Cocina a base de plantas innova sabores populares

Paúl Flores durante la decoración de un platillo con mote sucio, cuero, papas chauchas, maduro y ensalada, todo de origen vegetal, orgánico y fresco.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

‘Plant-based food’ es un término novedoso que se abre paso con una propuesta que va más allá de lo vegano. Los alimentos de origen animal no están permitidos, pero hay sabores que se asemejan; la condición en esta tendencia es que los productos sean amigables con el medio ambiente y la salud.

El término ‘plant-based food’ que en inglés provoca curiosidad, tiene un significado en español que es aún más llamativo: ‘comida a base de plantas’, una tendencia que empieza a ser reconocida en Cuenca.

Se trata de la preparación de alimentos con productos que no tienen origen animal y más bien le apuntan a lo orgánico y agroecológico, desencadenando en lo que los expertos llaman ‘cocina consciente’.

Diario EL TIEMPO recorrió tres de los lugares que apuestan por este concepto culinario.

Café Libre
Paúl Flores tiene apenas 30 años y lleva más de una década cocinando. Realizó sus estudios de chef en Francia pero su especialidad de ‘comida a base de plantas’ la adquirió en Uruguay.

‘Café Libre’ es el nombre de su negocio que tiene un año siete meses de creación y en el que el menú es variado. La facilidad con la que el propietario prepara, por ejemplo, un mote sucio sin manteca de chancho pero con un sabor tan similar que confunde, llama la atención en una cocina que además está abierta al ojo del público.

Los productos, asegura Paúl, son adquiridos el día en el que se los prepara: “sin alimentos frescos, orgánicos y saludables esta propuesta no tendría sentido”, dice mientras decora con agilidad sus platos cargados de color.

El restaurante ubicado en la Calle Larga abre de martes a sábado de 12:00 a 15:30, y de 17:30 a 22:00. Los domingos, de 12:00 a 16:00.

Zatua Miski
El negocio comenzó con la venta de galletas saludables pero cuando la demanda fue mayor, se abrió una cafetería con el nombre de ‘Zatua Miski’.

Su propietaria Paola Morocho cuenta que su idea es satisfacer las necesidades de los distintos públicos, incluyendo aquellos que no son únicamente vegetarianos o veganos, sino que además tienen algún tipo de enfermedad y dieta estricta.

Pan de banano y maíz sin gluten, leche de almendras, semillas, flores, frutos secos, entre otros, son parte de los ingredientes base en la pastelería y chocolatería de este local que abre de lunes a sábado, de 09:00 a 20:00 en la Honorato Vásquez y Presidente Borrero.

Di Frutta
La especialidad de ‘Di Frutta’ son a primera vista sus ‘smoothies’, que además de coloridos son saludables y ricos.

Se trata de un batido con fruta, helado y flores como ‘pensamientos’ o la ‘flor de cristo’ que le brindan un sabor inusual a este postre creado por Alejandro Mijares, propietario de Di Frutta, ubicado en la Alfonso Moreno Mora.

Alejandro llegó de Venezuela hace más de 20 años con la inspiración de las plantaciones de rosas que tenía su familia y en la que se dio cuenta de que las flores podían funcionar no solo como decoración sino como parte de una dieta nutritiva.

Este negocio está abierto al público, de lunes a domingo de 08:30 a 21:00, con una oferta adicional de quimbolitos, humitas, café y jugos naturales, todo sin aditivos ni preservantes. (I)

DATOS
-Concepto. La ‘plant-based food’ está pensada en la preparación de alimentos que no tienen origen animal, sino orgánico y agroecológico.
-Costos. Los precios de este tipo de comida son similares a los de la comida tradicional. La frescura de los productos es una de las características principales.
-Cocina. La tendencia de la ‘cocina consciente’ se preocupa por cuestionar a las personas sobre qué están comiendo y cómo aportan a la Madre Tierra.

