Denuncia de abuso sexual ocurrido hace 50 años

Una denuncia de supuesto abuso sexual conmueve de nuevo a la ciudad. Esta vez se trata del ciudadano Jorge Palacios, de 63 años, quien asegura que fue víctima de violación, hace 50 años, del reconocido religioso cuencano, el cura César C. M.

Palacios, junto a su familia, convocó ayer a los medios de comunicación para dar a conocer su caso, y que además hizo público la semana pasada en un canal nacional de televisión. Denunció que entre los cinco hasta los 14-15 años fue abusado sexualmente por el sacerdote, aunque no reveló hasta hace 10 a su familia por vergüenza.

Según cuenta, iba a la escuela de la plazoleta Víctor J. Cuesta al catequismo y, como era una “niño permisivo”, que no sabía distinguir entre el bien y el mal, toleró que el cura le abusara: “el padre vio en mí que yo podía ser una presa fácil de sus necesidades”.

Afirma que el sacerdote le concedió una beca para que estudiara en la antigua escuela Miguel Ortiz y que había profesores que por miedo permitían que los alumnos “amanezcamos con el padre, en su habitación”. Menciona a un compañero con el que el cura le pedía que “estén juntos”.

Denuncia
En noviembre de 2010, según indica Jorge P. y con base en un documento de la Junta Cantonal de Protección de Derechos, se prohibe “acercarse o mantener cualquier tipo de contacto con los niños, niñas y adolescentes que estudian en las escuelas y colegios católicos regentados por César C.M.

El fiscal Adrián Rojas manifiesta que en este caso no se ha iniciado un proceso penal: “hemos revisado y no existe ingreso de la noticia del delito”.

Sin embargo, Rojas aclara que si la supuesta infracción se cometió hace 5o años, “al momento está prescrita”. Recuerda que, si se diera el caso, no fuera el primero, la semana anterior se dictó 13 años de cárcel para el sacerdote Germán V. “acusado por el presunto ilícito de abusos sexuales a una víctima de cinco años”.

Comisión Aampetra
El asambleísta por la provincia de Cañar, Juan Cárdenas, y miembro de la Comisión especializada ocasional Aampetra, creada para investigar los casos de abusos sexuales, está sorprendido con esta noticia e indica que se va poner en contacto con “la Secretaría (de la Comisión) para establecer la veracidad de esta información”.

Arquidiócesis
El secretario de comunicación de la Arquidiócesis de Cuenca, el padre Joffre Astudillo, informó que la semana pasada se entregó una carta en la que se relatan los acontecimientos del supuesto abuso y “adiciona una documentación que también es importante considerarla”. Asegura que se tomarán las medidas necesarias que la iglesia establece para estos casos.

Universidad Católica
Desde la Universidad Católica de Cuenca se comunica que el sacerdote es una “persona natural” y que desde el año 2013 ya no es rector de la institución, pero “nos condolemos con él”. Se aclara que la institución no tiene nada que ver con este caso. (I)

Encuesta INEC indica que este delito no suele hacerse público

De todas las mujeres que, según una encuesta del INEC, dijeron haber recibido insinuaciones sexuales, manoseo o represalias por negarse a propósitos de sus acosadores durante su etapa estudiantil, únicamente un reducido número presentó una denuncia.

El 11,9 por ciento de azuayas que lo sufrieron acusaron alguno de estos hechos en una institución educativa o judicial, según la Encuesta Nacional de Violencia de Género contra las Mujeres, realizada en el 2011 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC. A nivel nacional, este dato alcanza el 10,69 por ciento.

Una de las consultas del sondeo fue sobre casos ocurridos durante la vida estudiantil y se realizó a quienes, en algún momento, acudieron a escuelas, colegios o universidades. La encuesta dio cinco opciones y cerca del 60 por ciento de mujeres seleccionó dos de ellas: el miedo a las consecuencias y porque creía que no servía para nada. Los principales culpables de estas agresiones, según la encuesta del INEC, son los profesores porque fueron señalados como culpables por el 89,82 por ciento de las sondeadas a escala nacional.

En los casos de manoseos, los profesores fueron mencionados por el 78,76 por ciento de mujeres y en los de represalias el 82,44 por ciento. El resto de porcentaje está relacionado con autoridades o directivos y personal administrativo.

