Aire de Cuenca con 10% menos de contaminación

La Condamine es una zona con contaminación por los vehículos motorizados; hay controles en los vehículos para medir la emisión de gases.
FOTO: Fernando Machado EL TIEMPO

De acuerdo al último inventario de emisiones de Cuenca que será presentado en los próximos días, el monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno son los principales contaminantes en la ciudad.

El parque automotor de Cuenca, con cerca de 150.000 vehículos matriculados en el 2018, es la principal fuente de contaminación en la ciudad; sin embargo, el aire en el 2018 estuvo un 10 por ciento menos contaminado que en el 2017.

Claudia Espinoza, técnica de la Red de Monitoreo de la Empresa de Movilidad, EMOV, señaló que una de las estrategias que ha contribuido a mejorar la calidad del aire son los controles de opacidad en las vías que realiza la empresa a los vehículos para medir la emisión de gases.

De acuerdo al último inventario de emisiones de Cuenca, de 2018, el monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno son los principales contaminantes que provienen del tránsito vehicular. Espinoza indicó que realizan un monitoreo constante en 20 zonas de Cuenca para estudiar las concentraciones de monóxido de carbono, CO; dióxido de azufre, SO2; dióxido de nitrógeno, NO2; material particulado fino, MP 2.5; y ozono, O3.

De acuerdo a los resultados, Cuenca no supera los niveles de contaminación. Ayer el aire en Cuenca tuvo un nivel de contaminación de 39 microgramos por metro cúbico, por debajo de los 50 microgramos permitidos por la norma ecuatoriana. “Hay zonas como la Terminal Terrestre donde tenemos niveles altos, pero no superan la medida máxima”.

A través de un estudio de 2017, en el que se midió cuánto aporta cada ciudadano a la conformación de los gases de efecto invernadero, se reveló que cada uno produce 2,5 toneladas de CO2 equivalente, cuando el valor tolerable según las normas internacionales, es de dos.

Buses
En Cuenca el transporte público producía un 70 por ciento del total de emisiones de CO2, mientras que el segundo y el tercer lugares lo ocupan los sectores residencial e industrial con un 15 y 16 por ciento, dejando en cuarto puesto a los residuos sólidos con un cuatro por ciento.

Esto motivó a que en Cuenca se aprobara una normativa para regular la contaminación proveniente de estos vehículos. En noviembre del año pasado inició la renovación de los 475 buses de transporte urbano. Hasta la fecha está renovada el 52 por ciento de la flota.

Leonardo Albarracín, presidente de la Cámara de Transporte de Cuenca, señaló que los buses adquiridos garantizan una emisión de opacidad del cinco por ciento en los primero años de utilidad.

Espinoza considera que este es un gran paso para la ciudad, pero cree que la ciudadanía debe apostar por formas alternativas de movilidad ya que no solo los buses contaminan. (I)

DATOS
-Zonas. La Red de Monitoreo de la Calidad del Aire de EMOV estudia el aire de 20 zonas de la ciudad.
-Informe. En los próximos días se presentará el informe del año 2018, que revela una disminución de contaminación.
-Flota. En noviembre del 2018 los transportistas iniciaron el cambio de buses para bajar los índices de contaminación.

DESTACADO
En Cuenca, el transporte público producía un 70 por ciento del total de emisiones de CO2, por lo que se estableció un cambio.

LA CIFRA
150.00
vehículos aproximadamente se matricularon en Cuenca en el 2018.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Aire de Cuenca con 10% menos de contaminación

La Condamine es una zona con contaminación por los vehículos motorizados; hay controles en los vehículos para medir la emisión de gases.
FOTO: Fernando Machado EL TIEMPO

De acuerdo al último inventario de emisiones de Cuenca que será presentado en los próximos días, el monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno son los principales contaminantes en la ciudad.

El parque automotor de Cuenca, con cerca de 150.000 vehículos matriculados en el 2018, es la principal fuente de contaminación en la ciudad; sin embargo, el aire en el 2018 estuvo un 10 por ciento menos contaminado que en el 2017.

Claudia Espinoza, técnica de la Red de Monitoreo de la Empresa de Movilidad, EMOV, señaló que una de las estrategias que ha contribuido a mejorar la calidad del aire son los controles de opacidad en las vías que realiza la empresa a los vehículos para medir la emisión de gases.

De acuerdo al último inventario de emisiones de Cuenca, de 2018, el monóxido de carbono y óxidos de nitrógeno son los principales contaminantes que provienen del tránsito vehicular. Espinoza indicó que realizan un monitoreo constante en 20 zonas de Cuenca para estudiar las concentraciones de monóxido de carbono, CO; dióxido de azufre, SO2; dióxido de nitrógeno, NO2; material particulado fino, MP 2.5; y ozono, O3.

De acuerdo a los resultados, Cuenca no supera los niveles de contaminación. Ayer el aire en Cuenca tuvo un nivel de contaminación de 39 microgramos por metro cúbico, por debajo de los 50 microgramos permitidos por la norma ecuatoriana. “Hay zonas como la Terminal Terrestre donde tenemos niveles altos, pero no superan la medida máxima”.

A través de un estudio de 2017, en el que se midió cuánto aporta cada ciudadano a la conformación de los gases de efecto invernadero, se reveló que cada uno produce 2,5 toneladas de CO2 equivalente, cuando el valor tolerable según las normas internacionales, es de dos.

Buses
En Cuenca el transporte público producía un 70 por ciento del total de emisiones de CO2, mientras que el segundo y el tercer lugares lo ocupan los sectores residencial e industrial con un 15 y 16 por ciento, dejando en cuarto puesto a los residuos sólidos con un cuatro por ciento.

Esto motivó a que en Cuenca se aprobara una normativa para regular la contaminación proveniente de estos vehículos. En noviembre del año pasado inició la renovación de los 475 buses de transporte urbano. Hasta la fecha está renovada el 52 por ciento de la flota.

Leonardo Albarracín, presidente de la Cámara de Transporte de Cuenca, señaló que los buses adquiridos garantizan una emisión de opacidad del cinco por ciento en los primero años de utilidad.

Espinoza considera que este es un gran paso para la ciudad, pero cree que la ciudadanía debe apostar por formas alternativas de movilidad ya que no solo los buses contaminan. (I)

DATOS
-Zonas. La Red de Monitoreo de la Calidad del Aire de EMOV estudia el aire de 20 zonas de la ciudad.
-Informe. En los próximos días se presentará el informe del año 2018, que revela una disminución de contaminación.
-Flota. En noviembre del 2018 los transportistas iniciaron el cambio de buses para bajar los índices de contaminación.

DESTACADO
En Cuenca, el transporte público producía un 70 por ciento del total de emisiones de CO2, por lo que se estableció un cambio.

LA CIFRA
150.00
vehículos aproximadamente se matricularon en Cuenca en el 2018.

Tania Párraga
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.