Siete claves tecnológicas a entender en el tranvía

Este mes se probarán y entregará los sistemas tecnológicos del tranvía, que incluyen nuevas formas de movilizarse y que cambian el paisaje de la ciudad. Siete implementaciones son nuevas en Cuenca.
FOTO: EL TIEMPO

Siete son las implementaciones tecnológicas totalmente nuevas en la ciudad, con las que la gente debe familiarizarse. El director de la Unidad Ejecutora, Jaime Guzmán, explica que el tranvía trae consigo nuevos semáforos, cambios de vía, alimentación por suelo, un puesto de mando central, bloques técnicos, subestaciones eléctricas y nuevas paradas.

Para el funcionamiento del tranvía se instalaron 1.182 nuevos semáforos en Cuenca, 210 de ellos son exclusivos del tranvía y tienen tres señales que indican al conductor de la unidades si puede o no avanzar. Por primera vez en la ciudad se instalaron semáforos en los redondeles. Su luz amarilla pide precaución y se pondrá en rojo cuando pasen los tranvías cada seis minutos desde las 06:00 hasta las 22:00.

Cuando se registre un accidente que cierre la ruta se activará un cambio de vía que permitirá que las demás unidades sigan recorriendo la ruta. El cambio es totalmente remoto.

El sistema tiene además cinco subestaciones eléctricas que permitirán la alimentación de energía de forma continua. Estas casetas, instaladas en cinco puntos de la ciudad, no deben ser invadidas por el riesgo de alto voltaje.

La alimentación eléctrica fuera del Centro Histórico es comandada por la línea aérea de contacto, cables con autonomía y provisión de carga para evitar la paralización del servicio en caso de corte de energía.

En el centro de la ciudad, la alimentación se hace a través del suelo. Bajo los adoquines se encuentran sensores que cada 30 metros proveen de energía al tranvía y se activan solo con el paso de los trenes. Entre cada sensor hay una línea de plástico tipo cerámica que aísla la corriente para que no represente un peligro a quienes cruzan por las rieles. Junto a ella se encuentra la manta antivibratoria para evitar que el paso de las unidades afecte a los edificios patrimoniales.

Lea también nuestro especial:  Un tranvía y el cambio de Cuenca

Las paradas cuentan con una ticketera, un validador de pasajes, dos cámaras, una pantalla que anuncia el tiempo exacto en el que arribará la próxima unidad y una línea luminosa para evitar el riesgo de arrollamiento.

Los armarios o bloques técnicos tienen tres espacios: el primero destinado a las comunicaciones de fibra óptica, el segundo a la línea de baja tensión que da energía a semáforos de las paradas y la tercera es una batería de unidades de almacenamiento de energía en caso de corte eléctrico.

Todo esto es monitoreado desde el puesto de mando central, ubicado en el Patio Taller, desde donde se vigila y se puede controlar todo el sistema. Aquí se ha instalado un botón de emergencia que puede parar al tranvía en caso de emergencia, y volver a ponerlo en marcha con solo pulsarlo.

“Este es el cerebro del tranvía” señala Javier Díaz, representante de CITA, empresa a cargo de la implementación tecnológica.

De acuerdo con Guzmán, estos elementos cambian el paisaje de la ciudad pero son necesarios para que el tranvía opere de manera correcta. “Debemos irnos ajustando a los cambios de este sistema y su modernidad”, asegura. (I)

tranvía cuenca tecnología

DATOS
Inclusión Las paradas e intersecciones del tranvía cuentan con pisos que permiten a los no videntes identificar el inicio y fin de la acera.
Semáforos. Las unidades del tranvía tienen su propio sistema semafórico y no obedecen a los instalados en las intersecciones de la ruta.
Emergencia. El tranvía cuenta con un botón de emergencia que es capaz de inhabilitar todo el sistema con una sola pulsación.

LA CIFRA
1.182
semáforos están instalados a lo largo de la ruta del sistema tranviario.


Nuevos conductores se ponen a prueba en la ruta del tranvía

Desde el miércoles de la próxima semana se retomarán las pruebas técnicas del tranvía, pero esta vez para la capacitación de los nuevos conductores del sistema de movilidad.

Un total de 24 choferes estarán a cargo de la operación de tres unidades, que desarrollarán recorridos entre las 07:00 y las 15:00 en el tramo de la Avenida de las Américas, comprendido entre el Control Sur y el puente sobre el río Tomebamba.

