BEDE ofrece recursos a los Municipios de Consejos Provinciales del Austro

Foto: Fernando Machado

Un total de 34 alcaldes y tres prefectos de las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago mantuvieron ayer reuniones con directivos del Banco de Desarrollo del Ecuador (BEDE) para canalizar recursos en beneficio de sus habitantes. Según el gerente del BEDE, Carlos Julio Jaramillo, esta institución tiene $ 732 millones, dispuestos para este año y que las prioridades son el agua potable y saneamient.

“Queremos que nos vean como el socio estratégico, como el brazo ejecutor para que reciban el apoyo los Municipios y las Prefecturas”. Jaramillo dijo también que era importante conocer quiénes tienen actualizados sus catastros y con ellos hacer un trabajo financiero para elevar a la plataforma financiera. “Es importante que ellos sepan (alcaldes y prefectos) que la planificación es el eje principal de los negocios que pretendan hacer con el Banco de Desarrollo”.

 La asignación que el BEDE ha previsto para la región austral es de $ 90 millones durante el 2019, dinero que está dispuesto en la sucursal sur para asignar a cada uno de los GAD que presenten proyectos en Azuay, Cañar y Morona Santiago. “El año anterior se pasó la meta en la sucursal de Cuenca y si las proyecciones en este año son mayores para la zona, no hay ningún limitante de que el presupuesto pueda reformarse y asignar más recursos al austro”, indicó Jaramillo.

El alcalde del cantón Ponce Enríquez, Baldor Bermeo, indicó que las necesidades en su sector son muchas y que se deben entregar los fondos que corresponden a las regalías mineras.

Según el burgomaestre, este organismo del Estado les debe cerca de $ 8 millones que bien servirían para alcantarillado en la parte urbana y rural y para buscar otros recursos de agua potable y dar inicio a la reparación de las calles de la urbe. “Tenemos mucho trabajo que hacer en las comunidades de Ponce Enríquez en cuanto al alcantarillado y agua potable, pero definitivamente los recursos son necesarios”, dijo el funcionario. Bermeo acotó que el cantón apenas tiene el 45% en alcantarillado. (I)

BEDE ofrece recursos a los Municipios de Consejos Provinciales del Austro

Foto: Fernando Machado

Un total de 34 alcaldes y tres prefectos de las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago mantuvieron ayer reuniones con directivos del Banco de Desarrollo del Ecuador (BEDE) para canalizar recursos en beneficio de sus habitantes. Según el gerente del BEDE, Carlos Julio Jaramillo, esta institución tiene $ 732 millones, dispuestos para este año y que las prioridades son el agua potable y saneamient.

“Queremos que nos vean como el socio estratégico, como el brazo ejecutor para que reciban el apoyo los Municipios y las Prefecturas”. Jaramillo dijo también que era importante conocer quiénes tienen actualizados sus catastros y con ellos hacer un trabajo financiero para elevar a la plataforma financiera. “Es importante que ellos sepan (alcaldes y prefectos) que la planificación es el eje principal de los negocios que pretendan hacer con el Banco de Desarrollo”.

 La asignación que el BEDE ha previsto para la región austral es de $ 90 millones durante el 2019, dinero que está dispuesto en la sucursal sur para asignar a cada uno de los GAD que presenten proyectos en Azuay, Cañar y Morona Santiago. “El año anterior se pasó la meta en la sucursal de Cuenca y si las proyecciones en este año son mayores para la zona, no hay ningún limitante de que el presupuesto pueda reformarse y asignar más recursos al austro”, indicó Jaramillo.

El alcalde del cantón Ponce Enríquez, Baldor Bermeo, indicó que las necesidades en su sector son muchas y que se deben entregar los fondos que corresponden a las regalías mineras.

Según el burgomaestre, este organismo del Estado les debe cerca de $ 8 millones que bien servirían para alcantarillado en la parte urbana y rural y para buscar otros recursos de agua potable y dar inicio a la reparación de las calles de la urbe. “Tenemos mucho trabajo que hacer en las comunidades de Ponce Enríquez en cuanto al alcantarillado y agua potable, pero definitivamente los recursos son necesarios”, dijo el funcionario. Bermeo acotó que el cantón apenas tiene el 45% en alcantarillado. (I)