Buses llenos hacia Guayaquil y Quito

Entre cuatro y cinco buses por hora salían ayer desde la Terminal Terrestre de Cuenca hacia Quito y Guayaquil, aseguró la agente civil de tránsito, Cristina Castillo, que estaba encargada del control de las unidades que salían de viaje.
Los turistas hacían filas frente a las líneas de transporte para comprar sus boletos de vuelta a casa. Los destinos que estaban copados eran Guayaquil y Quito. Franklin Minchala | EL TIEMPO

Desde las 05:30 de ayer hasta las 13:30 horas había despachado a un aproximado de 200 buses, calculó Castillo. Cada unidad llevaba entre 40 y 42 pasajeros, la capacidad máxima. Esto revela que un promedio de 8.000 turistas regresaron ayer, durante toda la mañana, a sus lugares de origen.


A mediodía, más de 200 viajeros, que también solicitaban ir a Guayaquil o Quito hacían filas frente a las oficinas para comprar sus boletos. Juan Reyes, llegó el miércoles en la noche desde Guayaquil. “Me vine con mi novia, nos relajamos, pero ahora estamos en lista de espera para ver si nos vamos a casa”, comentó mientras estaba parado frente a Alianza de Transporte Interprovincial, ATRAIN.
El gerente de esta empresa, Roberto Tenesaca, salió al paso y aseguró que iban a atender la demanda de todos sus clientes. “Estamos organizados para cumplirle a los viajeros, nos preparamos para estas fiestas y le hemos respondido a los que van hacia Guayaquil, que es el único destino que cubrimos”, aseguró Tenesaca.

Los agentes civiles se encargaron de hacer pruebas de alcoholemia y revisar los documentos de los transportistas.   EL TIEMPO
Explicó que en ATRAIN estaban cinco líneas aliadas: la Supersemería, Súper Taxi Cuenca, Turismo Oriental, San Luis y Express Sucre. Tiene una flota de 150 buses y todos estaban habilitados para viajar desde Cuenca hacia Guayaquil.
“A pesar de que son carros extras que se van llenos, pero que regresan vacíos, no les aumentamos el 30 por ciento, que son unos cuatro dólares más. Nuestros clientes pagan solo los ocho dólares, que es el precio del boleto”, declaró Tenesaca.
“Normalmente salen seis viajes diarios hacia Guayaquil, dos en la mañana, dos en la tarde y dos más en la noche y los autobuses van con 15 o 20 pasajeros”, comentó Tenesaca para demostrar que la afluencia de viajeros aumentó durante los días de feriado nacional. Además dijo que esta semana fue próspera para la empresa.


Entre lunes, martes y miércoles la demanda de viajes fue desde Guayaquil hacia Cuenca y desde el viernes aumentó la venta desde Cuenca hacia Guayaquil. “No le puedo decir cuántos pasajeros hemos movilizado, pero es bastante”, comentó.
Con una mochila en los hombros estaba Cristian Caza, de 34 años. Permanecía parado frente a la línea de transporte Patria, que viaja hacia Quito. “Me están pidiendo 15 dólares por el boleto, pero yo no los voy a dar, lo que cuesta son 12 dólares”, dijo Caza.


Estaba molesto así que Caza aprovechó para señalar a empresas de transporte, porque aseguró que estaban cobrando más del 30 por ciento en los pasajes de unidades extras. “Se aprovechan de que hay que llegar a casa porque mañana empezamos a trabajar”, afirmó.


A las afueras de la terminal estaban los agentes civiles. El agente Cristian Tapia explicó que se encargaban de revisar la frecuencia, que es el permiso para salir de viaje que se entrega en la terminal, y la lista de pasajeros, para evitar el exceso. “Si llevan más de 40 o 42 pasajeros, que es la cantidad de asientos, se le impide el viaje”, explicó Tapia.
También hicieron la prueba de alcoholemia a cada conductor y verificaron que los documentos como la licencia de conducir y la matrícula. El agente civil Josué Mora era el encargado de verificar que las llantas no estuvieran lisas. “En estos feriados hemos tenido dos inconvenientes por llantas lisas y vidrios rotos”, aseguró Mora y advirtió que fue en su turno. (RET) (I)

Cuenca. 

