Debate por el matrimonio igualitario se vive en Cuenca

Activistas que participaron en favor del matrimonio igualitario durante las audiencias en Cuenca.

La Corte Constitucional tiene pocos días para resolver si la unión civil entre dos personas del mismo sexo es legal. El pedido de revisión fue solicitado por un juez de Pichincha, pero en Cuenca el debate se siente cercano, dos parejas esperan que la resolución sea afirmativa y aplique para todos.

La resolución que tome la Corte Constitucional sobre el matrimonio igualitario tiene sede en Quito y se debe a una petición de un juez de Pichincha, pero en Cuenca el debate se sigue muy de cerca. Dos parejas esperan que la Corte Constitucional emita un criterio que les permita cumplir un sueño: casarse.


Y es que aunque contraer matrimonio pueda parecer un trámite normal, típico y quizás hasta sencillo para muchas parejas en Ecuador, para la comunidad LGBTI es un derecho negado históricamente, un derecho al que pueden acceder si la Corte, a más de dar su criterio afirmativo sobre el matrimonio igualitario, aplica la norma ‘Erga omni’, que en su acepción latina conlleva una frase que ha sido una bandera de lucha “para todos”.


José Luis y Jacinto, una pareja de cuencanos que solicitó casarse en el Registro Civil, sigue de cerca el  tema. Ellos llevan su propia lucha y alistan medidas jurídicas para que se revierta la negativa que en septiembre recibieron de la Sala de lo Laboral de la Corte Provincial de Justicia para contraer matrimonio. También guardan esperanzas en que la Corte Constitucional les permita acceder a lo que consideran es un derecho negado.


“Solo queremos ser felices, solo queremos acceder a un derecho de todos los ecuatorianos, el derecho a casarnos. No le hacemos daño a nadie, no creemos justo tener que pedirle permiso a nadie para casarnos”, asegura José Luis.


En el país hay nueve casos de solicitudes de matrimonio igualitario, dos de ellos en Cuenca. Todos esperan por una resolución.


Argumentos
La Corte Constitucional analiza si, para el pedido de matrimonio igualitario, se puede aplicar la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CorteIDH, solicitada por Costa Rica pero válida para todos los países de la región, sobre la legalidad del trámite.


Braulio Álvarez, del colectivo ‘Todo por mis hijos’ que se opone al matrimonio igualitario, sostiene que dicha opinión consultiva no es vinculante y asegura que la única vía para que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio es a través de una reforma constitucional, ya sea desde de la Asamblea Nacional o mediante una consulta popular.


Álvarez también pone reparos a la participación del juez Ramiro Ávila Santamaría, constitucionalista de referencia internacional y activista por los Derechos Humanos, pues señala que patrocinó un caso de pedido de matrimonio igualitario años atrás, “lo que deja sombra de duda sobre su objetividad, por lo que debió excusarse”.


En contraparte, el constitucionalista Sebastián López indica que el juzgado “ni siquiera debió elevar el tema a la Corte Constitucional sino que tenía que aplicar directamente la opinión consultiva de la CorteIDH”.


López sostiene que una de las reglas máximas de la interpretación de las leyes es la de la aplicación de la norma más favorable a los derechos del ciudadano. En este caso, la resolución de la CorteIDH otorga el derecho al matrimonio igualitario, por lo que se superpone a lo que indica la Constitución.
Para López no es necesaria una reforma constitucional mediante la Asamblea Nacional o consulta popular, solo hace falta acoger la opinión consultiva y aplicarla para todos los casos similares.


Sobre la actuación del juez Ávila, López defiende la trayectoria del jurista y explica que si bien será él quien redacte el borrador de sentencia, esta tendrá que ser aprobada por el pleno de la Corte Constitucional para tener validez. Ambas partes están dispuestas a elevar el caso a instancias internacionales.


Mientras el debate jurídico toma forma en las aulas de Derecho, los pasillos de las cortes y los foros de abogados, Jacinto y José Luis, así como las otras ocho parejas más que han llevado sus casos a los juzgados y toda la comunidad LGBTI, aguardan para saber si el país “les otorga la venia” para casarse. (I)


La Corte Constitucional responderá hasta el 20 de mayo la consulta sobre la legalidad del matrimonio igualitario en el Ecuador.


CorteIDH. En enero del 2018 la CorteIDH emitió una opinión consultiva a favor del matrimonio igualitario en Costa Rica, que aplica a toda la región.
Negativa. El Registro Civil ha negado todas las solicitudes de matrimonio igualitario por considerar que no existe un procedimiento para dicho trámite.
Cuenca. En Cuenca la Corte Provincial de Justicia negó el pedido de dos parejas del mismo sexo de contraer matrimonio en septiembre del 2018.
9
parejas del mismo sexo han acudido a los juzgados para pedir matrimonio.