El gerente de la EMOV, Adrián Castro, solicitó prudencia y colaboración a la ciudadanía para evitar accidentes de tránsito mientras duren las pruebas del tranvía. (I)

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siete claves tecnológicas a entender en el tranvía

FOTO: EL TIEMPO

Siete son las implementaciones tecnológicas totalmente nuevas en la ciudad, con las que la gente debe familiarizarse. El director de la Unidad Ejecutora, Jaime Guzmán, explica que el tranvía trae consigo nuevos semáforos, cambios de vía, alimentación por suelo, un puesto de mando central, bloques técnicos, subestaciones eléctricas y nuevas paradas.

Para el funcionamiento del tranvía se instalaron 1.182 nuevos semáforos en Cuenca, 210 de ellos son exclusivos del tranvía y tienen tres señales que indican al conductor de la unidades si puede o no avanzar. Por primera vez en la ciudad se instalaron semáforos en los redondeles. Su luz amarilla pide precaución y se pondrá en rojo cuando pasen los tranvías cada seis minutos desde las 06:00 hasta las 22:00.

Cuando se registre un accidente que cierre la ruta se activará un cambio de vía que permitirá que las demás unidades sigan recorriendo la ruta. El cambio es totalmente remoto.

El sistema tiene además cinco subestaciones eléctricas que permitirán la alimentación de energía de forma continua. Estas casetas, instaladas en cinco puntos de la ciudad, no deben ser invadidas por el riesgo de alto voltaje.

La alimentación eléctrica fuera del Centro Histórico es comandada por la línea aérea de contacto, cables con autonomía y provisión de carga para evitar la paralización del servicio en caso de corte de energía.

En el centro de la ciudad, la alimentación se hace a través del suelo. Bajo los adoquines se encuentran sensores que cada 30 metros proveen de energía al tranvía y se activan solo con el paso de los trenes. Entre cada sensor hay una línea de plástico tipo cerámica que aísla la corriente para que no represente un peligro a quienes cruzan por las rieles. Junto a ella se encuentra la manta antivibratoria para evitar que el paso de las unidades afecte a los edificios patrimoniales.

Lea también nuestro especial:  Un tranvía y el cambio de Cuenca

Las paradas cuentan con una ticketera, un validador de pasajes, dos cámaras, una pantalla que anuncia el tiempo exacto en el que arribará la próxima unidad y una línea luminosa para evitar el riesgo de arrollamiento.

Los armarios o bloques técnicos tienen tres espacios: el primero destinado a las comunicaciones de fibra óptica, el segundo a la línea de baja tensión que da energía a semáforos de las paradas y la tercera es una batería de unidades de almacenamiento de energía en caso de corte eléctrico.

Todo esto es monitoreado desde el puesto de mando central, ubicado en el Patio Taller, desde donde se vigila y se puede controlar todo el sistema. Aquí se ha instalado un botón de emergencia que puede parar al tranvía en caso de emergencia, y volver a ponerlo en marcha con solo pulsarlo.

“Este es el cerebro del tranvía” señala Javier Díaz, representante de CITA, empresa a cargo de la implementación tecnológica.

De acuerdo con Guzmán, estos elementos cambian el paisaje de la ciudad pero son necesarios para que el tranvía opere de manera correcta. “Debemos irnos ajustando a los cambios de este sistema y su modernidad”, asegura. (I)

tranvía cuenca tecnología

DATOS
Inclusión Las paradas e intersecciones del tranvía cuentan con pisos que permiten a los no videntes identificar el inicio y fin de la acera.
Semáforos. Las unidades del tranvía tienen su propio sistema semafórico y no obedecen a los instalados en las intersecciones de la ruta.
Emergencia. El tranvía cuenta con un botón de emergencia que es capaz de inhabilitar todo el sistema con una sola pulsación.

LA CIFRA
1.182
semáforos están instalados a lo largo de la ruta del sistema tranviario.


Nuevos conductores se ponen a prueba en la ruta del tranvía

Desde el miércoles de la próxima semana se retomarán las pruebas técnicas del tranvía, pero esta vez para la capacitación de los nuevos conductores del sistema de movilidad.

Un total de 24 choferes estarán a cargo de la operación de tres unidades, que desarrollarán recorridos entre las 07:00 y las 15:00 en el tramo de la Avenida de las Américas, comprendido entre el Control Sur y el puente sobre el río Tomebamba.

El gerente de la EMOV, Adrián Castro, solicitó prudencia y colaboración a la ciudadanía para evitar accidentes de tránsito mientras duren las pruebas del tranvía. (I)

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.