Buses llenos hacia Guayaquil y Quito

Los turistas hacían filas frente a las líneas de transporte para comprar sus boletos de vuelta a casa. Los destinos que estaban copados eran Guayaquil y Quito. Franklin Minchala | EL TIEMPO

Desde las 05:30 de ayer hasta las 13:30 horas había despachado a un aproximado de 200 buses, calculó Castillo. Cada unidad llevaba entre 40 y 42 pasajeros, la capacidad máxima. Esto revela que un promedio de 8.000 turistas regresaron ayer, durante toda la mañana, a sus lugares de origen.


A mediodía, más de 200 viajeros, que también solicitaban ir a Guayaquil o Quito hacían filas frente a las oficinas para comprar sus boletos. Juan Reyes, llegó el miércoles en la noche desde Guayaquil. “Me vine con mi novia, nos relajamos, pero ahora estamos en lista de espera para ver si nos vamos a casa”, comentó mientras estaba parado frente a Alianza de Transporte Interprovincial, ATRAIN.
El gerente de esta empresa, Roberto Tenesaca, salió al paso y aseguró que iban a atender la demanda de todos sus clientes. “Estamos organizados para cumplirle a los viajeros, nos preparamos para estas fiestas y le hemos respondido a los que van hacia Guayaquil, que es el único destino que cubrimos”, aseguró Tenesaca.

Los agentes civiles se encargaron de hacer pruebas de alcoholemia y revisar los documentos de los transportistas.   EL TIEMPO
Explicó que en ATRAIN estaban cinco líneas aliadas: la Supersemería, Súper Taxi Cuenca, Turismo Oriental, San Luis y Express Sucre. Tiene una flota de 150 buses y todos estaban habilitados para viajar desde Cuenca hacia Guayaquil.
“A pesar de que son carros extras que se van llenos, pero que regresan vacíos, no les aumentamos el 30 por ciento, que son unos cuatro dólares más. Nuestros clientes pagan solo los ocho dólares, que es el precio del boleto”, declaró Tenesaca.
“Normalmente salen seis viajes diarios hacia Guayaquil, dos en la mañana, dos en la tarde y dos más en la noche y los autobuses van con 15 o 20 pasajeros”, comentó Tenesaca para demostrar que la afluencia de viajeros aumentó durante los días de feriado nacional. Además dijo que esta semana fue próspera para la empresa.


Entre lunes, martes y miércoles la demanda de viajes fue desde Guayaquil hacia Cuenca y desde el viernes aumentó la venta desde Cuenca hacia Guayaquil. “No le puedo decir cuántos pasajeros hemos movilizado, pero es bastante”, comentó.
Con una mochila en los hombros estaba Cristian Caza, de 34 años. Permanecía parado frente a la línea de transporte Patria, que viaja hacia Quito. “Me están pidiendo 15 dólares por el boleto, pero yo no los voy a dar, lo que cuesta son 12 dólares”, dijo Caza.


Estaba molesto así que Caza aprovechó para señalar a empresas de transporte, porque aseguró que estaban cobrando más del 30 por ciento en los pasajes de unidades extras. “Se aprovechan de que hay que llegar a casa porque mañana empezamos a trabajar”, afirmó.


A las afueras de la terminal estaban los agentes civiles. El agente Cristian Tapia explicó que se encargaban de revisar la frecuencia, que es el permiso para salir de viaje que se entrega en la terminal, y la lista de pasajeros, para evitar el exceso. “Si llevan más de 40 o 42 pasajeros, que es la cantidad de asientos, se le impide el viaje”, explicó Tapia.
También hicieron la prueba de alcoholemia a cada conductor y verificaron que los documentos como la licencia de conducir y la matrícula. El agente civil Josué Mora era el encargado de verificar que las llantas no estuvieran lisas. “En estos feriados hemos tenido dos inconvenientes por llantas lisas y vidrios rotos”, aseguró Mora y advirtió que fue en su turno. (RET) (I)

Cuenca.