 

Debate por el matrimonio igualitario se vive en Cuenca

Activistas que participaron en favor del matrimonio igualitario durante las audiencias en Cuenca.

La Corte Constitucional tiene pocos días para resolver si la unión civil entre dos personas del mismo sexo es legal. El pedido de revisión fue solicitado por un juez de Pichincha, pero en Cuenca el debate se siente cercano, dos parejas esperan que la resolución sea afirmativa y aplique para todos.

La resolución que tome la Corte Constitucional sobre el matrimonio igualitario tiene sede en Quito y se debe a una petición de un juez de Pichincha, pero en Cuenca el debate se sigue muy de cerca. Dos parejas esperan que la Corte Constitucional emita un criterio que les permita cumplir un sueño: casarse.


Y es que aunque contraer matrimonio pueda parecer un trámite normal, típico y quizás hasta sencillo para muchas parejas en Ecuador, para la comunidad LGBTI es un derecho negado históricamente, un derecho al que pueden acceder si la Corte, a más de dar su criterio afirmativo sobre el matrimonio igualitario, aplica la norma ‘Erga omni’, que en su acepción latina conlleva una frase que ha sido una bandera de lucha “para todos”.


José Luis y Jacinto, una pareja de cuencanos que solicitó casarse en el Registro Civil, sigue de cerca el  tema. Ellos llevan su propia lucha y alistan medidas jurídicas para que se revierta la negativa que en septiembre recibieron de la Sala de lo Laboral de la Corte Provincial de Justicia para contraer matrimonio. También guardan esperanzas en que la Corte Constitucional les permita acceder a lo que consideran es un derecho negado.


“Solo queremos ser felices, solo queremos acceder a un derecho de todos los ecuatorianos, el derecho a casarnos. No le hacemos daño a nadie, no creemos justo tener que pedirle permiso a nadie para casarnos”, asegura José Luis.


En el país hay nueve casos de solicitudes de matrimonio igualitario, dos de ellos en Cuenca. Todos esperan por una resolución.


Argumentos
La Corte Constitucional analiza si, para el pedido de matrimonio igualitario, se puede aplicar la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CorteIDH, solicitada por Costa Rica pero válida para todos los países de la región, sobre la legalidad del trámite.


Braulio Álvarez, del colectivo ‘Todo por mis hijos’ que se opone al matrimonio igualitario, sostiene que dicha opinión consultiva no es vinculante y asegura que la única vía para que dos personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio es a través de una reforma constitucional, ya sea desde de la Asamblea Nacional o mediante una consulta popular.


Álvarez también pone reparos a la participación del juez Ramiro Ávila Santamaría, constitucionalista de referencia internacional y activista por los Derechos Humanos, pues señala que patrocinó un caso de pedido de matrimonio igualitario años atrás, “lo que deja sombra de duda sobre su objetividad, por lo que debió excusarse”.


En contraparte, el constitucionalista Sebastián López indica que el juzgado “ni siquiera debió elevar el tema a la Corte Constitucional sino que tenía que aplicar directamente la opinión consultiva de la CorteIDH”.


López sostiene que una de las reglas máximas de la interpretación de las leyes es la de la aplicación de la norma más favorable a los derechos del ciudadano. En este caso, la resolución de la CorteIDH otorga el derecho al matrimonio igualitario, por lo que se superpone a lo que indica la Constitución.
Para López no es necesaria una reforma constitucional mediante la Asamblea Nacional o consulta popular, solo hace falta acoger la opinión consultiva y aplicarla para todos los casos similares.


Sobre la actuación del juez Ávila, López defiende la trayectoria del jurista y explica que si bien será él quien redacte el borrador de sentencia, esta tendrá que ser aprobada por el pleno de la Corte Constitucional para tener validez. Ambas partes están dispuestas a elevar el caso a instancias internacionales.


Mientras el debate jurídico toma forma en las aulas de Derecho, los pasillos de las cortes y los foros de abogados, Jacinto y José Luis, así como las otras ocho parejas más que han llevado sus casos a los juzgados y toda la comunidad LGBTI, aguardan para saber si el país “les otorga la venia” para casarse. (I)


La Corte Constitucional responderá hasta el 20 de mayo la consulta sobre la legalidad del matrimonio igualitario en el Ecuador.


CorteIDH. En enero del 2018 la CorteIDH emitió una opinión consultiva a favor del matrimonio igualitario en Costa Rica, que aplica a toda la región.
Negativa. El Registro Civil ha negado todas las solicitudes de matrimonio igualitario por considerar que no existe un procedimiento para dicho trámite.
Cuenca. En Cuenca la Corte Provincial de Justicia negó el pedido de dos parejas del mismo sexo de contraer matrimonio en septiembre del 2018.
9
parejas del mismo sexo han acudido a los juzgados para pedir matrimonio.