Baches son la constante en la vía Cuenca-Girón-Pasaje

Vehículos que circulan por la carretera hacen maniobras para evitar los huecos.
FOTO: Miguel Arévalo El Tiempo

Grietas, hundimientos y deslizamientos son los problemas que presenta esta vía que une Azuay y El Oro. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas analiza un plan de intervención.

Varios tramos de los 170 kilómetros de vía que unen a las provincias de Azuay y El Oro presentan hundimientos, agrietamientos, caída de material y deformaciones que causan estragos a los vehículos de quienes usan frecuentemente esta arteria vial.

Una de estas deformaciones se encuentra en el kilómetro 40, cerca del centro cantonal de Girón; en el kilómetro 45, en la zona del ingreso a Pichanillas y en el kilómetro 53, a la altura de la entrada a la parroquia La Asunción, esta última debido a fallas geológicas.

En el kilómetro 86 se mantiene el paso vehicular por un solo carril debido al deslizamiento de tierra producidos por filtración interna de agua.

Alto tránsito
Más de 7.000 vehículos circulan a diario por esta carretera, incluyendo volquetes y plataformas que transportan materiales de construcción desde canteras que están junto al río Jubones, en el cantón Santa Isabel.

Luis Rojas, quien a diario recorre esta ruta porque transporta productos de consumo masivo, indicó que la vía es un “dolor de cabeza” y que hay que ser muy hábil para esquivar los “huecos” que existen en toda la carretera.

A ello se suma, según indicó, los daños que ocasionan a los vehículos, “eso nos cuesta más a nosotros porque es a cada rato”.

Moradores de La Asunción, Girón y Santa Isabel coinciden en que esta carretera es muy peligrosa porque según explicó Alexandra Rodríguez, quien vive en el sector, “los vehículos por la noche casi no ven los huecos y por eso hay los accidentes”.

Las grietas, hundimientos y fisuras en una carretera se deben, según el ingeniero civil Jorge Flores, a la fatiga de concreto que se ocasionan por las cargas elevadas de tránsito o por un deficiente soporte en la fundición.

“En el caso de esa vía, la causa es por el peso que transportan los camiones que llevan material de construcción, que a veces se exceden en el límite de carga que deben llevar”.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas, MTOP, Zona 6, ejecuta por mes en diferentes lugares de la vía Cuenca-Girón-Pasaje un promedio de 10 controles de pesos y dimensiones, que a través de una tabla de pesos y dimensiones, son de obligatorio cumplimiento.

Deslizamientos
En diciembre de 2019 se presentó un percance en el kilómetro 86, donde un bus turístico se quedó atrapado en el lodo que ocasionó el deslizamiento de tierra, pero el problema fue superado.

José Jaramillo, subsecretario del MTOP, indicó que el problema se concentra en un sector conocido como Uchucay, un punto muy crítico “porque se trata de un macro deslizamiento generado por filtraciones de agua”.

Explicó que para frenar el problema de manera definitiva se espera contratar una consultoría que determine las acciones a seguir.

Intervención
El MTOP en mayo de 2018 entregó la obra de mantenimiento emergente de este corredor vial con una inversión de cerca de 38’000.000 de dólares. También tienen previsto un estudio de los puntos críticos para una nueva intervención.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Gabriel Martínez, explicó que hay un plan para mejorar toda la vía, desde la ‘Y’ de Corralitos, que pasa por el nuevo acceso sur, que continuará hasta la Biblián y La Troncal.

El plan es darle mantenimiento por niveles de servicio y que se mantenga, pero el modelo aún no está definido, “puede ser por concesión o alianza público privado”, según Martínez. (I)

Sandra Altafulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Baches son la constante en la vía Cuenca-Girón-Pasaje

Vehículos que circulan por la carretera hacen maniobras para evitar los huecos.
FOTO: Miguel Arévalo El Tiempo

Grietas, hundimientos y deslizamientos son los problemas que presenta esta vía que une Azuay y El Oro. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas analiza un plan de intervención.

Varios tramos de los 170 kilómetros de vía que unen a las provincias de Azuay y El Oro presentan hundimientos, agrietamientos, caída de material y deformaciones que causan estragos a los vehículos de quienes usan frecuentemente esta arteria vial.

Una de estas deformaciones se encuentra en el kilómetro 40, cerca del centro cantonal de Girón; en el kilómetro 45, en la zona del ingreso a Pichanillas y en el kilómetro 53, a la altura de la entrada a la parroquia La Asunción, esta última debido a fallas geológicas.

En el kilómetro 86 se mantiene el paso vehicular por un solo carril debido al deslizamiento de tierra producidos por filtración interna de agua.

Alto tránsito
Más de 7.000 vehículos circulan a diario por esta carretera, incluyendo volquetes y plataformas que transportan materiales de construcción desde canteras que están junto al río Jubones, en el cantón Santa Isabel.

Luis Rojas, quien a diario recorre esta ruta porque transporta productos de consumo masivo, indicó que la vía es un “dolor de cabeza” y que hay que ser muy hábil para esquivar los “huecos” que existen en toda la carretera.

A ello se suma, según indicó, los daños que ocasionan a los vehículos, “eso nos cuesta más a nosotros porque es a cada rato”.

Moradores de La Asunción, Girón y Santa Isabel coinciden en que esta carretera es muy peligrosa porque según explicó Alexandra Rodríguez, quien vive en el sector, “los vehículos por la noche casi no ven los huecos y por eso hay los accidentes”.

Las grietas, hundimientos y fisuras en una carretera se deben, según el ingeniero civil Jorge Flores, a la fatiga de concreto que se ocasionan por las cargas elevadas de tránsito o por un deficiente soporte en la fundición.

“En el caso de esa vía, la causa es por el peso que transportan los camiones que llevan material de construcción, que a veces se exceden en el límite de carga que deben llevar”.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas, MTOP, Zona 6, ejecuta por mes en diferentes lugares de la vía Cuenca-Girón-Pasaje un promedio de 10 controles de pesos y dimensiones, que a través de una tabla de pesos y dimensiones, son de obligatorio cumplimiento.

Deslizamientos
En diciembre de 2019 se presentó un percance en el kilómetro 86, donde un bus turístico se quedó atrapado en el lodo que ocasionó el deslizamiento de tierra, pero el problema fue superado.

José Jaramillo, subsecretario del MTOP, indicó que el problema se concentra en un sector conocido como Uchucay, un punto muy crítico “porque se trata de un macro deslizamiento generado por filtraciones de agua”.

Explicó que para frenar el problema de manera definitiva se espera contratar una consultoría que determine las acciones a seguir.

Intervención
El MTOP en mayo de 2018 entregó la obra de mantenimiento emergente de este corredor vial con una inversión de cerca de 38’000.000 de dólares. También tienen previsto un estudio de los puntos críticos para una nueva intervención.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Gabriel Martínez, explicó que hay un plan para mejorar toda la vía, desde la ‘Y’ de Corralitos, que pasa por el nuevo acceso sur, que continuará hasta la Biblián y La Troncal.

El plan es darle mantenimiento por niveles de servicio y que se mantenga, pero el modelo aún no está definido, “puede ser por concesión o alianza público privado”, según Martínez. (I)

Sandra Altafulla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.