El tamizaje revela 38 casos de patologías metabólicas

 Un llanto desesperado de aproximadamente seis minutos tuvo que consolar Carolina Guapizaca. A su hijo Brian de cuatro días de nacido le habían aplicado el tamizaje neonatal, un procedimiento obligatorio para recién nacidos que rige desde 2011.


Esta prueba  permite detectar cuatro enfermedades: hipotiroidismo congénito, hiperplasia suprarrenal, galactosemia y la fenilcetonuria. Además permite prevenir la muerte precoz.


Brian es parte de los 2.072 recién nacidos en 2019 registrados en la Coordinación Zonal de Salud a quienes se les practicó la prueba de talón para analizar su estado de salud.  


Uno de esos resultados lo recibió Paola Celi, una madre primeriza de la parroquia Sinincay, quien verificó que su niña goza de salud.
Los bebés de Guapizaca y Celi, quienes son atendidos en el Centro de Salud Nicanor Merchán, pasarán por un control preventivo cada mes por parte del equipo médico de salud para que tengan un desarrollo adecuado.


Pero no todos corrieron con la misma suerte. En lo que va del 2019, solo en Cuenca se han reportado 38 casos positivos y en Azuay 70, detectando dos enfermedades más frecuentes: hipotiroidismo congénito, que es la disfunción de la glándula tiroidea, y la hiperplasia suprarrenal, que puede causar problemas con el crecimiento y el desarrollo normales de los niños, e incluso poner en riesgo la vida.


Así lo informó Andrea Ponce, responsable de la calidad de los servicios de salud y del Programa de Tamizaje Neonatal, quien explicó que la prueba debe realizarse desde las 72 horas de nacido hasta los 28 días.


De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, cada niño o niña que presenta un caso positivo recibe un tratamiento integral, “con una atención y servicios de salud gratuitos, un seguimiento permanente de la salud, así como también reciben medicina de manera continua en el centro de salud más cercano a su domicilio”.


Proceso
Este tamizaje se lo efectúa en los hospitales y centros de salud públicos y privados y es una muestra de sangre del talón del recién nacido que se lo puede hacer en cualquiera de los dos talones, “pero generalmente se lo efectúa en el izquierdo”, relató Ponce.


La sangre  se recolecta en un papel filtro que se manda analizar a laboratorios especializados en Quito, a fin de detectar la presencia de enfermedades metabólicas.


Los resultados se tienen en un promedio de siete días y, de ser normales, se notifica a los padres 28 días después del nacimiento. Mientras que, si se encuentra alguna anomalía, los padres son citados para hacer pruebas confirmatorias que lleven a un diagnóstico temprano.


En el caso de sobrepasar esta fecha, se podrá realizar la prueba sólo bajo valoración médica previa. “Luego del seguimiento de los pacientes, los casos que se consideren sospechosos tendrán una nueva valoración médica, exámenes confirmatorios y el traslado del paciente a una unidad médica especializada, si el resultado es positivo”, acotó la especialista.


Recalcó que en el caso de que el médico a cargo de la prueba, solicite un tamizaje ampliado, se pueden detectar otras enfermedades.

Prematuros
En los niños prematuros el proceso es diferente. Se debe esperar que cumpla con el tiempo a término de nacimiento, “pues sus hormonas están alteradas y puede desencadenar unos falsos positivos”.


En los centros de salud de Cuenca, a diario se atienden entre 10 y 15 recién nacidos para las pruebas de tamizaje neonatal, según la Coordinación de Salud.
María Verdugo, auxiliar de enfermería del centro de salud Nicanor Merchán, informó que generalmente  los padres de familia llegan en horarios tempranos, de 07:00 a 10:00, para realizar la prueba a sus hijos recién nacidos. (I)

El tamizaje revela 38 casos de patologías metabólicas

 Un llanto desesperado de aproximadamente seis minutos tuvo que consolar Carolina Guapizaca. A su hijo Brian de cuatro días de nacido le habían aplicado el tamizaje neonatal, un procedimiento obligatorio para recién nacidos que rige desde 2011.


Esta prueba  permite detectar cuatro enfermedades: hipotiroidismo congénito, hiperplasia suprarrenal, galactosemia y la fenilcetonuria. Además permite prevenir la muerte precoz.


Brian es parte de los 2.072 recién nacidos en 2019 registrados en la Coordinación Zonal de Salud a quienes se les practicó la prueba de talón para analizar su estado de salud.  


Uno de esos resultados lo recibió Paola Celi, una madre primeriza de la parroquia Sinincay, quien verificó que su niña goza de salud.
Los bebés de Guapizaca y Celi, quienes son atendidos en el Centro de Salud Nicanor Merchán, pasarán por un control preventivo cada mes por parte del equipo médico de salud para que tengan un desarrollo adecuado.


Pero no todos corrieron con la misma suerte. En lo que va del 2019, solo en Cuenca se han reportado 38 casos positivos y en Azuay 70, detectando dos enfermedades más frecuentes: hipotiroidismo congénito, que es la disfunción de la glándula tiroidea, y la hiperplasia suprarrenal, que puede causar problemas con el crecimiento y el desarrollo normales de los niños, e incluso poner en riesgo la vida.


Así lo informó Andrea Ponce, responsable de la calidad de los servicios de salud y del Programa de Tamizaje Neonatal, quien explicó que la prueba debe realizarse desde las 72 horas de nacido hasta los 28 días.


De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública, cada niño o niña que presenta un caso positivo recibe un tratamiento integral, “con una atención y servicios de salud gratuitos, un seguimiento permanente de la salud, así como también reciben medicina de manera continua en el centro de salud más cercano a su domicilio”.


Proceso
Este tamizaje se lo efectúa en los hospitales y centros de salud públicos y privados y es una muestra de sangre del talón del recién nacido que se lo puede hacer en cualquiera de los dos talones, “pero generalmente se lo efectúa en el izquierdo”, relató Ponce.


La sangre  se recolecta en un papel filtro que se manda analizar a laboratorios especializados en Quito, a fin de detectar la presencia de enfermedades metabólicas.


Los resultados se tienen en un promedio de siete días y, de ser normales, se notifica a los padres 28 días después del nacimiento. Mientras que, si se encuentra alguna anomalía, los padres son citados para hacer pruebas confirmatorias que lleven a un diagnóstico temprano.


En el caso de sobrepasar esta fecha, se podrá realizar la prueba sólo bajo valoración médica previa. “Luego del seguimiento de los pacientes, los casos que se consideren sospechosos tendrán una nueva valoración médica, exámenes confirmatorios y el traslado del paciente a una unidad médica especializada, si el resultado es positivo”, acotó la especialista.


Recalcó que en el caso de que el médico a cargo de la prueba, solicite un tamizaje ampliado, se pueden detectar otras enfermedades.

Prematuros
En los niños prematuros el proceso es diferente. Se debe esperar que cumpla con el tiempo a término de nacimiento, “pues sus hormonas están alteradas y puede desencadenar unos falsos positivos”.


En los centros de salud de Cuenca, a diario se atienden entre 10 y 15 recién nacidos para las pruebas de tamizaje neonatal, según la Coordinación de Salud.
María Verdugo, auxiliar de enfermería del centro de salud Nicanor Merchán, informó que generalmente  los padres de familia llegan en horarios tempranos, de 07:00 a 10:00, para realizar la prueba a sus hijos recién nacidos. (I)