Flores y serenatas marcan homenaje del Día de la Madre

Varios ciudadanos asistieron al Cementerio Patrimonial para rendir un homenaje a sus madres. El comercio también se activó en esta celebración.

Con una misa oficiada  por el Monseñor Marcos Pérez, arzobispo de Cuenca, ayer en el Cementerio Patrimonial se  recordó a las madres.
  Flores y serenatas fueron parte del homenaje que llevaron algunos ciudadanos a las tumbas de sus madres, fue el caso de Eulalia Cabrera, quien, acompañada de sus hijos, llevó rosas blancas a su madre que falleció hace tres años.


“Este día está lleno de sentimientos para mí, por un lado estoy feliz de compartir con mis hijos y mi esposo, pero también me llena de tristeza el no tener a mi madre conmigo”, dijo.
Juan Carlos Carchi también estaba ayer en el Cementerio Patrimonial,  señaló que visita la tumba de su madre cada año. “No traigo flores, ni serenata, fue una de las cosas que me pedía mi madre, le gustaban estas cosas cuando estaba viva, pero igual vengo a limpiar su tumba”.


La misa fue emotiva para varios asistentes que no pudieron contener las lágrimas, pues el Monseñor preparó un sermón alusivo a la fecha, donde hizo reflexión sobre el cuidado a las madres.
En la ceremonia religiosa y la serenata, estuvo presente el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera.


Comercio
La venta de flores, ropa, tarjetas, entre otros artículos se activó el fin de semana. Varios ciudadanos buscaban el regalo ideal para sus madres.
Los costos eran variados, se podía encontrar ramos desde los cinco dólares, chocolates desde los tres dólares y otras ofertas. Para Karina Otavalo, comerciante de ropa, la venta fue buena. “Tratamos de bajar los precios o hacer promociones para que la gente venga y se lleve un bonito regalo”, contó.


Además, varios ciudadanos optaron por los restaurantes y los paseos por el Centro de la Ciudad como regalo del Día de las Madres.  (I)
El homenaje a las madres en el Cementerio Patrimonial inició con la misa del arzobispo

Flores y serenatas marcan homenaje del Día de la Madre

Con una misa oficiada  por el Monseñor Marcos Pérez, arzobispo de Cuenca, ayer en el Cementerio Patrimonial se  recordó a las madres.
  Flores y serenatas fueron parte del homenaje que llevaron algunos ciudadanos a las tumbas de sus madres, fue el caso de Eulalia Cabrera, quien, acompañada de sus hijos, llevó rosas blancas a su madre que falleció hace tres años.


“Este día está lleno de sentimientos para mí, por un lado estoy feliz de compartir con mis hijos y mi esposo, pero también me llena de tristeza el no tener a mi madre conmigo”, dijo.
Juan Carlos Carchi también estaba ayer en el Cementerio Patrimonial,  señaló que visita la tumba de su madre cada año. “No traigo flores, ni serenata, fue una de las cosas que me pedía mi madre, le gustaban estas cosas cuando estaba viva, pero igual vengo a limpiar su tumba”.


La misa fue emotiva para varios asistentes que no pudieron contener las lágrimas, pues el Monseñor preparó un sermón alusivo a la fecha, donde hizo reflexión sobre el cuidado a las madres.
En la ceremonia religiosa y la serenata, estuvo presente el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera.


Comercio
La venta de flores, ropa, tarjetas, entre otros artículos se activó el fin de semana. Varios ciudadanos buscaban el regalo ideal para sus madres.
Los costos eran variados, se podía encontrar ramos desde los cinco dólares, chocolates desde los tres dólares y otras ofertas. Para Karina Otavalo, comerciante de ropa, la venta fue buena. “Tratamos de bajar los precios o hacer promociones para que la gente venga y se lleve un bonito regalo”, contó.


Además, varios ciudadanos optaron por los restaurantes y los paseos por el Centro de la Ciudad como regalo del Día de las Madres.  (I)
El homenaje a las madres en el Cementerio Patrimonial inició con la misa del arzobispo