Cerca de 200 infracciones por construir sin permisos

En el cantón persisten las edificaciones en pendientes y suelos inestables que se complican cuando hay lluvias. Según un informe de la Dirección de Riesgos hay cerca de 60 zonas propensas a desastres naturales como Paccha, Nulti, Sinincay, El Valle donde la gente emplaza sus casas.


Tres casas fueron evacuadas este fin de semana en Pinos Altos debido al riesgo que corren al estar construidas al pie de una pendiente que presenta desprendimientos de material. Al igual que estas, cerca de 200 infracciones por construcciones antitécnicas y en zonas vulnerables en Cuenca fueron detectadas solo en el 2018.


Santiago Peña, director de Gestión de Riesgos, indicó que la presencia de construcciones antitécnicas e irregulares son muchas en la ciudad, “algunas tienen entre 40 y 50 años construidas en pendientes, que talvés no estaban en riesgo cuando se construyeron, pero que al irse poblando producen peso y carga que es un peligro”.


Según un mapa de la Dirección de Control Urbano las construcciones de este tipo están más en las zonas rurales, sin embargo, en el Centro Histórico también se visualiza este problema.


En febrero de este año una construcción sin permisos en la calle Rafael María Arízaga y Vargas Machuca provocó un deslizamiento de tierra y puso en riesgo tres casas patrimoniales que tienen grietas.


El director de Áreas Históricas y Patrimoniales, Xavier Aguirre, informó que el propietario no contaba con los permisos de construcción para hacer la excavación.


Como este caso, hay muchos, señaló Peña. Explica que hay un porcentaje de la población que evade los permisos y estudios y que construye sin ningún criterio técnico. “A veces se necesitan varios estudios; algunos son costosos”.


Con respecto a la situación de los Pinos Altos, Peña mencionó que se les informó a los propietarios que las viviendas tienen que ser reemplazadas y deben contar con estudios, aseguró que ellos respondieron que no cuentan con los recursos.


Zonas
En Cuenca hay cerca de 60 zonas propensas a desastres naturales, de acuerdo a un estudio de la Dirección Municipal de Riesgos.   
Según el informe El Valle, Paccha, Nulti y Sinincay son las parroquias con más áreas en riesgo. En el área urbana algunos sectores son: Los Trigales, Jaime Roldós, Jesús del Gran Poder y la quebrada del Salado.


Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID,  definió que el 52 por ciento del área que rodea a Cuenca “está afectada por algún tipo de limitante ya sea geográfico o legal que impide el crecimiento y por lo tanto es territorio que debería ser protegido del proceso de urbanización”.
Pablo Abad, director de Planificación, informó que hay un control constante para evitar el crecimiento desorganizado de la ciudad y evitar que los ciudadanos se pongan en riesgo cuando construyen en zonas inestables.


Este documento también recoge cómo es el crecimiento histórico de Cuenca y muestra que la ciudad “crece rápidamente y se expande de una manera muy dispersa y desordenada, ocupando mucho espacio”. Además, proyecta  que la población crezca en un 96 por ciento hasta el 2050. (I)


El 52 por ciento  del área que rodea a Cuenca está afectada por algún tipo de limitante geográfico o legal que impide el crecimiento.
La pendiente junto al tramo estabilizado en la ciudadela Jaime Roldós está cuarteada y con riegos de desplomarse, poniendo en riesgo tres viviendas.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cerca de 200 infracciones por construir sin permisos

En el cantón persisten las edificaciones en pendientes y suelos inestables que se complican cuando hay lluvias. Según un informe de la Dirección de Riesgos hay cerca de 60 zonas propensas a desastres naturales como Paccha, Nulti, Sinincay, El Valle donde la gente emplaza sus casas.


Tres casas fueron evacuadas este fin de semana en Pinos Altos debido al riesgo que corren al estar construidas al pie de una pendiente que presenta desprendimientos de material. Al igual que estas, cerca de 200 infracciones por construcciones antitécnicas y en zonas vulnerables en Cuenca fueron detectadas solo en el 2018.


Santiago Peña, director de Gestión de Riesgos, indicó que la presencia de construcciones antitécnicas e irregulares son muchas en la ciudad, “algunas tienen entre 40 y 50 años construidas en pendientes, que talvés no estaban en riesgo cuando se construyeron, pero que al irse poblando producen peso y carga que es un peligro”.


Según un mapa de la Dirección de Control Urbano las construcciones de este tipo están más en las zonas rurales, sin embargo, en el Centro Histórico también se visualiza este problema.


En febrero de este año una construcción sin permisos en la calle Rafael María Arízaga y Vargas Machuca provocó un deslizamiento de tierra y puso en riesgo tres casas patrimoniales que tienen grietas.


El director de Áreas Históricas y Patrimoniales, Xavier Aguirre, informó que el propietario no contaba con los permisos de construcción para hacer la excavación.


Como este caso, hay muchos, señaló Peña. Explica que hay un porcentaje de la población que evade los permisos y estudios y que construye sin ningún criterio técnico. “A veces se necesitan varios estudios; algunos son costosos”.


Con respecto a la situación de los Pinos Altos, Peña mencionó que se les informó a los propietarios que las viviendas tienen que ser reemplazadas y deben contar con estudios, aseguró que ellos respondieron que no cuentan con los recursos.


Zonas
En Cuenca hay cerca de 60 zonas propensas a desastres naturales, de acuerdo a un estudio de la Dirección Municipal de Riesgos.   
Según el informe El Valle, Paccha, Nulti y Sinincay son las parroquias con más áreas en riesgo. En el área urbana algunos sectores son: Los Trigales, Jaime Roldós, Jesús del Gran Poder y la quebrada del Salado.


Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo, BID,  definió que el 52 por ciento del área que rodea a Cuenca “está afectada por algún tipo de limitante ya sea geográfico o legal que impide el crecimiento y por lo tanto es territorio que debería ser protegido del proceso de urbanización”.
Pablo Abad, director de Planificación, informó que hay un control constante para evitar el crecimiento desorganizado de la ciudad y evitar que los ciudadanos se pongan en riesgo cuando construyen en zonas inestables.


Este documento también recoge cómo es el crecimiento histórico de Cuenca y muestra que la ciudad “crece rápidamente y se expande de una manera muy dispersa y desordenada, ocupando mucho espacio”. Además, proyecta  que la población crezca en un 96 por ciento hasta el 2050. (I)


El 52 por ciento  del área que rodea a Cuenca está afectada por algún tipo de limitante geográfico o legal que impide el crecimiento.
La pendiente junto al tramo estabilizado en la ciudadela Jaime Roldós está cuarteada y con riegos de desplomarse, poniendo en riesgo tres viviendas.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.