Fraude fiscal se encubre en 11 empresas fantasmas del Austro

El próximo lunes a las 11:00 se conocerá la sentencia de segunda instancia por un nuevo caso de defraudación tributaria en Cuenca.
FOTO: EL TIEMPO

Defraudación fiscal, testaferrismo y enriquecimiento ilícito son investigados por la Fiscalía y el Servicio de Rentas Internas en torno a 11 empresas fantasmas y 12 de sus clientes en el Austro del país.

El Servicio de Rentas Internas, SRI, analiza compras ficticias por $ 109’000.000 en el Austro, que presume, se hicieron a través de empresas fantasmas para defraudar al fisco. Un total de $ 228.556 ya han sido definidos como fraudulentos por sentencia judicial.

La Fiscalía, en tanto, investiga a 12 personas naturales o jurídicas que contrataron con empresas de papel, cuyos propietarios pueden estar relacionados en otro tipo de delitos en Azuay, Cañar y El Oro.

Minería y construcción son los principales negocios relacionados con empresas fantasma en el sur del país y con delitos conexos a ellas como falsificación de documentos públicos, enriquecimiento ilícito, testaferrismo, lavado de activos, tenencia de armas, abuso de confianza y rapto.

El director zonal del SRI, José Luis Vásquez, señala que la entidad trabaja en la detección de empresas fantasmas y coordina con la Fiscalía las acciones penales contra los clientes de las compañías de papel.

El fiscal provincial, Leonardo Amoroso, indica por su parte que los procesos de investigación son largos por la cantidad de documentación y pruebas recopiladas, pero están dentro de las prioridades de la institución que logró una de las dos únicas sentencias registradas en el país en casos relacionados a empresas de papel.

Operación
Quienes crean empresas de papel se sirven del robo o pérdida de documentos de ciudadanos para falsificar firmas y crear compañías que en la realidad no existen.

Adriana L. es una de las víctimas de este tipo de hechos. Ella perdió su cédula y meses después recibió una notificación judicial de investigaciones por ventas en su nombre que superan $ 1’000.000, dinero que “ni siquiera me he imaginado tener”, asegura.

Al igual que ella cuidadores de carros, electromecánicos, migrantes, jubilados e incluso personas fallecidas aparecen como socios o presidentes de empresas que existen solo en el papel, y de las que ellos desconocían totalmente.

Los dos sectores mayormente ligados a las empresas fantasmas en el Austro son la construcción civil y la minería en pequeña escala, esto según las investigaciones del SRI y la Fiscalía Provincial del Azuay.

Dentro del sector de la construcción se registran casos de contratistas del Municipio de Cuenca y la Prefectura del Azuay que utilizan a empresas fantasmas para evadir impuestos. En el caso denominado ‘RU y RN’, sentenciado este 2019 con prisión de siete años para uno de los investigados y multas económicas por fraude fiscal que bordean los $ 250.000, se procesó a un contratista que había obtenido obras en las dos entidades públicas.

Las constructoras investigadas compran facturas falsas a empresas fantasmas. Los fondos de la evasión son desviados a cuentas bancarias bajo su nombre en distintas entidades bancarias, esto de acuerdo con las indagaciones de la Fiscalía en el Azuay.

En tanto, las compañías vinculadas a la minería se prestan para crear empresas fantasmas y para comprar facturas a sociedades cuyos representantes legales han sido investigados por otro tipo de delitos.

De acuerdo a los registros del SRI, de las 11 empresas fantasma detectadas en el Austro, siete están vinculadas a temas mineros. En la lista pública de las registradas en la página web del SRI se cuentan las mineras Orchu, The Best Gold, La Envidia 1, Metalsur, Comgold y dos personas naturales vinculadas a una sociedad minera con su presunto domicilio en Camilo Ponce Enríquez.

Existen también casos en los que las mineras se vinculan a empresas constructoras para cometer defraudación tributaria. En el caso ‘RU y RN’ la Fiscalía sostuvo que la compañía de obras civiles procesada compraba facturas falsas por concepto de “compra y venta de oro”.

El director del SRI señala que, a más de la construcción y la minería, las empresas fantasmas fingen la venta de artículos por Internet, comercio de ropa y calzado, teléfonos celulares, venta de licor, tecnología o servicios profesionales con domicilios y mercadería que son falsos.

Otros delitos
El fiscal Amoroso sostiene que como delitos conexos a la defraudación tributaria se analizan temas como la falsificación de documentos e identidad, testaferrismo y lavado de activos.

De acuerdo con el sistema de procesos de la Función Judicial, siete personas investigadas por presunta defraudación tributaria presentan antecedentes penales previos por estafa, enriquecimiento ilícito, lavado de activos, abuso de confianza, tenencia de armas, rapto y cobros de dinero en Huaquillas, Machala, Camilo Ponce Enríquez, Gualaceo, Azogues y Cuenca. Además, tres de ellos tienen en conjunto alrededor de 30 procesos judiciales por cobro de dinero en su contra.

Amoroso recuerda que las penas por defraudación tributaria van entre uno y 10 años de prisión de acuerdo con el monto de los impuestos evadidos, así como la devolución del dinero y pagos de multas por hasta $ 39.600.

El director del SRI señala que este tipo de delitos “se ha acentuado desde el 2016”, pero el trabajo de la institución ha logrado detectar unas 850 empresas fantasmas con cerca de 20.000 clientes a nivel nacional. (I)

LA CIFRA
12
casos de defraudación tributaria se investigan en Azuay.

