Analizando actitudes hacia la violencia

La cultura es uno de los factores que más influye en la producción de la violencia.
FOTO: Cortesía Esteban Sánchez

Una actitud es una disposición personal que genera una tendencia a opinar, sentir y actuar ante objetos, situaciones, personas diferentes, normas o costumbres sociales.

Para entender la violencia se debe analizar los diversos componentes que la determinan. Se han descrito cuatro tipos de factores que intervienen en la producción de la violencia: distales, disposicionales, relacionales y situacionales. El factor distal comprende lo sociocultural y económico, lo disposicional hace referencia a las características biológicas, actitudes y creencias acerca de la violencia, lo relacional comprende los modelos de enamoramiento e interrelaciones románticas y lo situacional se relaciona con las experiencias que la persona ha vivido y que podrían influenciar en la conducta actual.

La actitud es un factor estudiado por la Psicología Social, que podemos definir como una predisposición organizada por la experiencia que regula la respuesta a diversas situaciones. La actitud tiene como base una evaluación superficial y rápida de la situación u objeto y determina conductas poco meditadas y repetitivas, difíciles de cambiar.

Una actitud es una disposición personal que genera una tendencia a opinar, sentir y actuar ante objetos, situaciones, personas diferentes, normas o costumbres sociales. No debemos perder de vista, que las actitudes, además de su componente personal, están determinadas por el entorno sociocultural, creencias e ideología predominante.

Se han identificado y descrito distintos tipos de actitud: conservadora, normativa, dependiente, naturalista, liberal, negativista, entre otras. Los factores asociados a la violencia son: el sexo; nivel de instrucción; creencias; edad; influencia parental; experiencias; factores sociales; eventos negativos recientes; enfermedad mental.

Cuando nos referimos a factores sociales, por ejemplo, diferentes autores han destacado el papel negativo de los medios de difusión en la aceptación o rechazo de la violencia, uno de los actores más influyentes en el aprendizaje es lo que se conoce como modelado social.

Las actitudes hacia la violencia son base generadora de conductas agresivas por lo cual debemos considerarlas como objetivo de estudio en nuestro medio, como base para el desarrollo de proyectos de intervención educativa, buscando sensibilizar sobre el tema a la comunidad y en especial a nuestros adolescentes, usando un modelo comunicacional basado en el respeto, evitando los prejuicios discriminatorios en particular en el nivel doméstico. La información no es suficiente para lograr un cambio; debe acompañarse de una adecuada motivación y sobre todo de la enseñanza de Habilidades Conductuales que permitan manejar discusiones y divergencias de una manera reflexiva. (O)

DATOS
-Actitud. Es una predisposición organizada por la experiencia que regula la respuesta a diversas situaciones.
-Tipor de actitud. Conservadora, normativa, dependiente, naturalista, liberal, negativista, entre otras.
-Determinantes. Las actitudes se determinan por el entorno sociocultural, creencias e ideología predominante.

DESTACADO
Haber conocido o sufrido experiencias de violencia determinan un modelo de actitud y conductas que favorecen la agresión.

LA CIFRA
4
factores identificados intervienen en la producción de la violencia.

Guido Pinos A.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Analizando actitudes hacia la violencia

La cultura es uno de los factores que más influye en la producción de la violencia.
FOTO: Cortesía Esteban Sánchez

Una actitud es una disposición personal que genera una tendencia a opinar, sentir y actuar ante objetos, situaciones, personas diferentes, normas o costumbres sociales.

Para entender la violencia se debe analizar los diversos componentes que la determinan. Se han descrito cuatro tipos de factores que intervienen en la producción de la violencia: distales, disposicionales, relacionales y situacionales. El factor distal comprende lo sociocultural y económico, lo disposicional hace referencia a las características biológicas, actitudes y creencias acerca de la violencia, lo relacional comprende los modelos de enamoramiento e interrelaciones románticas y lo situacional se relaciona con las experiencias que la persona ha vivido y que podrían influenciar en la conducta actual.

La actitud es un factor estudiado por la Psicología Social, que podemos definir como una predisposición organizada por la experiencia que regula la respuesta a diversas situaciones. La actitud tiene como base una evaluación superficial y rápida de la situación u objeto y determina conductas poco meditadas y repetitivas, difíciles de cambiar.

Una actitud es una disposición personal que genera una tendencia a opinar, sentir y actuar ante objetos, situaciones, personas diferentes, normas o costumbres sociales. No debemos perder de vista, que las actitudes, además de su componente personal, están determinadas por el entorno sociocultural, creencias e ideología predominante.

Se han identificado y descrito distintos tipos de actitud: conservadora, normativa, dependiente, naturalista, liberal, negativista, entre otras. Los factores asociados a la violencia son: el sexo; nivel de instrucción; creencias; edad; influencia parental; experiencias; factores sociales; eventos negativos recientes; enfermedad mental.

Cuando nos referimos a factores sociales, por ejemplo, diferentes autores han destacado el papel negativo de los medios de difusión en la aceptación o rechazo de la violencia, uno de los actores más influyentes en el aprendizaje es lo que se conoce como modelado social.

Las actitudes hacia la violencia son base generadora de conductas agresivas por lo cual debemos considerarlas como objetivo de estudio en nuestro medio, como base para el desarrollo de proyectos de intervención educativa, buscando sensibilizar sobre el tema a la comunidad y en especial a nuestros adolescentes, usando un modelo comunicacional basado en el respeto, evitando los prejuicios discriminatorios en particular en el nivel doméstico. La información no es suficiente para lograr un cambio; debe acompañarse de una adecuada motivación y sobre todo de la enseñanza de Habilidades Conductuales que permitan manejar discusiones y divergencias de una manera reflexiva. (O)

DATOS
-Actitud. Es una predisposición organizada por la experiencia que regula la respuesta a diversas situaciones.
-Tipor de actitud. Conservadora, normativa, dependiente, naturalista, liberal, negativista, entre otras.
-Determinantes. Las actitudes se determinan por el entorno sociocultural, creencias e ideología predominante.

DESTACADO
Haber conocido o sufrido experiencias de violencia determinan un modelo de actitud y conductas que favorecen la agresión.

LA CIFRA
4
factores identificados intervienen en la producción de la violencia.

Guido Pinos A.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.