La lucha por la inclusión es parte de cursos vacacionales

Alrededor de 60 niños con algún tipo de discapacidad asisten a los cursos de verano organizados por Acción Social Municipal. A través de actividades artísticas, deportivas y culturales se generan lazos de amistad y compañerismo entre los menores de edad, lo que ayuda a su desarrollo afectivo y social.

Aros y malabares anuncian la primera actividad de la mañana en las instalaciones junto al Circo Social de Cuenca, tras una hora de juegos vendrá el refrigerio y luego las clases de karate; la mañana terminará con un paseo por el parque y aunque la rutina parece normal en una colonia vacacional, para 60 niños estas horas son la razón de una sonrisa que dura todo el día.


Karen Astudillo, coordinadora de las colonias, indica que estas no son solo para personas con discapacidad ya que los cursos apuntan a  la inclusión, a que las actividades unan a los niños, generen empatía y lazos afectivos.


La terapista Nancy Merchán sostiene que los niños con discapacidad ven a sus compañeros como sus iguales, lo que les motiva a superar metas que de otra forma no intentan “ya sea porque la sociedad les ha dicho que no son capaces de hacer algo o por la sobreprotección de los padres”.


“La inclusión hace que los niños se vean inducidos a superar barreras, lo que hace que alcancen su máximo desarrollo en todo tipo de tareas. Ver que pueden hacer cosas que antes no hacían y el hecho de sentirse parte de un grupo de amigos les ayuda de enorme manera a su bienestar emocional”, indica.


Además, la inclusión hace que los niños sin discapacidad comprendan a sus compañeros, les enseña a ser solidarios “y por ende mejores personas para la sociedad”.


De acuerdo con Diana González, directora de Acción Social Municipal, las actividades programadas se han orientado a temáticas que sean comunes a todos los niños.


Por ejemplo, en la clase de karate se enseña a los niños sobre lo negativo de la violencia intrafamiliar, un mal que no distingue entre personas con y sin discapacidad y sobre el que todos aprenden a defenderse y no tolerar abusos.


Cursos
La directora de Acción Social Municipal indica que los cursos vacacionales están dirigidos a niños y adolescentes de entre 7 y 17 años de edad. La colonia se desarrolla en dos fases, cada una de ellas de tres semanas de duración, tiempo en el que se imparte conocimientos sobre artes circenses, danza aérea, deportes, juegos tradicionales, manualidades, se brindan refrigerios a los alumnos y se les invita a paseos guiados. Además, mediante un convenio con la escuela de natación de Iván Enderica Ochoa y el club Poseidón se dictan clases gratuitas en piscina para todos los asistentes.


Las colonias están abiertas al público y son gratuitas. Las inscripciones se reciben en las oficinas de Acción Social en el sector de El Batán y en el Circo Social.


El Municipio alista también una colonia con actividades enfocadas en terapias para personas con discapacidad, pero que no son exclusivas para este grupo de atención prioritaria.


Las inscripciones para este nuevo curso están abiertas y se reciben en el Centro Terapéutico El Otorongo, ubicado junto a la plaza del mismo nombre.


Esta colonia recibirá niños y adolescentes desde los cinco años de edad y se desarrollará en el Complejo Pumapungo en una fecha que será anunciada en los próximos días.


Entre las actividades que se desarrollarán en este nuevo curso están sesiones de hipoterapia en coordinación con el centro Kawallu en la autopista Cuenca-Azogues, y de hidroterapia con el aporte de Piedra de Agua en la parroquia Baños.


La colonia tiene cupo para 150 niños y ya se han anotado 60 alumnos de la Federación Nacional de Madres y Padres de Personas con Discapacidad Intelectual, Fepapdem, y las fundaciones Nuevo Mundo y El Trébol, pero aún hay espacio para 90 asistentes. Tanto la inscripción como la asistencia a los cursos son gratuitas, indicó la directora de Acción Social. (I)


En Acción Social están abiertas las inscripciones para un nuevo curso que  incluye sesiones de hipoterapia e hidroterapia.
Compañerismo. Los niños que asisten al curso aprenden sobre compañerismo, solidaridad, fraternidad y convivencia pacífica.
Actividades. En las colonias de Acción Social se imparten cursos de karate, natación, fútbol, basquet, artes circenses y juegos tradicionales.
Inscripciones. Las inscripciones se reciben en el Circo Social y en las oficinas de Acción Social Municipal en el sector de El Batán.
Asistentes de la colonia vacacional del Circo Social durante una de las clases de karate y defensa personal.
Fernando Machado  EL TIEMPO

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La lucha por la inclusión es parte de cursos vacacionales

Alrededor de 60 niños con algún tipo de discapacidad asisten a los cursos de verano organizados por Acción Social Municipal. A través de actividades artísticas, deportivas y culturales se generan lazos de amistad y compañerismo entre los menores de edad, lo que ayuda a su desarrollo afectivo y social.