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cocina a base de plantas innova sabores populares

Paúl Flores durante la decoración de un platillo con mote sucio, cuero, papas chauchas, maduro y ensalada, todo de origen vegetal, orgánico y fresco.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

‘Plant-based food’ es un término novedoso que se abre paso con una propuesta que va más allá de lo vegano. Los alimentos de origen animal no están permitidos, pero hay sabores que se asemejan; la condición en esta tendencia es que los productos sean amigables con el medio ambiente y la salud.

El término ‘plant-based food’ que en inglés provoca curiosidad, tiene un significado en español que es aún más llamativo: ‘comida a base de plantas’, una tendencia que empieza a ser reconocida en Cuenca.

Se trata de la preparación de alimentos con productos que no tienen origen animal y más bien le apuntan a lo orgánico y agroecológico, desencadenando en lo que los expertos llaman ‘cocina consciente’.

Diario EL TIEMPO recorrió tres de los lugares que apuestan por este concepto culinario.

Café Libre
Paúl Flores tiene apenas 30 años y lleva más de una década cocinando. Realizó sus estudios de chef en Francia pero su especialidad de ‘comida a base de plantas’ la adquirió en Uruguay.

‘Café Libre’ es el nombre de su negocio que tiene un año siete meses de creación y en el que el menú es variado. La facilidad con la que el propietario prepara, por ejemplo, un mote sucio sin manteca de chancho pero con un sabor tan similar que confunde, llama la atención en una cocina que además está abierta al ojo del público.

Los productos, asegura Paúl, son adquiridos el día en el que se los prepara: “sin alimentos frescos, orgánicos y saludables esta propuesta no tendría sentido”, dice mientras decora con agilidad sus platos cargados de color.

El restaurante ubicado en la Calle Larga abre de martes a sábado de 12:00 a 15:30, y de 17:30 a 22:00. Los domingos, de 12:00 a 16:00.

Zatua Miski
El negocio comenzó con la venta de galletas saludables pero cuando la demanda fue mayor, se abrió una cafetería con el nombre de ‘Zatua Miski’.

Su propietaria Paola Morocho cuenta que su idea es satisfacer las necesidades de los distintos públicos, incluyendo aquellos que no son únicamente vegetarianos o veganos, sino que además tienen algún tipo de enfermedad y dieta estricta.

Pan de banano y maíz sin gluten, leche de almendras, semillas, flores, frutos secos, entre otros, son parte de los ingredientes base en la pastelería y chocolatería de este local que abre de lunes a sábado, de 09:00 a 20:00 en la Honorato Vásquez y Presidente Borrero.

Di Frutta
La especialidad de ‘Di Frutta’ son a primera vista sus ‘smoothies’, que además de coloridos son saludables y ricos.

Se trata de un batido con fruta, helado y flores como ‘pensamientos’ o la ‘flor de cristo’ que le brindan un sabor inusual a este postre creado por Alejandro Mijares, propietario de Di Frutta, ubicado en la Alfonso Moreno Mora.

Alejandro llegó de Venezuela hace más de 20 años con la inspiración de las plantaciones de rosas que tenía su familia y en la que se dio cuenta de que las flores podían funcionar no solo como decoración sino como parte de una dieta nutritiva.

Este negocio está abierto al público, de lunes a domingo de 08:30 a 21:00, con una oferta adicional de quimbolitos, humitas, café y jugos naturales, todo sin aditivos ni preservantes. (I)

DATOS
-Concepto. La ‘plant-based food’ está pensada en la preparación de alimentos que no tienen origen animal, sino orgánico y agroecológico.
-Costos. Los precios de este tipo de comida son similares a los de la comida tradicional. La frescura de los productos es una de las características principales.
-Cocina. La tendencia de la ‘cocina consciente’ se preocupa por cuestionar a las personas sobre qué están comiendo y cómo aportan a la Madre Tierra.

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.