Desde el año pasado, se han incrementado las denuncias de abuso sexual en los colegios, según el Ministerio de Educación. (I)

Denuncia de abuso sexual ocurrido hace 50 años

Palacios, junto a su familia, convocó ayer a los medios de comunicación para dar a conocer su caso, y que además hizo público la semana pasada en un canal nacional de televisión. Denunció que entre los cinco hasta los 14-15 años fue abusado sexualmente por el sacerdote, aunque no reveló hasta hace 10 a su familia por vergüenza.

Según cuenta, iba a la escuela de la plazoleta Víctor J. Cuesta al catequismo y, como era una “niño permisivo”, que no sabía distinguir entre el bien y el mal, toleró que el cura le abusara: “el padre vio en mí que yo podía ser una presa fácil de sus necesidades”.

Afirma que el sacerdote le concedió una beca para que estudiara en la antigua escuela Miguel Ortiz y que había profesores que por miedo permitían que los alumnos “amanezcamos con el padre, en su habitación”. Menciona a un compañero con el que el cura le pedía que “estén juntos”.

Denuncia
En noviembre de 2010, según indica Jorge P. y con base en un documento de la Junta Cantonal de Protección de Derechos, se prohibe “acercarse o mantener cualquier tipo de contacto con los niños, niñas y adolescentes que estudian en las escuelas y colegios católicos regentados por César C.M.

El fiscal Adrián Rojas manifiesta que en este caso no se ha iniciado un proceso penal: “hemos revisado y no existe ingreso de la noticia del delito”.

Sin embargo, Rojas aclara que si la supuesta infracción se cometió hace 5o años, “al momento está prescrita”. Recuerda que, si se diera el caso, no fuera el primero, la semana anterior se dictó 13 años de cárcel para el sacerdote Germán V. “acusado por el presunto ilícito de abusos sexuales a una víctima de cinco años”.

Comisión Aampetra
El asambleísta por la provincia de Cañar, Juan Cárdenas, y miembro de la Comisión especializada ocasional Aampetra, creada para investigar los casos de abusos sexuales, está sorprendido con esta noticia e indica que se va poner en contacto con “la Secretaría (de la Comisión) para establecer la veracidad de esta información”.

Arquidiócesis
El secretario de comunicación de la Arquidiócesis de Cuenca, el padre Joffre Astudillo, informó que la semana pasada se entregó una carta en la que se relatan los acontecimientos del supuesto abuso y “adiciona una documentación que también es importante considerarla”. Asegura que se tomarán las medidas necesarias que la iglesia establece para estos casos.

Universidad Católica
Desde la Universidad Católica de Cuenca se comunica que el sacerdote es una “persona natural” y que desde el año 2013 ya no es rector de la institución, pero “nos condolemos con él”. Se aclara que la institución no tiene nada que ver con este caso. (I)

Encuesta INEC indica que este delito no suele hacerse público

De todas las mujeres que, según una encuesta del INEC, dijeron haber recibido insinuaciones sexuales, manoseo o represalias por negarse a propósitos de sus acosadores durante su etapa estudiantil, únicamente un reducido número presentó una denuncia.

El 11,9 por ciento de azuayas que lo sufrieron acusaron alguno de estos hechos en una institución educativa o judicial, según la Encuesta Nacional de Violencia de Género contra las Mujeres, realizada en el 2011 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, INEC. A nivel nacional, este dato alcanza el 10,69 por ciento.

Una de las consultas del sondeo fue sobre casos ocurridos durante la vida estudiantil y se realizó a quienes, en algún momento, acudieron a escuelas, colegios o universidades. La encuesta dio cinco opciones y cerca del 60 por ciento de mujeres seleccionó dos de ellas: el miedo a las consecuencias y porque creía que no servía para nada. Los principales culpables de estas agresiones, según la encuesta del INEC, son los profesores porque fueron señalados como culpables por el 89,82 por ciento de las sondeadas a escala nacional.

En los casos de manoseos, los profesores fueron mencionados por el 78,76 por ciento de mujeres y en los de represalias el 82,44 por ciento. El resto de porcentaje está relacionado con autoridades o directivos y personal administrativo.

Desde el año pasado, se han incrementado las denuncias de abuso sexual en los colegios, según el Ministerio de Educación. (I)