Estación centro reabre puertas a los bomberos

El jefe del Cuerpo de Bomberos, Patricio Lucero (i), y el alcalde Marcelo Cabrera, durante la reinauguración del edificio.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

El edificio levantado en 1957 fue reestructurado  con una inversión de 872.929 dólares. Desde hoy prestará sus servicios a la zona céntrica de la ciudad. 

Tras cinco años de planificación y uno de intervención, la estación del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cuenca, ubicada en la calle Presidente Córdova y Luis Cordero, fue totalmente renovada y puesta a disposición de la ciudadanía.

Mediante un evento desarrollado en un improvisado auditorio, que se convertirá luego en el museo de la institución, el primer jefe de la institución, Patricio Lucero, resaltó la importancia emocional que tiene este edificio para los bomberos voluntarios.


En esta casa, la estación 2, denominada Guayaquil en honor a la vecina ciudad, que fue la primera en tener un cuerpo de bomberos voluntarios en el país, se ubicó la sirena de alerta de incendios del Centro Histórico, el primer tubo de descenso para rescate, y aquí se formaron varios de los voluntarios que con el tiempo han asumido el mando de la institución de rescate, explicó el jefe de los bomberos.

El director de planificación de la Municipalidad, Pablo Abad, detalló que la inversión en la obra fue de 872.929 dólares.

La obra conservó su carácter patrimonial, y elementos de su primera construcción, que data de 1957, explicó Abad.


La renovada casa bomberil cuenta con modernos dormitorios para la tropa, una zona administrativa, un espacio destinado a un museo de los bomberos, instalaciones contra incendios, estructura antisísmica y espacio para el parqueo de motobombas y unidades de rescate.

Lucero explicó que en la estación habrá personal de forma permanente, “como fue todo un siempre”, que se sumará al trabajo que se efectúa desde las siete estaciones de la ciudad, el edificio administrativo y la Escuela de Bomberos.

Una bendición del renovado edificio y un recorrido por las obras cerró el evento de reapertura. (I)  

Estación centro reabre puertas a los bomberos

El jefe del Cuerpo de Bomberos, Patricio Lucero (i), y el alcalde Marcelo Cabrera, durante la reinauguración del edificio.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

El edificio levantado en 1957 fue reestructurado  con una inversión de 872.929 dólares. Desde hoy prestará sus servicios a la zona céntrica de la ciudad. 

Tras cinco años de planificación y uno de intervención, la estación del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cuenca, ubicada en la calle Presidente Córdova y Luis Cordero, fue totalmente renovada y puesta a disposición de la ciudadanía.

Mediante un evento desarrollado en un improvisado auditorio, que se convertirá luego en el museo de la institución, el primer jefe de la institución, Patricio Lucero, resaltó la importancia emocional que tiene este edificio para los bomberos voluntarios.


En esta casa, la estación 2, denominada Guayaquil en honor a la vecina ciudad, que fue la primera en tener un cuerpo de bomberos voluntarios en el país, se ubicó la sirena de alerta de incendios del Centro Histórico, el primer tubo de descenso para rescate, y aquí se formaron varios de los voluntarios que con el tiempo han asumido el mando de la institución de rescate, explicó el jefe de los bomberos.

El director de planificación de la Municipalidad, Pablo Abad, detalló que la inversión en la obra fue de 872.929 dólares.

La obra conservó su carácter patrimonial, y elementos de su primera construcción, que data de 1957, explicó Abad.


La renovada casa bomberil cuenta con modernos dormitorios para la tropa, una zona administrativa, un espacio destinado a un museo de los bomberos, instalaciones contra incendios, estructura antisísmica y espacio para el parqueo de motobombas y unidades de rescate.

Lucero explicó que en la estación habrá personal de forma permanente, “como fue todo un siempre”, que se sumará al trabajo que se efectúa desde las siete estaciones de la ciudad, el edificio administrativo y la Escuela de Bomberos.

Una bendición del renovado edificio y un recorrido por las obras cerró el evento de reapertura. (I)