El trabajo infantil sigue afectando a la niñez en Azuay

La desigualdad social o la pobreza, que se asocia con factores como el analfabetismo, la falta de trabajo decente, la ausencia de opciones viables, la demanda de mano de obra infantil barata, la migración, la deserción escolar y las violencias de todos tipos son las causas asociadas al trabajo infantil.   


Josué se levanta todos los días a las 04:00 para ordeñar las vacas y llevarlas a pastar. Tiene solo 12 años pero la situación familiar lo empuja a ayudar a su mamá. María Auquillas, su progenitora, vende queso y leche fuera de la Feria Libre.  


“El niño me tiene que ayudar, no queda de otra. Tengo tres, más pequeños. Él es el pilar para sus hermanos”, lamenta la madre mientras carga en su espalda a su último hijo.


Josué va a un colegio en Chiquintad. Procura “no faltar mucho” a las clases, aunque hay días que debe apoyar más a su madre. Él se encarga de los animales y de un pedazo de terreno que tienen. Lo hace desde los ocho años y cuando no llueve se siente incluso orgulloso de poder amparar a su familia con su trabajo.


La definición de trabajo infantil, según la Organización Internacional del Trabajo, es la actividad económica que incluye a niñas, niños y adolescentes ocupados en la producción económica, menores a 18 años. Se excluye del concepto a las actividades reproductivas y las actividades domésticas en el propio hogar.


Sin embargo, el Consejo de Igualdad Intergeneracional, CNII, hace un llamado de atención sobre el trabajo doméstico infantil que es una forma no visibilizada de quehaceres.


Las tareas domésticas efectuadas por niñas, niños y adolescentes en sus casas, “en condiciones razonables y bajo la supervisión de personas cercanas pueden ser formativas”, mientras no interfieren con la educación o no ponen en La OIT considera tareas excesivas cuando el niño realiza labores por 14 horas o más, de lunes a viernes, dentro del mismo hogar.


“Ese espacio destinado muchas veces para el descanso, para la diversión, para el estudio, para dormir se consume en actividades propias de la casa en el sector rural”, destaca Juanita Bersosa, catedrática de la Universidad del Azuay y excoordinadora zonal 6 del Ministerio de Inclusión Social y Económico, MIES.
“La discusión de fondo es qué se considera trabajo infantil (...) No podemos hablar de erradicar el trabajo infantil si no hablamos de generar ingresos reales para las familias, si no generamos oportunidades que mejoren la condición de vida de las familias”, manifiesta la docente, quien conoce de cerca esta realidad de los hogares de la  provincia.


Anita Toledo, coordinadora zonal del Consejo Intergeneraciona de la zona 6 Azuay, Cañar y Morona Santiago, señala desde su institución se hizo un informe de observancia sobre el trabajo infantil. Los datos de la Primera Encuesta Nacional de Trabajo Infantil, ENTI, del Instituto Nacional de Estadística y Censos del 2012, los evaluaron y los contrastaron con los de las políticas públicas que se dan a escala  nacional.


A raíz de esto, y con los testimonios de los actores implicados en el trabajo infantil, su institución generó  recomendaciones al Ejecutivo y a los gobiernos autónomos descentralizados.


Según detalla Toledo, Azuay es de las provincias con más incidencia de concentración de trabajo infantil, con 9.3 por ciento. Esto sucede por varias condiciones que tiene la provincia, “es una zona agrícola, eso significa que se han generado condiciones para que niñas, niños y adolescentes trabajen en este sector”. El 66 por ciento de trabajo infantil, a escala nacional, se da en la zona rural, añade Toledo,


Considera que los esfuerzos de las instituciones  para erradicar el trabajo infantil deben ser enfocados más en la zona rural.
Las dos profesionales coinciden en que el trabajo infantil tiene consecuencias en todos los ámbitos de desarrollo de las niñas, niños y adolescentes y sus familias, “profundiza la desigualdad, viola los derechos humanos fundamentales de la infancia y la adolescencia, acelera los procesos de maduración, impidiendo o limitando el adecuado proceso educativo, restringe el futuro acceso a un trabajo decente, enfrentando a las niñas y niños a un ambiente adulto y a veces hostil y produciendo pérdida de la autoestima”.