Aros y malabares anuncian la primera actividad de la mañana en las instalaciones junto al Circo Social de Cuenca, tras una hora de juegos vendrá el refrigerio y luego las clases de karate; la mañana terminará con un paseo por el parque y aunque la rutina parece normal en una colonia vacacional, para 60 niños estas horas son la razón de una sonrisa que dura todo el día.


Karen Astudillo, coordinadora de las colonias, indica que estas no son solo para personas con discapacidad ya que los cursos apuntan a  la inclusión, a que las actividades unan a los niños, generen empatía y lazos afectivos.


La terapista Nancy Merchán sostiene que los niños con discapacidad ven a sus compañeros como sus iguales, lo que les motiva a superar metas que de otra forma no intentan “ya sea porque la sociedad les ha dicho que no son capaces de hacer algo o por la sobreprotección de los padres”.


“La inclusión hace que los niños se vean inducidos a superar barreras, lo que hace que alcancen su máximo desarrollo en todo tipo de tareas. Ver que pueden hacer cosas que antes no hacían y el hecho de sentirse parte de un grupo de amigos les ayuda de enorme manera a su bienestar emocional”, indica.


Además, la inclusión hace que los niños sin discapacidad comprendan a sus compañeros, les enseña a ser solidarios “y por ende mejores personas para la sociedad”.


De acuerdo con Diana González, directora de Acción Social Municipal, las actividades programadas se han orientado a temáticas que sean comunes a todos los niños.


Por ejemplo, en la clase de karate se enseña a los niños sobre lo negativo de la violencia intrafamiliar, un mal que no distingue entre personas con y sin discapacidad y sobre el que todos aprenden a defenderse y no tolerar abusos.


Cursos
La directora de Acción Social Municipal indica que los cursos vacacionales están dirigidos a niños y adolescentes de entre 7 y 17 años de edad. La colonia se desarrolla en dos fases, cada una de ellas de tres semanas de duración, tiempo en el que se imparte conocimientos sobre artes circenses, danza aérea, deportes, juegos tradicionales, manualidades, se brindan refrigerios a los alumnos y se les invita a paseos guiados. Además, mediante un convenio con la escuela de natación de Iván Enderica Ochoa y el club Poseidón se dictan clases gratuitas en piscina para todos los asistentes.


Las colonias están abiertas al público y son gratuitas. Las inscripciones se reciben en las oficinas de Acción Social en el sector de El Batán y en el Circo Social.


El Municipio alista también una colonia con actividades enfocadas en terapias para personas con discapacidad, pero que no son exclusivas para este grupo de atención prioritaria.


Las inscripciones para este nuevo curso están abiertas y se reciben en el Centro Terapéutico El Otorongo, ubicado junto a la plaza del mismo nombre.


Esta colonia recibirá niños y adolescentes desde los cinco años de edad y se desarrollará en el Complejo Pumapungo en una fecha que será anunciada en los próximos días.


Entre las actividades que se desarrollarán en este nuevo curso están sesiones de hipoterapia en coordinación con el centro Kawallu en la autopista Cuenca-Azogues, y de hidroterapia con el aporte de Piedra de Agua en la parroquia Baños.


La colonia tiene cupo para 150 niños y ya se han anotado 60 alumnos de la Federación Nacional de Madres y Padres de Personas con Discapacidad Intelectual, Fepapdem, y las fundaciones Nuevo Mundo y El Trébol, pero aún hay espacio para 90 asistentes. Tanto la inscripción como la asistencia a los cursos son gratuitas, indicó la directora de Acción Social. (I)


En Acción Social están abiertas las inscripciones para un nuevo curso que  incluye sesiones de hipoterapia e hidroterapia.
Compañerismo. Los niños que asisten al curso aprenden sobre compañerismo, solidaridad, fraternidad y convivencia pacífica.
Actividades. En las colonias de Acción Social se imparten cursos de karate, natación, fútbol, basquet, artes circenses y juegos tradicionales.
Inscripciones. Las inscripciones se reciben en el Circo Social y en las oficinas de Acción Social Municipal en el sector de El Batán.
Asistentes de la colonia vacacional del Circo Social durante una de las clases de karate y defensa personal.
Fernando Machado  EL TIEMPO

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.