Ecuador dice ¡basta! a la violencia machista

Activistas y ciudadanos hicieron un plantón ayer en el Parque Calderón como medida de rechazo a la violencia contra las mujeres.

Con ropa negra, carteles, velas y gritos de lucha, se desarrolló ayer en Cuenca el plantón protagonizado por activistas y ciudadanos en general que exigieron mejoras en las políticas públicas para prevenir la violencia de género, tras los hechos ocurridos este mes en el país.

Enero aún no termina y Martha, Diana, Andrea, Anita, entre otras mujeres, ya fueron víctimas de la violencia de género. En menos de ocho días, el país fue testigo de la violación grupal de una mujer en Quito por parte de sus amigos  y el asesinato de otra en Ibarra por su pareja, hechos que convocaron a activistas y ciudadanos a un plantón ayer.


Mujeres y hombres salieron ayer a las 17:00 al Parque Calderón con ropa negra, carteles, velas y gritos de lucha. Katherine Mosquera, coordinadora de la organización de Mujeres por el cambio, considera que los últimos acontecimientos “dejan ver la ausencia de políticas públicas claras que prevengan la violencia de género”.


Ella enfatizó que la violencia machista es un problema estructural que se invisibiliza y normaliza.  “Es alarmante que los casos de violencia hacia las mujeres se den a vista y paciencia de todo el mundo y no se esté haciendo nada. Es grave y preocupante que el Estado no pueda salvaguardar la vida de las mujeres”, sostuvo.


Lo ocurrido la semana pasada conmovió al país, pero las activistas recordaron que la violencia machista es un problema permanente. En el 2018, por ejemplo, se hicieron 4.141 denuncias por violencia de género en Azuay, según datos del Consejo de la Judicatura. En 2017 fueron 2.300, indicó Catalina Mendoza,  directora de esta dependencia.

Políticas
Para María Isabel Cordero, subdirectora de la Fundación Sendas, “hay una deuda del Estado para frenar la violencia machista”. Ella considera que no se ha trabajado en un cambio educativo y cultural “que vaya erradicando esa visión del macho que agrede, abusa y mata a una mujer”.
Cordero sostiene que la mayoría de agresiones ocurre en un ambiente de confianza (familiares, amigos, parejas), “estas conductas a veces no son detectadas por las víctimas, porque se suponen que están en un ambiente seguro”.


Advierte que hombres y mujeres cumplen un rol importante para cambiar esa realidad: “Necesitamos una sociedad más solidaria, que no juzgue a una víctima, que no la acuse, que frene el acoso en las calles, que no sea un testigo silencioso de agresiones”.
Además,  insiste en que hace falta un sistema de justicia eficaz, ya que las víctimas sienten desconfianza al poner una denuncia por el proceso y los tramites que deben enfrentar, que implica tiempo y recursos, por lo que algunas abandonan los casos.


Frente a esto, Mendoza indicó que, si bien se realiza un trabajo para mejorar la atención oportuna para las víctimas de violencia, hay casos en los que el sistema de justicia las ha jerarquizado. “Mientras más edad tiene la víctima, es más difícil que sea considerada idónea del sistema judicial. Por eso es importante que estemos atentos para que no se genere una revictimización”.  


Expresó también que hay una victimización que se da en el entorno social. “Las redes sociales están jugando un papel protagónico, pues las víctimas tienen que desvirtuar una serie de acusaciones en su contra, este es un indicativo de la falta de progreso social que enfrentamos”. (I)


CASOS. En el primer mes del año ya se han dado al menos cinco casos de violencia hacia las mujeres, que conmocionaron al país.
ACCIONES. Las activistas exigieron en el plantón una mejora en las políticas públicas de prevención de la violencia de género
DENUNCIAS. Las denuncias se duplicaron en el 2018 con respecto al 2017. Una de las causas es que las mujeres se animan más a denunciar.
4.141 denuncias por violencia de género se receptaron en Azuay en el 2018.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ecuador dice ¡basta! a la violencia machista

Activistas y ciudadanos hicieron un plantón ayer en el Parque Calderón como medida de rechazo a la violencia contra las mujeres.