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fraude fiscal se encubre en 11 empresas fantasmas del Austro

El próximo lunes a las 11:00 se conocerá la sentencia de segunda instancia por un nuevo caso de defraudación tributaria en Cuenca.
FOTO: EL TIEMPO

Defraudación fiscal, testaferrismo y enriquecimiento ilícito son investigados por la Fiscalía y el Servicio de Rentas Internas en torno a 11 empresas fantasmas y 12 de sus clientes en el Austro del país.

El Servicio de Rentas Internas, SRI, analiza compras ficticias por $ 109’000.000 en el Austro, que presume, se hicieron a través de empresas fantasmas para defraudar al fisco. Un total de $ 228.556 ya han sido definidos como fraudulentos por sentencia judicial.

La Fiscalía, en tanto, investiga a 12 personas naturales o jurídicas que contrataron con empresas de papel, cuyos propietarios pueden estar relacionados en otro tipo de delitos en Azuay, Cañar y El Oro.

Minería y construcción son los principales negocios relacionados con empresas fantasma en el sur del país y con delitos conexos a ellas como falsificación de documentos públicos, enriquecimiento ilícito, testaferrismo, lavado de activos, tenencia de armas, abuso de confianza y rapto.

El director zonal del SRI, José Luis Vásquez, señala que la entidad trabaja en la detección de empresas fantasmas y coordina con la Fiscalía las acciones penales contra los clientes de las compañías de papel.

El fiscal provincial, Leonardo Amoroso, indica por su parte que los procesos de investigación son largos por la cantidad de documentación y pruebas recopiladas, pero están dentro de las prioridades de la institución que logró una de las dos únicas sentencias registradas en el país en casos relacionados a empresas de papel.

Operación
Quienes crean empresas de papel se sirven del robo o pérdida de documentos de ciudadanos para falsificar firmas y crear compañías que en la realidad no existen.

Adriana L. es una de las víctimas de este tipo de hechos. Ella perdió su cédula y meses después recibió una notificación judicial de investigaciones por ventas en su nombre que superan $ 1’000.000, dinero que “ni siquiera me he imaginado tener”, asegura.

Al igual que ella cuidadores de carros, electromecánicos, migrantes, jubilados e incluso personas fallecidas aparecen como socios o presidentes de empresas que existen solo en el papel, y de las que ellos desconocían totalmente.

Los dos sectores mayormente ligados a las empresas fantasmas en el Austro son la construcción civil y la minería en pequeña escala, esto según las investigaciones del SRI y la Fiscalía Provincial del Azuay.

Dentro del sector de la construcción se registran casos de contratistas del Municipio de Cuenca y la Prefectura del Azuay que utilizan a empresas fantasmas para evadir impuestos. En el caso denominado ‘RU y RN’, sentenciado este 2019 con prisión de siete años para uno de los investigados y multas económicas por fraude fiscal que bordean los $ 250.000, se procesó a un contratista que había obtenido obras en las dos entidades públicas.

Las constructoras investigadas compran facturas falsas a empresas fantasmas. Los fondos de la evasión son desviados a cuentas bancarias bajo su nombre en distintas entidades bancarias, esto de acuerdo con las indagaciones de la Fiscalía en el Azuay.

En tanto, las compañías vinculadas a la minería se prestan para crear empresas fantasmas y para comprar facturas a sociedades cuyos representantes legales han sido investigados por otro tipo de delitos.

De acuerdo a los registros del SRI, de las 11 empresas fantasma detectadas en el Austro, siete están vinculadas a temas mineros. En la lista pública de las registradas en la página web del SRI se cuentan las mineras Orchu, The Best Gold, La Envidia 1, Metalsur, Comgold y dos personas naturales vinculadas a una sociedad minera con su presunto domicilio en Camilo Ponce Enríquez.

Existen también casos en los que las mineras se vinculan a empresas constructoras para cometer defraudación tributaria. En el caso ‘RU y RN’ la Fiscalía sostuvo que la compañía de obras civiles procesada compraba facturas falsas por concepto de “compra y venta de oro”.

El director del SRI señala que, a más de la construcción y la minería, las empresas fantasmas fingen la venta de artículos por Internet, comercio de ropa y calzado, teléfonos celulares, venta de licor, tecnología o servicios profesionales con domicilios y mercadería que son falsos.

Otros delitos
El fiscal Amoroso sostiene que como delitos conexos a la defraudación tributaria se analizan temas como la falsificación de documentos e identidad, testaferrismo y lavado de activos.

De acuerdo con el sistema de procesos de la Función Judicial, siete personas investigadas por presunta defraudación tributaria presentan antecedentes penales previos por estafa, enriquecimiento ilícito, lavado de activos, abuso de confianza, tenencia de armas, rapto y cobros de dinero en Huaquillas, Machala, Camilo Ponce Enríquez, Gualaceo, Azogues y Cuenca. Además, tres de ellos tienen en conjunto alrededor de 30 procesos judiciales por cobro de dinero en su contra.

Amoroso recuerda que las penas por defraudación tributaria van entre uno y 10 años de prisión de acuerdo con el monto de los impuestos evadidos, así como la devolución del dinero y pagos de multas por hasta $ 39.600.

El director del SRI señala que este tipo de delitos “se ha acentuado desde el 2016”, pero el trabajo de la institución ha logrado detectar unas 850 empresas fantasmas con cerca de 20.000 clientes a nivel nacional. (I)

LA CIFRA
12
casos de defraudación tributaria se investigan en Azuay.

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.