que hay en Cuenca se acogieron a un plan para disminuir la contaminación y mejorar su producción; pero, hasta la fecha, solo siete cuentan con hornos eficientes.

El proyecto suizo de Eficiencia Energética en Ladrilleras, EELA, promovió en los artesanos un modelo de buenas prácticas en la elaboración de los ladrillos: desde la consecución de la arcilla en las canteras, la elaboración de la mezcla, la colocación en moldes, la quema y el secado de los ladrillos. Esta parte sí se cumplió y los 200 artesanos que se acogieron recibieron la capacitación.

Para Lina Bravo, propietaria de una ladrillera, esta instrucción ayudó a que mejoren los procedimientos, pero cuenta que no todos pudieron aplicar los cambios necesarios para mejorar la producción. “Las charlas que nos dieron fueron importantes, pero ya no vinieron más. Nosotros, afortunadamente, no tenemos problemas porque se redujo la cantidad de humo”, señala. Ella invirtió en un horno eficiente, con lo que logró emitir menos humo y producir más ladrillos.

Pero no todos los artesanos pudieron adquirir los hornos, pues cambiarlos significaba una inversión que bordea los 25.000 dólares, según Hugo Bravo, quien aún fabrica sus ladrillos de la forma tradicional. Bravo cuenta que existen quejas de los vecinos por el humo que genera esta actividad, “pero prendemos el horno solo una o dos veces al mes”, asegura.

La directora de la Comisión de Gestión Ambiental, CGA, Catalina Albán, sostuvo que, desde que inició el programa, más del 50 por ciento del sector se acogió al plan. Asegura que la institución todavía trabaja con los ladrilleros.

Según datos de la institución, desde la implementación del proyecto se logró bajar la emisión de dióxido de carbono, en aproximadamente 15.000 toneladas por año; a pesar de ello, las quejas de los vecinos son continuas en el sector.

Quejas
Sandra Ulloa, moradora, mencionó que se observa el humo negro de algunas ladrilleras. “Esto causa problemas a la salud, debe existir más control, no estamos en contra de que la gente trabaje, pero debería existir una intervención para que contamine menos”, asegura.

Un estudio del 2013, denominado ‘Medición del Impacto de la Cooperación Internacional Suiza aplicado al proyecto Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales del cantón Cuenca’ determinó que solo el 25 por ciento de los artesanos que se acogió al plan mejoró sus ingresos; un 75 por ciento dijo estar igual que antes de que se aplicara el plan.

José Vega, quien lleva más de 40 años trabajando en el sector ladrillero, dice que la posibilidad de mejorar el proceso de producción “es lejana”, pues menciona que lo que producen alcanza para solventar la inversión y mantener a su familia. (I)

DATOS
>programa. En el 2010 se implementó el proyecto suizo de Eficiencia Energética, EELA, para mejorar la producción.
>quejas. Los moradores del lugar se quejan por la presencia de humo negro que proviene de las ladrilleras.
>contaminación. Para el año 2016 se disminuyó 15.000 toneladas de CO2, según datos de la CGA.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hornos eficientes son una deuda en ladrilleras

Obreros, en uno de los siete hornos eficientes que hay en el sector ladrillero de Cuenca. Su costo bordea los 25.000 dólares.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Hace ocho años, 200 de las cerca de 600 ladrilleras que hay en Cuenca se acogieron a un plan para disminuir la contaminación y mejorar su producción; pero, hasta la fecha, solo siete cuentan con hornos eficientes.

El proyecto suizo de Eficiencia Energética en Ladrilleras, EELA, promovió en los artesanos un modelo de buenas prácticas en la elaboración de los ladrillos: desde la consecución de la arcilla en las canteras, la elaboración de la mezcla, la colocación en moldes, la quema y el secado de los ladrillos. Esta parte sí se cumplió y los 200 artesanos que se acogieron recibieron la capacitación.

Para Lina Bravo, propietaria de una ladrillera, esta instrucción ayudó a que mejoren los procedimientos, pero cuenta que no todos pudieron aplicar los cambios necesarios para mejorar la producción. “Las charlas que nos dieron fueron importantes, pero ya no vinieron más. Nosotros, afortunadamente, no tenemos problemas porque se redujo la cantidad de humo”, señala. Ella invirtió en un horno eficiente, con lo que logró emitir menos humo y producir más ladrillos.

Pero no todos los artesanos pudieron adquirir los hornos, pues cambiarlos significaba una inversión que bordea los 25.000 dólares, según Hugo Bravo, quien aún fabrica sus ladrillos de la forma tradicional. Bravo cuenta que existen quejas de los vecinos por el humo que genera esta actividad, “pero prendemos el horno solo una o dos veces al mes”, asegura.

La directora de la Comisión de Gestión Ambiental, CGA, Catalina Albán, sostuvo que, desde que inició el programa, más del 50 por ciento del sector se acogió al plan. Asegura que la institución todavía trabaja con los ladrilleros.

Según datos de la institución, desde la implementación del proyecto se logró bajar la emisión de dióxido de carbono, en aproximadamente 15.000 toneladas por año; a pesar de ello, las quejas de los vecinos son continuas en el sector.

Quejas
Sandra Ulloa, moradora, mencionó que se observa el humo negro de algunas ladrilleras. “Esto causa problemas a la salud, debe existir más control, no estamos en contra de que la gente trabaje, pero debería existir una intervención para que contamine menos”, asegura.

Un estudio del 2013, denominado ‘Medición del Impacto de la Cooperación Internacional Suiza aplicado al proyecto Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales del cantón Cuenca’ determinó que solo el 25 por ciento de los artesanos que se acogió al plan mejoró sus ingresos; un 75 por ciento dijo estar igual que antes de que se aplicara el plan.

José Vega, quien lleva más de 40 años trabajando en el sector ladrillero, dice que la posibilidad de mejorar el proceso de producción “es lejana”, pues menciona que lo que producen alcanza para solventar la inversión y mantener a su familia. (I)

DATOS
>programa. En el 2010 se implementó el proyecto suizo de Eficiencia Energética, EELA, para mejorar la producción.
>quejas. Los moradores del lugar se quejan por la presencia de humo negro que proviene de las ladrilleras.
>contaminación. Para el año 2016 se disminuyó 15.000 toneladas de CO2, según datos de la CGA.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.