En el ámbito escolar es común verlos retrasados en sus estudios, somnolientos, cansados, lo que se evidencia en el bajo rendimiento académico.
Las actividades laborales exponen a varios riesgos y enfermedades, como afectaciones en el crecimiento, dolores en las articulaciones y deformaciones óseas. También se han registrado heridas, cortes, laceraciones e infecciones, por el uso de herramientas corto punzantes y maquinaria pesada.


Las niñas, niños y adolescentes trabajadores no logran completar sus estudios básicos o de bachillerato y no pueden acceder cuando son adultos a un empleo remunerado y  muchas veces  son víctimas del desempleo, subempleo y explotación, lo que los mantiene junto con sus familias en la pobreza y extrema pobreza. El trabajo infantil no solo es un problema en sí mismo, sino, ante todo, es una restricción para el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes, subrayan Bersosa y Toledo.


Hoy y mañana, en la Universidad del Azuay, se llevará a cabo el Primer Congreso Nacional sobre la Erradicación del Trabajo Infantil en el Ecuador. (I)


9,3por ciento de niñas, niños y adolescentes que trabajan se concentran en Azuay.
Proyecto winari. La meta es reducir el número de niñas y niños indígenas involucrados en trabajo infantil peligroso.
Concentración. Por lugar de residencia, 1 de cada 10 niñas, niños y adolescentes trabajadores, entre cinco y 14 años, se localizan en Guayas.
Alta incidencia. Cotopaxi, Chimborazo y Azuay también presentan alta incidencia y concentración de trabajo infantil, según la encuesta ENTI.


La discusión se ha centrado en cómo erradicar el trabajo infantil en situación de riesgo”.
Juanita Bersosa
Catedrática Universidad del Azuay

Mihaela Ionela Badin
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El trabajo infantil sigue afectando a la niñez en Azuay

La desigualdad social o la pobreza, que se asocia con factores como el analfabetismo, la falta de trabajo decente, la ausencia de opciones viables, la demanda de mano de obra infantil barata, la migración, la deserción escolar y las violencias de todos tipos son las causas asociadas al trabajo infantil.   


Josué se levanta todos los días a las 04:00 para ordeñar las vacas y llevarlas a pastar. Tiene solo 12 años pero la situación familiar lo empuja a ayudar a su mamá. María Auquillas, su progenitora, vende queso y leche fuera de la Feria Libre.  


“El niño me tiene que ayudar, no queda de otra. Tengo tres, más pequeños. Él es el pilar para sus hermanos”, lamenta la madre mientras carga en su espalda a su último hijo.


Josué va a un colegio en Chiquintad. Procura “no faltar mucho” a las clases, aunque hay días que debe apoyar más a su madre. Él se encarga de los animales y de un pedazo de terreno que tienen. Lo hace desde los ocho años y cuando no llueve se siente incluso orgulloso de poder amparar a su familia con su trabajo.


La definición de trabajo infantil, según la Organización Internacional del Trabajo, es la actividad económica que incluye a niñas, niños y adolescentes ocupados en la producción económica, menores a 18 años. Se excluye del concepto a las actividades reproductivas y las actividades domésticas en el propio hogar.


Sin embargo, el Consejo de Igualdad Intergeneracional, CNII, hace un llamado de atención sobre el trabajo doméstico infantil que es una forma no visibilizada de quehaceres.


Las tareas domésticas efectuadas por niñas, niños y adolescentes en sus casas, “en condiciones razonables y bajo la supervisión de personas cercanas pueden ser formativas”, mientras no interfieren con la educación o no ponen en La OIT considera tareas excesivas cuando el niño realiza labores por 14 horas o más, de lunes a viernes, dentro del mismo hogar.


