Contraloría: El Municipio no puede asumir medio pasaje

FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

El informe definitivo DNAI-AI-0066 de 2020 dice que los gastos fueron destinados a subvencionar a transportistas particulares para cubrir las tarifas de grupos de atención prioritarios, pero que el Municipio no observó que corresponde a una tarifa otorgada por ley y dice que pasó por falta de control.

La actual administración de Cuenca no seguirá subsidiando la media tarifa del pasaje a grupos de atención prioritaria debido a que la Contraloría publicó en su informe definitivo DNAI-AI-0066 que los valores transferidos entre el Municipio y el Consorcio CONCUENCA, en la administración pasada, no están justificados y no hay evidencia de que el dinero haya sido invertido en grupos prioritarios.

A más de esto, el texto de Contraloría señala que el derecho a pagar media tarifa de los grupos de atención prioritaria están estipulados en leyes y no era necesario que el gobierno local los financiara.

Se trata de fondos transferidos desde julio de 2016 hasta diciembre de 2018 por la Dirección de Desarrollo Social y Económico al Consorcio CONCUENCA que ascendió a 4.203.750 dólares.

Por lo que el ente de control señala que este dinero en vez de ir a beneficio de grupos de atención prioritaria como personas de la tercera edad o con discapacidades fue a los bolsillos de los transportistas sin que el Municipio pudiera justificar realmente que los recursos fueron invertidos en estos grupos prioritarios.

El alcalde para ese momento, Marcelo Cabrera, dijo a la Contraloría: “Referente a la transferencia de fondos al Consorcio CONCUENCA (...) debido a que a criterio del auditor se han entregado fondos a particulares sin ninguna finalidad, criterio que insisto es apresurado al considerar parcialmente normativas legales que distorsionan su aplicación, el convenio en referencia tuvo por antecedente la resolución del Consejo Cantonal, informes técnicos y legales expuestos y presentados por las direcciones cuya competencia correspondió ejecutar dentro de las actividades del GAD Municipal, en ejercicio de su competencia en el transporte y movilidad (...)”.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Choferes, Mesías Vicuña, considera que el pago del subsidio era una responsabilidad del Gobierno Nacional y que este se lo otorgó a los gobiernos locales en 2016.

Según reseña el informe del ente regulador, el Ejecutivo entregaba 600 dólares por mes a cada bus troncalizado y 350 dólares a la otras unidades. Por lo que el Municipio, en esa fecha, asumió el pago de 600 dólares mensuales a las 475 unidades del cantón en convenios que tenían duración de 10 meses.

Pero la Contraloría advirtió de la falta de justificación de los pagos, sin embargo, el Municipio hizo caso omiso y siguió adelante con los desembolsos. En 2018 se proyectaron 3.247.267 pasajeros, para 140 días, pero los choferes no respaldaron esto. (I)

Contraloría: El Municipio no puede asumir medio pasaje

FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

El informe definitivo DNAI-AI-0066 de 2020 dice que los gastos fueron destinados a subvencionar a transportistas particulares para cubrir las tarifas de grupos de atención prioritarios, pero que el Municipio no observó que corresponde a una tarifa otorgada por ley y dice que pasó por falta de control.

La actual administración de Cuenca no seguirá subsidiando la media tarifa del pasaje a grupos de atención prioritaria debido a que la Contraloría publicó en su informe definitivo DNAI-AI-0066 que los valores transferidos entre el Municipio y el Consorcio CONCUENCA, en la administración pasada, no están justificados y no hay evidencia de que el dinero haya sido invertido en grupos prioritarios.

A más de esto, el texto de Contraloría señala que el derecho a pagar media tarifa de los grupos de atención prioritaria están estipulados en leyes y no era necesario que el gobierno local los financiara.

Se trata de fondos transferidos desde julio de 2016 hasta diciembre de 2018 por la Dirección de Desarrollo Social y Económico al Consorcio CONCUENCA que ascendió a 4.203.750 dólares.

Por lo que el ente de control señala que este dinero en vez de ir a beneficio de grupos de atención prioritaria como personas de la tercera edad o con discapacidades fue a los bolsillos de los transportistas sin que el Municipio pudiera justificar realmente que los recursos fueron invertidos en estos grupos prioritarios.

El alcalde para ese momento, Marcelo Cabrera, dijo a la Contraloría: “Referente a la transferencia de fondos al Consorcio CONCUENCA (...) debido a que a criterio del auditor se han entregado fondos a particulares sin ninguna finalidad, criterio que insisto es apresurado al considerar parcialmente normativas legales que distorsionan su aplicación, el convenio en referencia tuvo por antecedente la resolución del Consejo Cantonal, informes técnicos y legales expuestos y presentados por las direcciones cuya competencia correspondió ejecutar dentro de las actividades del GAD Municipal, en ejercicio de su competencia en el transporte y movilidad (...)”.

Por su parte, el secretario general del Sindicato de Choferes, Mesías Vicuña, considera que el pago del subsidio era una responsabilidad del Gobierno Nacional y que este se lo otorgó a los gobiernos locales en 2016.

Según reseña el informe del ente regulador, el Ejecutivo entregaba 600 dólares por mes a cada bus troncalizado y 350 dólares a la otras unidades. Por lo que el Municipio, en esa fecha, asumió el pago de 600 dólares mensuales a las 475 unidades del cantón en convenios que tenían duración de 10 meses.

Pero la Contraloría advirtió de la falta de justificación de los pagos, sin embargo, el Municipio hizo caso omiso y siguió adelante con los desembolsos. En 2018 se proyectaron 3.247.267 pasajeros, para 140 días, pero los choferes no respaldaron esto. (I)