Bienes municipales en desuso pasarán a casas comunales

FOTO: Cortesía

Cientos de implementos de oficina, mesas, sillas, estantes, cocinetas y hasta camas, que han sido desechados por la Municipalidad a pesar de estar en buen estado, serán entregados a casas comunales y centros infantiles barriales de Cuenca.

Así lo anunció el concejal Roque Ordóñez, quien explicó que los bienes están “amontonados” en las bodegas municipales de Chaullayacu sin prestar servicio, y en caso de continuar sin uso serán chatarrizados.

“Son bienes que tienen pequeñas fallas pero pueden ser reparados, o bien dejaron de ser útiles para el Municipio pero pueden donarse a los barrios” acotó el edil.

El concejal José Fajardo, quien esta semana acompañó a una comisión de dirigentes barriales a las bodegas municipales para que determinen si los bienes desechados por la Municipalidad les pueden ser útiles, señaló que para la entrega de los muebles se debe hacer una solicitud de donación al gobierno local y luego los concejales harán un seguimiento para que el pedido se cumpla.

Los dirigentes barriales o comunales también pueden acudir a sus oficinas en el edificio de la Alcaldía de Cuenca, en las calles Borrero y Bolívar, para solicitar apoyo de los ediles en esta gestión.

“Hay sillas, estantes, mesas, escritorios, camas a las que quizás les hace falta una mano de pintura o ajustar un tornillo, y que pueden ser de gran utilidad a las casas comunales” sostuvo Fajardo.

Ordóñez recalcó que los bienes han sido dados de baja por varias administraciones y no existe un número determinado de muebles, por lo que se pedirá información detallada del porqué se dieron de baja y se vigilará su destino final.

Los ediles esperan que esta gestión se amplíe a las bodegas de las empresas municipales ETAPA, EMOV y EMAC. (I)

Bienes municipales en desuso pasarán a casas comunales

FOTO: Cortesía

Cientos de implementos de oficina, mesas, sillas, estantes, cocinetas y hasta camas, que han sido desechados por la Municipalidad a pesar de estar en buen estado, serán entregados a casas comunales y centros infantiles barriales de Cuenca.

Así lo anunció el concejal Roque Ordóñez, quien explicó que los bienes están “amontonados” en las bodegas municipales de Chaullayacu sin prestar servicio, y en caso de continuar sin uso serán chatarrizados.

“Son bienes que tienen pequeñas fallas pero pueden ser reparados, o bien dejaron de ser útiles para el Municipio pero pueden donarse a los barrios” acotó el edil.

El concejal José Fajardo, quien esta semana acompañó a una comisión de dirigentes barriales a las bodegas municipales para que determinen si los bienes desechados por la Municipalidad les pueden ser útiles, señaló que para la entrega de los muebles se debe hacer una solicitud de donación al gobierno local y luego los concejales harán un seguimiento para que el pedido se cumpla.

Los dirigentes barriales o comunales también pueden acudir a sus oficinas en el edificio de la Alcaldía de Cuenca, en las calles Borrero y Bolívar, para solicitar apoyo de los ediles en esta gestión.

“Hay sillas, estantes, mesas, escritorios, camas a las que quizás les hace falta una mano de pintura o ajustar un tornillo, y que pueden ser de gran utilidad a las casas comunales” sostuvo Fajardo.

Ordóñez recalcó que los bienes han sido dados de baja por varias administraciones y no existe un número determinado de muebles, por lo que se pedirá información detallada del porqué se dieron de baja y se vigilará su destino final.

Los ediles esperan que esta gestión se amplíe a las bodegas de las empresas municipales ETAPA, EMOV y EMAC. (I)