Anticonceptivos femeninos aún generan prejuicio social

La píldora anticonceptiva de emergencia y el preservativo femenino son de acceso gratuito en el Ministerio de Salud. 80% de mujeres en Azuay, en 2018, accedieron a un método anticonceptivo.

Aunque el reglamento para regular el libre acceso a estos métodos entró en vigencia hace cinco años, algunas farmacias privadas lo cumplen parcialmente. En un recorrido realizado por diario EL TIEMPO se evidenciaron los mitos que todavía existen alrededor del preservativo femenino y la PAE.    

El preservativo femenino y la píldora anticonceptiva de emergencia, PAE, todavía generan desconocimiento y prejuicios sociales en los expendedores y compradores de algunas farmacias de la ciudad.


Diario EL TIEMPO realizó un breve recorrido y en  cinco de seis farmacias visitadas, no venden el preservativo femenino. “No he escuchado sobre eso”, “no lo vendemos porque no nos piden”, “nunca nos ha llegado como parte de la mercadería”, fueron algunas de las respuestas de los farmacéuticos vendedores.
Mariela Rodríguez de 34 años y cliente de una de las farmacias, mostró sorpresa al escuchar sobre este requerimiento. Dice que no sabía que existía un preservativo femenino, pero que cuando ha tenido que comprar la PAE, ha recibido “miradas extrañas” de los vendedores.


La polémica sobre la venta de la píldora antoconceptiva de emergencia se dio en marzo de este año cuando una mujer hizo pública su experiencia ocurrida en 2011, cuando al solicitar el producto en una de las cadenas farmaceúticas más grandes del país, le fue negado.  


De las seis farmacias visitadas, incluida la que generó dicha polémica y días después anunció que incluiría la PAE en su inventario y que lo cumplió, afirmaron vender este anticonceptivo oral de emergencia, AOE. Mujeres como Estela Pazos de 56 años, manifiestan que no la conocen a profundidad pero “me han contado que es abortiva”.


Acceso
Natacha Peralta, especialista de Derechos Humanos de la coordinación zonal 6 del Ministerio de Salud Pública, MSP, se refiere al cumplimiento del  Reglamento para Regular el Acceso y la Disponibilidad a Métodos Anticonceptivos en el Sistema Nacional de Salud, mediante el Acuerdo Ministerial 2490, que entró en vigencia en 2014.


Dice que aunque se trata de establecimientos privados, “deberían trabajar en el marco de los derechos sexuales y reproductivos como una obligación y compromiso constitucional; además de que el libre acceso a los métodos anticonceptivos reduce la mortalidad materna en más de un 30 por ciento”.
Peralta indica que el 35 por ciento de mujeres en edad fértil en Azuay recibieron asesoría en planificación familiar dentro del MSP, de las cuales, el 80 por ciento accedió a un método anticonceptivo en 2018.


Mientras que, un ocho por ciento de varones recibieron asesoría, y solo el dos por ciento accedió a un método anticonceptivo.
Según la funcionaria, esta desigualdad se debe a que la planificación familiar “está matizada por factores como el machismo que hacen que, solo la mujer tenga la responsabilidad de protegerse, tomando en cuenta de que el hombre solo tiene a su alcance el preservativo y la vasectomía”.


Explica además que, tanto la asesoría de planificación familiar así como el acceso a los métodos anticonceptivos son libres y gratuitos en el MSP, incluidos el preservativo femenino y la píldora anticonceptiva de emergencia “como un servicio alejado de prejuicios sociales”. (I)

El costo influye al adquirir el preservativo femenino en las farmacias
un preservativo femenino bordea el precio de entre 10 y 13 dólares, y es de un solo uso, al igual que el preservativo masculino, cuyo valor no supera el dólar. Este es uno de los factores, según la sexóloga Silvia Guevara, para que las personas no adquieran el producto. Sin embargo, explica que se suman razones de incomodidad y desconocimiento, pues la colocación de este método puede realizarse hasta cuatro horas antes de la relación sexual, además de que existe poca información sobre su uso.


El estradiol, una de las hormonas sexuales más importantes de la mujer, es uno de los componentes de este método de barrera, “lo que podría justificar su costo”.
La especialista sostiene también que la adquisición de la píldora anticonceptiva de emergencia, aún tiene como intermediarios a “vendedores dependientes” en las farmacias, “que no separan sus creencias de su trabajo y reproducen estigmas que juzgan a las personas por tener relaciones sexuales sin protección o por simplemente negarse a tener hijos”. (I)


Santiago García, farmacéutico de uno de los centros de salud del MSP, expende un preservativo femenino para una de las usuarias de esta dependencia.
Mujeres. El 35 por ciento de mujeres en Azuay recibieron asesoría en planificación familiar en 2018, según el MSP.  
Hombres. Los datos del MSP indican que solo un 8 por ciento de varones en Azuay, recibieron la misma asesoría en ese año.
Gratuidad. Los centros de salud del MSP entregan de manera gratuita todos los métodos anticonceptivos.



Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Anticonceptivos femeninos aún generan prejuicio social

La píldora anticonceptiva de emergencia y el preservativo femenino son de acceso gratuito en el Ministerio de Salud. 80% de mujeres en Azuay, en 2018, accedieron a un método anticonceptivo.

Aunque el reglamento para regular el libre acceso a estos métodos entró en vigencia hace cinco años, algunas farmacias privadas lo cumplen parcialmente. En un recorrido realizado por diario EL TIEMPO se evidenciaron los mitos que todavía existen alrededor del preservativo femenino y la PAE.    

El preservativo femenino y la píldora anticonceptiva de emergencia, PAE, todavía generan desconocimiento y prejuicios sociales en los expendedores y compradores de algunas farmacias de la ciudad.


Diario EL TIEMPO realizó un breve recorrido y en  cinco de seis farmacias visitadas, no venden el preservativo femenino. “No he escuchado sobre eso”, “no lo vendemos porque no nos piden”, “nunca nos ha llegado como parte de la mercadería”, fueron algunas de las respuestas de los farmacéuticos vendedores.
Mariela Rodríguez de 34 años y cliente de una de las farmacias, mostró sorpresa al escuchar sobre este requerimiento. Dice que no sabía que existía un preservativo femenino, pero que cuando ha tenido que comprar la PAE, ha recibido “miradas extrañas” de los vendedores.


La polémica sobre la venta de la píldora antoconceptiva de emergencia se dio en marzo de este año cuando una mujer hizo pública su experiencia ocurrida en 2011, cuando al solicitar el producto en una de las cadenas farmaceúticas más grandes del país, le fue negado.  


De las seis farmacias visitadas, incluida la que generó dicha polémica y días después anunció que incluiría la PAE en su inventario y que lo cumplió, afirmaron vender este anticonceptivo oral de emergencia, AOE. Mujeres como Estela Pazos de 56 años, manifiestan que no la conocen a profundidad pero “me han contado que es abortiva”.


Acceso
Natacha Peralta, especialista de Derechos Humanos de la coordinación zonal 6 del Ministerio de Salud Pública, MSP, se refiere al cumplimiento del  Reglamento para Regular el Acceso y la Disponibilidad a Métodos Anticonceptivos en el Sistema Nacional de Salud, mediante el Acuerdo Ministerial 2490, que entró en vigencia en 2014.


Dice que aunque se trata de establecimientos privados, “deberían trabajar en el marco de los derechos sexuales y reproductivos como una obligación y compromiso constitucional; además de que el libre acceso a los métodos anticonceptivos reduce la mortalidad materna en más de un 30 por ciento”.
Peralta indica que el 35 por ciento de mujeres en edad fértil en Azuay recibieron asesoría en planificación familiar dentro del MSP, de las cuales, el 80 por ciento accedió a un método anticonceptivo en 2018.


Mientras que, un ocho por ciento de varones recibieron asesoría, y solo el dos por ciento accedió a un método anticonceptivo.
Según la funcionaria, esta desigualdad se debe a que la planificación familiar “está matizada por factores como el machismo que hacen que, solo la mujer tenga la responsabilidad de protegerse, tomando en cuenta de que el hombre solo tiene a su alcance el preservativo y la vasectomía”.


Explica además que, tanto la asesoría de planificación familiar así como el acceso a los métodos anticonceptivos son libres y gratuitos en el MSP, incluidos el preservativo femenino y la píldora anticonceptiva de emergencia “como un servicio alejado de prejuicios sociales”. (I)

El costo influye al adquirir el preservativo femenino en las farmacias
un preservativo femenino bordea el precio de entre 10 y 13 dólares, y es de un solo uso, al igual que el preservativo masculino, cuyo valor no supera el dólar. Este es uno de los factores, según la sexóloga Silvia Guevara, para que las personas no adquieran el producto. Sin embargo, explica que se suman razones de incomodidad y desconocimiento, pues la colocación de este método puede realizarse hasta cuatro horas antes de la relación sexual, además de que existe poca información sobre su uso.


El estradiol, una de las hormonas sexuales más importantes de la mujer, es uno de los componentes de este método de barrera, “lo que podría justificar su costo”.
La especialista sostiene también que la adquisición de la píldora anticonceptiva de emergencia, aún tiene como intermediarios a “vendedores dependientes” en las farmacias, “que no separan sus creencias de su trabajo y reproducen estigmas que juzgan a las personas por tener relaciones sexuales sin protección o por simplemente negarse a tener hijos”. (I)


Santiago García, farmacéutico de uno de los centros de salud del MSP, expende un preservativo femenino para una de las usuarias de esta dependencia.
Mujeres. El 35 por ciento de mujeres en Azuay recibieron asesoría en planificación familiar en 2018, según el MSP.  
Hombres. Los datos del MSP indican que solo un 8 por ciento de varones en Azuay, recibieron la misma asesoría en ese año.
Gratuidad. Los centros de salud del MSP entregan de manera gratuita todos los métodos anticonceptivos.



Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.