El hormigón llega a la vía Biblián-Zhud

La amenaza del presidente Rafael Correa surtió efecto en la vía Biblián-Zhud: ayer, en el último día de plazo para iniciar los trabajos, la constructora Caminos empezó a colocar el hormigón en ese tramo de la vía Panamericana.
Ayer se empezó a colocar el hormigón en el sector de Buerán, en la vía Biblián-Zhud

Cuenca. El inicio de los trabajos se dio en el sector de Buerán, kilómetro 34, desde donde llegarán Inganilla, en el kilómetro 38.

La carretera, que en algunos tramos se encuentra completamente destruida, será hormigonada en un 65 por ciento y asfaltada con pavimento flexible en el restante 35 por ciento de sus 55 kilómetros de extensión.

Los tramos que tendrán asfalto o pavimento flexible son los ubicados en las zonas de inestabilidad porque este material se adapta a las deformaciones del terreno cuando se producen, en cambio, el hormigón se rompe, explicó Iván Martínez, superintendente de la obra.

También se mantendrá el asfalto en las zonas que atraviesan centros poblados como Biblián y Cañar, porque hay obras de infraestructura. Por ejemplo, si se pone una capa de 22 centímetros, las veredas quedan más bajas que la calzada.

Cumplimiento

El subsecretario de Obras Públicas, Rubén Bustamante, dijo que de esta manera se ha cumplido con la disposición del Gobierno de iniciar los trabajos este mes.

El presidente Correa había dado como plazo el 20 de noviembre para la colocación del hormigón en la vía Biblián-Zhud, bajo al amenaza de terminar unilateralmente con el contrato y hacer uso de las garantías bancarias.

Las obras tienen un plazo para su ejecución de 20 meses, es decir, deberá concluir hasta julio del 2010.

Luego de concluidos los trabajos, la empresa Caminos se encargará del mantenimiento durante cuatro años, bajo la modalidad de pago por el trabajo realizado y no se incluye dentro del monto del contrato, explicó Viviana Alvarado, gerente de Caminos.

La durabilidad de esta obra es superior a los 30 años.

Construcciones están financiadas

Según el subsecretario de Obras Públicas, Rubén Bustamante, quien estuvo como ministro encargado hasta la semana pasada, dijo que esta y otras obras viales en ejecución están financiadas.

"Tenemos perfectamente garantizados los recursos para toda la inversión que estamos haciendo", aseguró Bustamante y agregó que, debido a la disminución de ingresos al Presupuesto por la baja del petróleo, "a lo mejor no vamos a avanzar con la misma intensidad de inversión o de rendimiento de obra pública, pero la obra que está en ejecución está debidamente financiada".

Bustamante agregó que lo que se necesita es rendimiento, "espero que sea entre 800 y 1.000 metros diarios en un solo carril. Esperamos que no tengamos muchas complicaciones con el invierno".

Sin embargo, dijo que la decisión del presidente Rafael Correa es no ampliar plazos sin una justificación plena de que pueda hacer, como una catástrofe natural o alguna cosa similar. "Con las reglas del juego claras, creo que las cosas están suficientemente establecidas como para que cumplan", aseguró.

El hormigón llega a la vía Biblián-Zhud

Ayer se empezó a colocar el hormigón en el sector de Buerán, en la vía Biblián-Zhud

Cuenca. El inicio de los trabajos se dio en el sector de Buerán, kilómetro 34, desde donde llegarán Inganilla, en el kilómetro 38.

La carretera, que en algunos tramos se encuentra completamente destruida, será hormigonada en un 65 por ciento y asfaltada con pavimento flexible en el restante 35 por ciento de sus 55 kilómetros de extensión.

Los tramos que tendrán asfalto o pavimento flexible son los ubicados en las zonas de inestabilidad porque este material se adapta a las deformaciones del terreno cuando se producen, en cambio, el hormigón se rompe, explicó Iván Martínez, superintendente de la obra.

También se mantendrá el asfalto en las zonas que atraviesan centros poblados como Biblián y Cañar, porque hay obras de infraestructura. Por ejemplo, si se pone una capa de 22 centímetros, las veredas quedan más bajas que la calzada.

Cumplimiento

El subsecretario de Obras Públicas, Rubén Bustamante, dijo que de esta manera se ha cumplido con la disposición del Gobierno de iniciar los trabajos este mes.

El presidente Correa había dado como plazo el 20 de noviembre para la colocación del hormigón en la vía Biblián-Zhud, bajo al amenaza de terminar unilateralmente con el contrato y hacer uso de las garantías bancarias.

Las obras tienen un plazo para su ejecución de 20 meses, es decir, deberá concluir hasta julio del 2010.

Luego de concluidos los trabajos, la empresa Caminos se encargará del mantenimiento durante cuatro años, bajo la modalidad de pago por el trabajo realizado y no se incluye dentro del monto del contrato, explicó Viviana Alvarado, gerente de Caminos.

La durabilidad de esta obra es superior a los 30 años.

Construcciones están financiadas

Según el subsecretario de Obras Públicas, Rubén Bustamante, quien estuvo como ministro encargado hasta la semana pasada, dijo que esta y otras obras viales en ejecución están financiadas.

"Tenemos perfectamente garantizados los recursos para toda la inversión que estamos haciendo", aseguró Bustamante y agregó que, debido a la disminución de ingresos al Presupuesto por la baja del petróleo, "a lo mejor no vamos a avanzar con la misma intensidad de inversión o de rendimiento de obra pública, pero la obra que está en ejecución está debidamente financiada".

Bustamante agregó que lo que se necesita es rendimiento, "espero que sea entre 800 y 1.000 metros diarios en un solo carril. Esperamos que no tengamos muchas complicaciones con el invierno".

Sin embargo, dijo que la decisión del presidente Rafael Correa es no ampliar plazos sin una justificación plena de que pueda hacer, como una catástrofe natural o alguna cosa similar. "Con las reglas del juego claras, creo que las cosas están suficientemente establecidas como para que cumplan", aseguró.