El décimo cubre solo parte del gasto educativo

Los padres de familia buscan los útiles escolares y los uniformes para tratar de abaratar los gastos.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Para los padres de familia y expertos en economía el décimo cuarto sueldo, conocido también como bono educativo, solo alcanza para cubrir el gasto de la colegiatura o de los útiles escolares, pero no el total.

Hasta mañana tienen oportunidad las empresas públicas y privadas de pagar el décimo cuarto sueldo a sus trabajadores, se conoce también como un ‘bono escolar’, pero según los padres de familia y expertos en economía este dinero no alcanza para cubrir todos los gastos de educación.

El director regional del Ministerio del Trabajo, Xavier Bermúdez, explica que el décimo cuarto sueldo corresponde a la doceava parte de un salario básico vital y se calcula del 30 de julio de 2018 al 1 de agosto de 2019, un año.

“Los trabajadores que estén dentro de ese lapso de tiempo tienen derecho a recibir 394 dólares completos”, relata Bermúdez y apunta a que en este mes lo reciben los trabajadores de la Sierra y Amazonía por el inicio del año lectivo en estas regiones del país.

Aclara que se trata de un bono para que los padres trabajadores “enfrenten los gastos de la colegiatura de sus hijos, pago de uniformes, entre otros”, recalcó.

Sin embargo, para los padres de familia el pago de este salario vital es muy poco, aseguran que no es suficiente para cubrir todos los gastos.

Alejandro Cún tiene tres hijos, que estudian en un colegio fiscal. Dos cursan primero de bachillerato y el mayor tercero de bachillerato. Aunque no cobran ni la matriculación, ni las pensiones, tiene que pagar uniforme escolar, que según sus cálculos invertirá unos 300 dólares.

Él incluye zapatos para los tres, uniforme de cultura física y el uniforme diario, con la ropa interior que son camisetas y medias para los tres.

A más de esto debe comprar los útiles que calcula gastar unos 160 dólares entre los tres. “En eso que le he dicho el décimo ya se ha ido y me ha de faltar”, porque tiene que comprar mochilas, aseguró Cún mientras veía precios en una librería en la avenida Fray Vicente Solano.

Para él es de gran alivio que los textos escolares se los entreguen en la institución fiscal, “si tuviera que compar libros, puff, ahí si que no avanzo”, dijo.

Por otra parte, Karina Gualán, inscribió a sus dos hijos mayores en una institución particular y si para Cún es complicado cubrir los gastos, para ella es aún más costosa la inversión y el décimo cuarto solo le sirve para completar para uniformes o matricula.

“No sé como hacemos con mi esposo para cubrir todos los gastos. Ahora que hago cuentas, no sé cómo avanzamos”, comentó.

Solo en uniformes gasta 300 dólares, en la lista de libros se van otros 300 dólares y en cuadernos 100, entre matrícula y pensión calcula otros 300 dólares.

El vicerrector académico de la Universidad Politécnica Salesiana, Luis Tobar, considera que este bono quedó solo para pagar deudas “un padre que tenga un hijo en la universidad no le avanza ni para la mitad de la matrícula”, agrega y su relato concuerda con el de los padres de familia. (I)

DATOS
-Denuncias. Para acusar a la empresa que no pague el décimo se puede dirigir al Ministerio del Trabajo y hacerlo.
-Fiscales. Las instituciones públicas son más económicas, sin embargo hay gastos para compraR uniformes y cuadernos.
-Alternativa. Los padres optan por guardar los libros de los hijos mayores y así evitan un nuevo gasto.

El décimo cubre solo parte del gasto educativo

Los padres de familia buscan los útiles escolares y los uniformes para tratar de abaratar los gastos.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Para los padres de familia y expertos en economía el décimo cuarto sueldo, conocido también como bono educativo, solo alcanza para cubrir el gasto de la colegiatura o de los útiles escolares, pero no el total.

Hasta mañana tienen oportunidad las empresas públicas y privadas de pagar el décimo cuarto sueldo a sus trabajadores, se conoce también como un ‘bono escolar’, pero según los padres de familia y expertos en economía este dinero no alcanza para cubrir todos los gastos de educación.

El director regional del Ministerio del Trabajo, Xavier Bermúdez, explica que el décimo cuarto sueldo corresponde a la doceava parte de un salario básico vital y se calcula del 30 de julio de 2018 al 1 de agosto de 2019, un año.

“Los trabajadores que estén dentro de ese lapso de tiempo tienen derecho a recibir 394 dólares completos”, relata Bermúdez y apunta a que en este mes lo reciben los trabajadores de la Sierra y Amazonía por el inicio del año lectivo en estas regiones del país.

Aclara que se trata de un bono para que los padres trabajadores “enfrenten los gastos de la colegiatura de sus hijos, pago de uniformes, entre otros”, recalcó.

Sin embargo, para los padres de familia el pago de este salario vital es muy poco, aseguran que no es suficiente para cubrir todos los gastos.

Alejandro Cún tiene tres hijos, que estudian en un colegio fiscal. Dos cursan primero de bachillerato y el mayor tercero de bachillerato. Aunque no cobran ni la matriculación, ni las pensiones, tiene que pagar uniforme escolar, que según sus cálculos invertirá unos 300 dólares.

Él incluye zapatos para los tres, uniforme de cultura física y el uniforme diario, con la ropa interior que son camisetas y medias para los tres.

A más de esto debe comprar los útiles que calcula gastar unos 160 dólares entre los tres. “En eso que le he dicho el décimo ya se ha ido y me ha de faltar”, porque tiene que comprar mochilas, aseguró Cún mientras veía precios en una librería en la avenida Fray Vicente Solano.

Para él es de gran alivio que los textos escolares se los entreguen en la institución fiscal, “si tuviera que compar libros, puff, ahí si que no avanzo”, dijo.

Por otra parte, Karina Gualán, inscribió a sus dos hijos mayores en una institución particular y si para Cún es complicado cubrir los gastos, para ella es aún más costosa la inversión y el décimo cuarto solo le sirve para completar para uniformes o matricula.

“No sé como hacemos con mi esposo para cubrir todos los gastos. Ahora que hago cuentas, no sé cómo avanzamos”, comentó.

Solo en uniformes gasta 300 dólares, en la lista de libros se van otros 300 dólares y en cuadernos 100, entre matrícula y pensión calcula otros 300 dólares.

El vicerrector académico de la Universidad Politécnica Salesiana, Luis Tobar, considera que este bono quedó solo para pagar deudas “un padre que tenga un hijo en la universidad no le avanza ni para la mitad de la matrícula”, agrega y su relato concuerda con el de los padres de familia. (I)

DATOS
-Denuncias. Para acusar a la empresa que no pague el décimo se puede dirigir al Ministerio del Trabajo y hacerlo.
-Fiscales. Las instituciones públicas son más económicas, sin embargo hay gastos para compraR uniformes y cuadernos.
-Alternativa. Los padres optan por guardar los libros de los hijos mayores y así evitan un nuevo gasto.