Fuego afecta pajonales en las Dos Chorreras

Las evaluaciones sobre las afecciones causadas por un incendio registrado en el sector Dos Chorreras, en el Cajas, señalan que fueron consumidas 10 hectáreas de pajonales y arbustos propios de la zona.


El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencia, SNGRE, informó que la quema se presentó el pasado martes y ese mismo día fue liquidada por personal del Cuerpo de Bomberos y guardaparques del Ministerio del Ambiente y de ETAPA.


Según las cifras que maneja la Unidad de Monitoreo de Eventos Adversos del SNGRE, en lo que va del 2019 fueron quemadas 484,75 hectáreas de vegetación en Azuay. Entre los cantones más afectados está  Cuenca con 110,98 hectáreas, Pucará con 102,95 y Girón con 91,22 hectáreas arrasadas por el fuego.

Estadísticas
El informe del  SNGRE detalla que la época de verano durante el 2019 en las provincias de Azuay y Cañar se presentó de forma variable, esto es entre días calurosos, fríos y lluviosos.


Los bomberos creen que la mayoría de incendios forestales son provocados por personas que quieren eliminar la maleza seca para que rebrote hierba para el ganado.


Para evitar quemas recomiendan no prender fogatas en zonas donde hay vegetación seca porque las llamas se propagan por acción del viento.

Daños
Los técnicos del SNGRE sostienen que el fuego, a más de destruir la vegetación, causa incalculables pérdidas de animales y otras especies silvestres que tenían como hábitat los bosques que quedan reducidos a cenizas.


Un estudio del Ministerio del Ambiente anota que cualquier tipo de quema emana gran cantidad de dióxido de carbono, causante del efecto invernadero, que produce un progresivo calentamiento de la tierra y con ello el cambio climático que afecta a la calidad de vida de la gente.


También señala que la costumbre de eliminar malezas y desechos, como parte de la preparación de los terrenos para el cultivo, es  contraproducente porque el suelo queda al descubierto y expuesto al proceso de erosión.


Para establecer un arbolado se requiere de 10 a 15 años; de 30 a 40 años para alcanzar una altura media, y son necesarios alrededor de 70 años para su desarrollo definitivo y que el bosque pueda cumplir con su función reguladora de caudales de una cuenca hídrica, resalta el estudio.


El Código Integral Penal en su artículo 246 establece que la persona que provoque incendios en bosques nativos o plantados o páramos será sancionada con prisión de uno a tres años. (I)

Fuego afecta pajonales en las Dos Chorreras

Las evaluaciones sobre las afecciones causadas por un incendio registrado en el sector Dos Chorreras, en el Cajas, señalan que fueron consumidas 10 hectáreas de pajonales y arbustos propios de la zona.


El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencia, SNGRE, informó que la quema se presentó el pasado martes y ese mismo día fue liquidada por personal del Cuerpo de Bomberos y guardaparques del Ministerio del Ambiente y de ETAPA.


Según las cifras que maneja la Unidad de Monitoreo de Eventos Adversos del SNGRE, en lo que va del 2019 fueron quemadas 484,75 hectáreas de vegetación en Azuay. Entre los cantones más afectados está  Cuenca con 110,98 hectáreas, Pucará con 102,95 y Girón con 91,22 hectáreas arrasadas por el fuego.

Estadísticas
El informe del  SNGRE detalla que la época de verano durante el 2019 en las provincias de Azuay y Cañar se presentó de forma variable, esto es entre días calurosos, fríos y lluviosos.


Los bomberos creen que la mayoría de incendios forestales son provocados por personas que quieren eliminar la maleza seca para que rebrote hierba para el ganado.


Para evitar quemas recomiendan no prender fogatas en zonas donde hay vegetación seca porque las llamas se propagan por acción del viento.

Daños
Los técnicos del SNGRE sostienen que el fuego, a más de destruir la vegetación, causa incalculables pérdidas de animales y otras especies silvestres que tenían como hábitat los bosques que quedan reducidos a cenizas.


Un estudio del Ministerio del Ambiente anota que cualquier tipo de quema emana gran cantidad de dióxido de carbono, causante del efecto invernadero, que produce un progresivo calentamiento de la tierra y con ello el cambio climático que afecta a la calidad de vida de la gente.


También señala que la costumbre de eliminar malezas y desechos, como parte de la preparación de los terrenos para el cultivo, es  contraproducente porque el suelo queda al descubierto y expuesto al proceso de erosión.


Para establecer un arbolado se requiere de 10 a 15 años; de 30 a 40 años para alcanzar una altura media, y son necesarios alrededor de 70 años para su desarrollo definitivo y que el bosque pueda cumplir con su función reguladora de caudales de una cuenca hídrica, resalta el estudio.


El Código Integral Penal en su artículo 246 establece que la persona que provoque incendios en bosques nativos o plantados o páramos será sancionada con prisión de uno a tres años. (I)