Con ropa negra, carteles, velas y gritos de lucha, se desarrolló ayer en Cuenca el plantón protagonizado por activistas y ciudadanos en general que exigieron mejoras en las políticas públicas para prevenir la violencia de género, tras los hechos ocurridos este mes en el país.

Enero aún no termina y Martha, Diana, Andrea, Anita, entre otras mujeres, ya fueron víctimas de la violencia de género. En menos de ocho días, el país fue testigo de la violación grupal de una mujer en Quito por parte de sus amigos  y el asesinato de otra en Ibarra por su pareja, hechos que convocaron a activistas y ciudadanos a un plantón ayer.


Mujeres y hombres salieron ayer a las 17:00 al Parque Calderón con ropa negra, carteles, velas y gritos de lucha. Katherine Mosquera, coordinadora de la organización de Mujeres por el cambio, considera que los últimos acontecimientos “dejan ver la ausencia de políticas públicas claras que prevengan la violencia de género”.


Ella enfatizó que la violencia machista es un problema estructural que se invisibiliza y normaliza.  “Es alarmante que los casos de violencia hacia las mujeres se den a vista y paciencia de todo el mundo y no se esté haciendo nada. Es grave y preocupante que el Estado no pueda salvaguardar la vida de las mujeres”, sostuvo.


Lo ocurrido la semana pasada conmovió al país, pero las activistas recordaron que la violencia machista es un problema permanente. En el 2018, por ejemplo, se hicieron 4.141 denuncias por violencia de género en Azuay, según datos del Consejo de la Judicatura. En 2017 fueron 2.300, indicó Catalina Mendoza,  directora de esta dependencia.

Políticas
Para María Isabel Cordero, subdirectora de la Fundación Sendas, “hay una deuda del Estado para frenar la violencia machista”. Ella considera que no se ha trabajado en un cambio educativo y cultural “que vaya erradicando esa visión del macho que agrede, abusa y mata a una mujer”.
Cordero sostiene que la mayoría de agresiones ocurre en un ambiente de confianza (familiares, amigos, parejas), “estas conductas a veces no son detectadas por las víctimas, porque se suponen que están en un ambiente seguro”.


Advierte que hombres y mujeres cumplen un rol importante para cambiar esa realidad: “Necesitamos una sociedad más solidaria, que no juzgue a una víctima, que no la acuse, que frene el acoso en las calles, que no sea un testigo silencioso de agresiones”.
Además,  insiste en que hace falta un sistema de justicia eficaz, ya que las víctimas sienten desconfianza al poner una denuncia por el proceso y los tramites que deben enfrentar, que implica tiempo y recursos, por lo que algunas abandonan los casos.


Frente a esto, Mendoza indicó que, si bien se realiza un trabajo para mejorar la atención oportuna para las víctimas de violencia, hay casos en los que el sistema de justicia las ha jerarquizado. “Mientras más edad tiene la víctima, es más difícil que sea considerada idónea del sistema judicial. Por eso es importante que estemos atentos para que no se genere una revictimización”.  


Expresó también que hay una victimización que se da en el entorno social. “Las redes sociales están jugando un papel protagónico, pues las víctimas tienen que desvirtuar una serie de acusaciones en su contra, este es un indicativo de la falta de progreso social que enfrentamos”. (I)


CASOS. En el primer mes del año ya se han dado al menos cinco casos de violencia hacia las mujeres, que conmocionaron al país.
ACCIONES. Las activistas exigieron en el plantón una mejora en las políticas públicas de prevención de la violencia de género
DENUNCIAS. Las denuncias se duplicaron en el 2018 con respecto al 2017. Una de las causas es que las mujeres se animan más a denunciar.
4.141 denuncias por violencia de género se receptaron en Azuay en el 2018.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.