“Ese espacio destinado muchas veces para el descanso, para la diversión, para el estudio, para dormir se consume en actividades propias de la casa en el sector rural”, destaca Juanita Bersosa, catedrática de la Universidad del Azuay y excoordinadora zonal 6 del Ministerio de Inclusión Social y Económico, MIES.
“La discusión de fondo es qué se considera trabajo infantil (...) No podemos hablar de erradicar el trabajo infantil si no hablamos de generar ingresos reales para las familias, si no generamos oportunidades que mejoren la condición de vida de las familias”, manifiesta la docente, quien conoce de cerca esta realidad de los hogares de la  provincia.


Anita Toledo, coordinadora zonal del Consejo Intergeneraciona de la zona 6 Azuay, Cañar y Morona Santiago, señala desde su institución se hizo un informe de observancia sobre el trabajo infantil. Los datos de la Primera Encuesta Nacional de Trabajo Infantil, ENTI, del Instituto Nacional de Estadística y Censos del 2012, los evaluaron y los contrastaron con los de las políticas públicas que se dan a escala  nacional.


A raíz de esto, y con los testimonios de los actores implicados en el trabajo infantil, su institución generó  recomendaciones al Ejecutivo y a los gobiernos autónomos descentralizados.


Según detalla Toledo, Azuay es de las provincias con más incidencia de concentración de trabajo infantil, con 9.3 por ciento. Esto sucede por varias condiciones que tiene la provincia, “es una zona agrícola, eso significa que se han generado condiciones para que niñas, niños y adolescentes trabajen en este sector”. El 66 por ciento de trabajo infantil, a escala nacional, se da en la zona rural, añade Toledo,


Considera que los esfuerzos de las instituciones  para erradicar el trabajo infantil deben ser enfocados más en la zona rural.
Las dos profesionales coinciden en que el trabajo infantil tiene consecuencias en todos los ámbitos de desarrollo de las niñas, niños y adolescentes y sus familias, “profundiza la desigualdad, viola los derechos humanos fundamentales de la infancia y la adolescencia, acelera los procesos de maduración, impidiendo o limitando el adecuado proceso educativo, restringe el futuro acceso a un trabajo decente, enfrentando a las niñas y niños a un ambiente adulto y a veces hostil y produciendo pérdida de la autoestima”.


En el ámbito escolar es común verlos retrasados en sus estudios, somnolientos, cansados, lo que se evidencia en el bajo rendimiento académico.
Las actividades laborales exponen a varios riesgos y enfermedades, como afectaciones en el crecimiento, dolores en las articulaciones y deformaciones óseas. También se han registrado heridas, cortes, laceraciones e infecciones, por el uso de herramientas corto punzantes y maquinaria pesada.


Las niñas, niños y adolescentes trabajadores no logran completar sus estudios básicos o de bachillerato y no pueden acceder cuando son adultos a un empleo remunerado y  muchas veces  son víctimas del desempleo, subempleo y explotación, lo que los mantiene junto con sus familias en la pobreza y extrema pobreza. El trabajo infantil no solo es un problema en sí mismo, sino, ante todo, es una restricción para el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes, subrayan Bersosa y Toledo.


Hoy y mañana, en la Universidad del Azuay, se llevará a cabo el Primer Congreso Nacional sobre la Erradicación del Trabajo Infantil en el Ecuador. (I)


9,3por ciento de niñas, niños y adolescentes que trabajan se concentran en Azuay.
Proyecto winari. La meta es reducir el número de niñas y niños indígenas involucrados en trabajo infantil peligroso.
Concentración. Por lugar de residencia, 1 de cada 10 niñas, niños y adolescentes trabajadores, entre cinco y 14 años, se localizan en Guayas.
Alta incidencia. Cotopaxi, Chimborazo y Azuay también presentan alta incidencia y concentración de trabajo infantil, según la encuesta ENTI.


La discusión se ha centrado en cómo erradicar el trabajo infantil en situación de riesgo”.
Juanita Bersosa
Catedrática Universidad del Azuay

Mihaela Ionela Badin
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.