El legado profesional que deja Restrepo

Fotografía de archivo fechada el 5 de julio de 2019 que muestra al maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Javier Darío Restrepo.

El periodista comenzó su carrera en 1957 y dedicó 27 años de su vida profesional a la televisión, 18 de los cuales trabajó como reportero del noticiero ‘24 Horas’. También fue columnista de varios diarios.

El periodista colombiano Javier Darío Restrepo, un referente de la ética del oficio en toda Iberoamérica y maestro de la Fundación Gabo desde 1995, falleció el domingo a los 87 años, informó la fundación a la que dedicó los últimos años de su vida.

Su fallecimiento ocurrió en Bogotá, un día después de regresar de Medellín donde la semana pasada participó en la séptima edición del Festival Gabo, en la cual presentó el viernes último su más reciente libro, ‘La constelación ética’.

Restrepo comenzó su dilatada carrera en 1957 y dedicó 27 años de su vida profesional a la televisión, 18 de los cuales trabajó como reportero del noticiero ‘24 Horas’. También fue columnista de los diarios El Tiempo, El Espectador y El Colombiano, entre otros, así como catedrático de la prestigiosa Universidad de los Andes.

Por su contribución al oficio, en 2014 recibió el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo. En ese entonces la Fundación Gabo reconoció también su “defensa de la tradición del periodismo de calidad y la voluntad de asumir los retos de los tiempos nuevos”.

Tras recibir el premio, Restrepo explicó a Efe que la clave del galardón radicaba en el hecho de que hacía énfasis “en la importancia que en este momento tiene la ética para los periodistas teniendo en cuenta esa especie de terror-ambiente que hay frente a todo lo de la tecnología digital”.

La ética periodística en los tiempos de cambio que vive el periodismo era una de las grandes pasiones de Restrepo, quien dirigía desde 2000 el consultorio de la Fundación Gabo en el que recibía con frecuencia consultas de profesionales de toda Iberoamérica.
Restrepo afirmaba que “en ética nadie es juez de nadie, salvo de uno mismo, porque solo uno sabe las motivaciones y circunstancias de sus acciones”.

Autor de 22 libros, fue ganador del Premio Nacional de Círculo de Periodistas de Bogotá en la categoría de prensa en 1993, así como del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 1985 y 1986. Además recibió los premios San Gabriel del Episcopado Colombiano en 1994, Germán Arciniegas de la Editorial Planeta en 1995 y el Premio Latinoamericano a la Ética Periodística otorgado por el Centro Latinoamericano de Periodismo, CELAP), auspiciado por la Universidad Internacional de la Florida, en 1997.

Tras su muerte, la Fundación Gabo calificó a Restrepo en un comunicado como “Pilar y guía en el ejercicio del periodismo ético en Iberoamérica”.

La Fundación para la Libertad de Prensa consideró que no solo fue “un maestro del periodismo, sino que fue esencial en al defensa de la libertad de prensa”. (I)

El legado profesional que deja Restrepo

Fotografía de archivo fechada el 5 de julio de 2019 que muestra al maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Javier Darío Restrepo.

El periodista comenzó su carrera en 1957 y dedicó 27 años de su vida profesional a la televisión, 18 de los cuales trabajó como reportero del noticiero ‘24 Horas’. También fue columnista de varios diarios.

El periodista colombiano Javier Darío Restrepo, un referente de la ética del oficio en toda Iberoamérica y maestro de la Fundación Gabo desde 1995, falleció el domingo a los 87 años, informó la fundación a la que dedicó los últimos años de su vida.

Su fallecimiento ocurrió en Bogotá, un día después de regresar de Medellín donde la semana pasada participó en la séptima edición del Festival Gabo, en la cual presentó el viernes último su más reciente libro, ‘La constelación ética’.

Restrepo comenzó su dilatada carrera en 1957 y dedicó 27 años de su vida profesional a la televisión, 18 de los cuales trabajó como reportero del noticiero ‘24 Horas’. También fue columnista de los diarios El Tiempo, El Espectador y El Colombiano, entre otros, así como catedrático de la prestigiosa Universidad de los Andes.

Por su contribución al oficio, en 2014 recibió el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo. En ese entonces la Fundación Gabo reconoció también su “defensa de la tradición del periodismo de calidad y la voluntad de asumir los retos de los tiempos nuevos”.

Tras recibir el premio, Restrepo explicó a Efe que la clave del galardón radicaba en el hecho de que hacía énfasis “en la importancia que en este momento tiene la ética para los periodistas teniendo en cuenta esa especie de terror-ambiente que hay frente a todo lo de la tecnología digital”.

La ética periodística en los tiempos de cambio que vive el periodismo era una de las grandes pasiones de Restrepo, quien dirigía desde 2000 el consultorio de la Fundación Gabo en el que recibía con frecuencia consultas de profesionales de toda Iberoamérica.
Restrepo afirmaba que “en ética nadie es juez de nadie, salvo de uno mismo, porque solo uno sabe las motivaciones y circunstancias de sus acciones”.

Autor de 22 libros, fue ganador del Premio Nacional de Círculo de Periodistas de Bogotá en la categoría de prensa en 1993, así como del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 1985 y 1986. Además recibió los premios San Gabriel del Episcopado Colombiano en 1994, Germán Arciniegas de la Editorial Planeta en 1995 y el Premio Latinoamericano a la Ética Periodística otorgado por el Centro Latinoamericano de Periodismo, CELAP), auspiciado por la Universidad Internacional de la Florida, en 1997.

Tras su muerte, la Fundación Gabo calificó a Restrepo en un comunicado como “Pilar y guía en el ejercicio del periodismo ético en Iberoamérica”.

La Fundación para la Libertad de Prensa consideró que no solo fue “un maestro del periodismo, sino que fue esencial en al defensa de la libertad de prensa”. (I)