“La conservación del patrimonio es un deber de toda la ciudadanía”

Esteban Ávila Arquitecto y restaurador

A pesar de la distancia, el incendio en la catedral de Notre Dame, en París, hace que expertos pongan sus ojos en la vulnerabilidad de las iglesias patrimoniales en Cuenca, uno de ellos es el arquitecto y restaurador Esteban Ávila.

Las iglesias antiguas son el principal capital patrimonial de Cuenca, es por eso que el incendio de la catedral de Notre Dame se siente cercano para los restauradores y arquitectos locales. Uno de ellos es Esteban Ávila, experto en patrimonio de la Universidad de Cuenca, quien sostiene que a pesar de un gran esfuerzo institucional la conservación del patrimonio están en permanente riesgo.


p. ¿Cómo se siente desde Cuenca el incendio en Notre Dame?
r. Vuelve a la mente el incendio del Seminario San Luis del 2012. También se estaban haciendo trabajos de restauración cuando el fuego afectó este inmueble patrimonial. Nos recuerda que hay riesgos latentes para el patrimonio en nuestro Centro Histórico.


p-. Cuáles son esos riesgos
r. Gran parte de nuestras iglesias están construidas con materiales muy inflamables: madera, paja, carrizo y teja que son susceptibles al fuego. Pero también están como amenaza las fugas de agua, la humedad y sobre todo las malas intervenciones.


p. ¿Cuál considera que es el estado de riesgo de las iglesias en Cuenca?
r. El mantenimiento de las edificaciones debe hacerse cada dos años. Es un trabajo costoso, pero se justifica teniendo en cuenta el valor histórico de las iglesias. Las autoridades están haciendo un buen trabajo, pero en ocasiones quienes tienen a cargo un bien patrimonial prefieren contratar al maestro constructor de forma directa para ahorrar el dinero que se le paga a un profesional, a un arquitecto o un restaurador. Esto pone en riesgo las infraestructuras y pasa muy comúnmente en Cuenca.


p. ¿Qué iglesias necesitan una mayor intervención?
r. Hay que trabajar en todas porque cada una tiene su particularidad. Santo Domingo, por ejemplo, tiene un trajín considerable lo que hace que sus pisos sufran deterioro. San Francisco está constantemente intervenida, San Alfonso necesita un seguimiento. El buen ejemplo es la Catedral Vieja para la que se conformó todo un equipo interdisciplinario que ha hecho un excelente trabajo.


p. ¿Qué hace falta para una mejor conservación de las iglesias?
r. De parte de las autoridades las cosas se están encaminando bien. Nos están pidiendo estudios más exigentes, lo que va en bien de la conservación. La contraparte la hace la ciudadanía. Las iglesias son un tesoro que todos debemos ayudar a conservar. Es un deber ciudadano. (I)

“La conservación del patrimonio es un deber de toda la ciudadanía”

Esteban Ávila Arquitecto y restaurador

A pesar de la distancia, el incendio en la catedral de Notre Dame, en París, hace que expertos pongan sus ojos en la vulnerabilidad de las iglesias patrimoniales en Cuenca, uno de ellos es el arquitecto y restaurador Esteban Ávila.

Las iglesias antiguas son el principal capital patrimonial de Cuenca, es por eso que el incendio de la catedral de Notre Dame se siente cercano para los restauradores y arquitectos locales. Uno de ellos es Esteban Ávila, experto en patrimonio de la Universidad de Cuenca, quien sostiene que a pesar de un gran esfuerzo institucional la conservación del patrimonio están en permanente riesgo.


p. ¿Cómo se siente desde Cuenca el incendio en Notre Dame?
r. Vuelve a la mente el incendio del Seminario San Luis del 2012. También se estaban haciendo trabajos de restauración cuando el fuego afectó este inmueble patrimonial. Nos recuerda que hay riesgos latentes para el patrimonio en nuestro Centro Histórico.


p-. Cuáles son esos riesgos
r. Gran parte de nuestras iglesias están construidas con materiales muy inflamables: madera, paja, carrizo y teja que son susceptibles al fuego. Pero también están como amenaza las fugas de agua, la humedad y sobre todo las malas intervenciones.


p. ¿Cuál considera que es el estado de riesgo de las iglesias en Cuenca?
r. El mantenimiento de las edificaciones debe hacerse cada dos años. Es un trabajo costoso, pero se justifica teniendo en cuenta el valor histórico de las iglesias. Las autoridades están haciendo un buen trabajo, pero en ocasiones quienes tienen a cargo un bien patrimonial prefieren contratar al maestro constructor de forma directa para ahorrar el dinero que se le paga a un profesional, a un arquitecto o un restaurador. Esto pone en riesgo las infraestructuras y pasa muy comúnmente en Cuenca.


p. ¿Qué iglesias necesitan una mayor intervención?
r. Hay que trabajar en todas porque cada una tiene su particularidad. Santo Domingo, por ejemplo, tiene un trajín considerable lo que hace que sus pisos sufran deterioro. San Francisco está constantemente intervenida, San Alfonso necesita un seguimiento. El buen ejemplo es la Catedral Vieja para la que se conformó todo un equipo interdisciplinario que ha hecho un excelente trabajo.


p. ¿Qué hace falta para una mejor conservación de las iglesias?
r. De parte de las autoridades las cosas se están encaminando bien. Nos están pidiendo estudios más exigentes, lo que va en bien de la conservación. La contraparte la hace la ciudadanía. Las iglesias son un tesoro que todos debemos ayudar a conservar. Es un deber ciudadano. (I)