La población de cóndores disminuyó en la zona sur

Fotos: Archivo

Las cifras del último censo nacional alertan de una reducción en el número de individuos. En el 2015, en se registraron 19 cóndores en el sur, en el censo regional del 2017  se reportaron 28, mientras que el año pasado los resultados no fueron alentadores, pues se identificaron seis ejemplares.


Una de las aves emblemáticas del país, el cóndor, es motivo de preocupación de instituciones y expertos que han registrado una disminución de individuos en la zona sur según los datos del último censo realizado en agosto del año pasado.


Fernando Juela, técnico de vida silvestre del Ministerio del Ambiente en Azuay, informó que en el primer censo nacional realizado en el 2015, en la zona sur del país se registraron 19 cóndores, para el 2017 se efectúo un censo regional en el que se reportaron 28, mientras que el año pasado los resultados no fueron alentadores, pues se identificaron solo seis individuos.


Juela mencionó que en el censo del 2015 ya advertían que si moría un cóndor por año, en 30 años desaparecerá esta especie: “Solo en lo que va de este año han muerto cuatro, tres por envenenamiento y uno por disparo. Hay que tener acciones mucho más concretas en este tema, estos datos son preocupantes”.


Plan
Este año se presentó el ‘Plan de acción para la conservación del cóndor andino en Ecuador’, este documento tiene cinco ejes para evitar la extinción de la especie: investigación y monitoreo, manejo in situ y restauración del hábitat, manejo ex situ y refuerzo de población silvestre, sensibiliza y procesos de educación ambiental, y gestión y fortalecimiento institucional.


Fabián Cabrera, director de gestión ambiental del Municipio de Oña, señaló que en ese cantón están comprometidos con la aplicación de este plan y cuentan con 5.714 hectáreas para protección del cóndor.


Entre agosto de 2017 y enero de 2018, Oña, Nabón, Santa Isabel y Saraguro declararon mediante ordenanzas la conservación de 34.763,25 hectáreas para la protección del cóndor andino.


El Municipio de Cuenca también cuenta con un proyecto de ordenanza para protección del cóndor en el cantón.


Conservación
El bioparque Amaru es uno de los centros a nivel país que trabaja por la conservación de esta especie. En este lugar hay dos cóndores en cautiverio: Inty, un cóndor macho, y Yanita una hembra; sin embargo no han logrado reproducirse.


La reproducción de esta especie es una dificultad, según los expertos, debido a que los cóndores son aves selectivas y monógamas, solo cada tres años tienen la posibilidad de hacerlo.


Nicolás Astudillo, educador de Amaru, expresó que el cuidado de los cóndores es importante porque si se mantiene su hábitat también se conservan otras especies. “Todos los días trabajamos para mantener a estos individuos  y contribuir con esta especie”, acotó el educador.
Ayer se celebró el Día Nacional del Cóndor Andino y hay varias actividades hasta el 12 de julio. (I)


Inty es un cóndor macho que permanece en el bioparque Amaru, tiene alrededor de 19 años y no logra reproducirse.

La población de cóndores disminuyó en la zona sur

Fotos: Archivo

Las cifras del último censo nacional alertan de una reducción en el número de individuos. En el 2015, en se registraron 19 cóndores en el sur, en el censo regional del 2017  se reportaron 28, mientras que el año pasado los resultados no fueron alentadores, pues se identificaron seis ejemplares.


Una de las aves emblemáticas del país, el cóndor, es motivo de preocupación de instituciones y expertos que han registrado una disminución de individuos en la zona sur según los datos del último censo realizado en agosto del año pasado.


Fernando Juela, técnico de vida silvestre del Ministerio del Ambiente en Azuay, informó que en el primer censo nacional realizado en el 2015, en la zona sur del país se registraron 19 cóndores, para el 2017 se efectúo un censo regional en el que se reportaron 28, mientras que el año pasado los resultados no fueron alentadores, pues se identificaron solo seis individuos.


Juela mencionó que en el censo del 2015 ya advertían que si moría un cóndor por año, en 30 años desaparecerá esta especie: “Solo en lo que va de este año han muerto cuatro, tres por envenenamiento y uno por disparo. Hay que tener acciones mucho más concretas en este tema, estos datos son preocupantes”.


Plan
Este año se presentó el ‘Plan de acción para la conservación del cóndor andino en Ecuador’, este documento tiene cinco ejes para evitar la extinción de la especie: investigación y monitoreo, manejo in situ y restauración del hábitat, manejo ex situ y refuerzo de población silvestre, sensibiliza y procesos de educación ambiental, y gestión y fortalecimiento institucional.


Fabián Cabrera, director de gestión ambiental del Municipio de Oña, señaló que en ese cantón están comprometidos con la aplicación de este plan y cuentan con 5.714 hectáreas para protección del cóndor.


Entre agosto de 2017 y enero de 2018, Oña, Nabón, Santa Isabel y Saraguro declararon mediante ordenanzas la conservación de 34.763,25 hectáreas para la protección del cóndor andino.


El Municipio de Cuenca también cuenta con un proyecto de ordenanza para protección del cóndor en el cantón.


Conservación
El bioparque Amaru es uno de los centros a nivel país que trabaja por la conservación de esta especie. En este lugar hay dos cóndores en cautiverio: Inty, un cóndor macho, y Yanita una hembra; sin embargo no han logrado reproducirse.


La reproducción de esta especie es una dificultad, según los expertos, debido a que los cóndores son aves selectivas y monógamas, solo cada tres años tienen la posibilidad de hacerlo.


Nicolás Astudillo, educador de Amaru, expresó que el cuidado de los cóndores es importante porque si se mantiene su hábitat también se conservan otras especies. “Todos los días trabajamos para mantener a estos individuos  y contribuir con esta especie”, acotó el educador.
Ayer se celebró el Día Nacional del Cóndor Andino y hay varias actividades hasta el 12 de julio. (I)


Inty es un cóndor macho que permanece en el bioparque Amaru, tiene alrededor de 19 años y no logra reproducirse.