El ‘Febres’ será un centro interpretativo de patrimonio

Un parquedadero municipal es el uso que se le da al edificio patrimonial de 140 años, que recibió a más de 1.300 estudiantes como unidad educativa.
FOTO: Diego Cáceres El Tiempo

La edificación que data de 1883 está convertida en un parqueadero municipal actualmente, pero el Municipio de Cuenca ya tiene un plan para su restauración que tendrá una inversión de 8’000.000 de dólares. Este año se harán obras emergentes y en 2021 la intervención integral.

Una fachada que se cae a pedazos y tumbados inservibles son la cara actual del edificio que fue sede del colegio Febres Cordero, en cuyo interior funciona como un parqueadero municipal. El Municipio plantea restaurar el bien en una primera fase con obras emergentes y la inversión inicial de 400.000 dólares.

La edificación considerada como un inmueble patrimonial funciona además como una escombrera y depósito de materiales de construcción.

El lugar donde hace tres años recibía a diario a 1.300 estudiantes y donde actualmente ni los servicios sanitarios están en buen estado, requiere de un presupuesto de 8’000.000 para su intervención integral y recuperación, según detalló Felipe Manosalvas, director del Departamento de Áreas Históricas y Patrimoniales del Municipio de Cuenca.

De acuerdo a la planificación, los estudios para las obras emergentes deben estar listas en este primer trimestre y las obras deben iniciar entre julio y agosto.

Está prevista la recuperación de la cubierta y la liberación de agregados que no corresponden a la edificación para evitar que continúe el deterioro, explicó Manosalvas y agregó que otras patologías significativas son las afecciones en la fachada que da a la calle Gran Colombia, donde se debe hacer una reestructuración de la cimentación y algunos muros.

Destino
Manosalvas sostuvo que la actual administración propone construir en el sitio un Centro de Interpretación Patrimonial para estudiar y promover la conservación del patrimonio de la ciudad.

“No se puede evitar que la edificación con un área patrimonial de 140 años, deje de ser educativo, de carácter lúdico y tecnológico, porque ese es su destino y así se plantea en su conservación”, aseguró.

En la parte externa donde funcionan algunos locales comerciales, Manosalvas indicó que se mantendrán por el concepto artesanal que poseen.

Patricio Zamora, director zonal del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural explicó que el proyecto involucra algunas etapas para devolver el edificio emblemático. El estudio en el que participan técnicos del INPC determinará cuál será el destino de la edificación.

Zamora afirmó que a más de darle una dotación cultural con el Centro de Interpretación, también se incluirá la parte administrativa.

En cuanto a los murales de la edificación, Zamora y Manosalvas coinciden en que se analizarán de qué época son y hacer las restauraciones respectivas. (I)

Sandra Altafulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El ‘Febres’ será un centro interpretativo de patrimonio

Un parquedadero municipal es el uso que se le da al edificio patrimonial de 140 años, que recibió a más de 1.300 estudiantes como unidad educativa.
FOTO: Diego Cáceres El Tiempo

La edificación que data de 1883 está convertida en un parqueadero municipal actualmente, pero el Municipio de Cuenca ya tiene un plan para su restauración que tendrá una inversión de 8’000.000 de dólares. Este año se harán obras emergentes y en 2021 la intervención integral.

Una fachada que se cae a pedazos y tumbados inservibles son la cara actual del edificio que fue sede del colegio Febres Cordero, en cuyo interior funciona como un parqueadero municipal. El Municipio plantea restaurar el bien en una primera fase con obras emergentes y la inversión inicial de 400.000 dólares.

La edificación considerada como un inmueble patrimonial funciona además como una escombrera y depósito de materiales de construcción.

El lugar donde hace tres años recibía a diario a 1.300 estudiantes y donde actualmente ni los servicios sanitarios están en buen estado, requiere de un presupuesto de 8’000.000 para su intervención integral y recuperación, según detalló Felipe Manosalvas, director del Departamento de Áreas Históricas y Patrimoniales del Municipio de Cuenca.

De acuerdo a la planificación, los estudios para las obras emergentes deben estar listas en este primer trimestre y las obras deben iniciar entre julio y agosto.

Está prevista la recuperación de la cubierta y la liberación de agregados que no corresponden a la edificación para evitar que continúe el deterioro, explicó Manosalvas y agregó que otras patologías significativas son las afecciones en la fachada que da a la calle Gran Colombia, donde se debe hacer una reestructuración de la cimentación y algunos muros.

Destino
Manosalvas sostuvo que la actual administración propone construir en el sitio un Centro de Interpretación Patrimonial para estudiar y promover la conservación del patrimonio de la ciudad.

“No se puede evitar que la edificación con un área patrimonial de 140 años, deje de ser educativo, de carácter lúdico y tecnológico, porque ese es su destino y así se plantea en su conservación”, aseguró.

En la parte externa donde funcionan algunos locales comerciales, Manosalvas indicó que se mantendrán por el concepto artesanal que poseen.

Patricio Zamora, director zonal del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural explicó que el proyecto involucra algunas etapas para devolver el edificio emblemático. El estudio en el que participan técnicos del INPC determinará cuál será el destino de la edificación.

Zamora afirmó que a más de darle una dotación cultural con el Centro de Interpretación, también se incluirá la parte administrativa.

En cuanto a los murales de la edificación, Zamora y Manosalvas coinciden en que se analizarán de qué época son y hacer las restauraciones respectivas. (I)

Sandra Altafulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.