Adultos mayores viven sus propias vacaciones

Adultos mayores asisten a una clase de bailoterpia. Las actividades físicas impartidas en los cursos vacacionales mejoran su salud y condición psicológica.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Yoga, bailoterapia y gimnasia, además de buenos momentos con amigos, son parte de las actividades que se cumplen en las colonias vacacionales que se dictan en varios puntos de la ciudad para los adultos mayores.

Es una de las mejores del grupo y a sus 60 años las rutinas de ejercicios no le pesan para nada. Ana Contreras asegura que se siente más ágil, liviana y joven que nunca gracias a las actividades que se cumplen en el ciclo vacacional del centro del adulto mayor del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, en Cuenca.

Al menos 12 cursos privados y públicos se dictan exclusivamente para adultos mayores por la temporada vacacional. Se ofrecen clases de yoga, bailoterapia, gimnasia, memoria y terapia ocupacional.

La psicóloga Cira Tapia, quien labora en el centro que funciona en la parte posterior del antiguo hospital del IESS en Cuenca, indica que este tipo de actividades hace que mejore la autoestima de los adultos mayores y les ayuda con su salud física y cognitiva.

“Los adultos mayores que se quedan en casa son propensos a sufrir depresión ya que se sienten solos o como una carga para sus familias, en cambio, en los cursos especializados para ellos, socializan con sus compañeros, aprenden nuevas cosas y se sienten útiles para la sociedad”, explica la experta.

Con esto coincide Contreras, quien comenta que cuando se jubiló estaba acostumbrada a jornadas laborales de hasta 10 horas diarias, y aunque en las primeras semanas el descanso le vino bien, luego de un tiempo la falta de actividad abrió la puerta para que el estrés la consuma.

“Yo trabajaba con números y mi mente necesita estar activa. No podía hacer nada en la casa por el estrés que me provocaba todo, ahora (con los cursos) estoy recuperando la juventud”, comenta.

Jaime Cárdenas coincide con ella. Él tiene 97 años de edad “pero todavía bailo”, afirma. Asiste a dos cursos, uno de bailoterapia y otro de ajedrez que asegura, es una pasión que adquirió con la edad. Además, los fines de semana hace yoga y meditación.

La esposa de Cárdenas falleció hace 12 años. Comenta que tras la muerte de su compañera de siempre fue a vivir con uno de sus hijos y le pusieron a cuidado de uno de sus bisnietos, pero no se acostumbró a ese estilo de vida.

“Uno ya no tiene la paciencia para cuidar a niños, un ratito está bien, pero no todo el día. Empecé con gimnasia y luego me gustó la bailoterapia. Ahora bailo mejor que mis nietos”, bromea Cárdenas.

La psicóloga Tapia señala que el principal beneficio de este tipo de cursos es el hecho de que los adultos mayores se revaloricen, “eso mejora su capacidad de memoria, atención y concentración”.

El periodo vacacional termina en septiembre y algunos volverán a las aulas. La Universidad del Adulto Mayor ya inició inscripciones y les espera para seguir aprendiendo. (I)

DATOS
-Beneficios. Los cursos mejoran la autoestima de los adultos mayores y previenen la depresión.
-Salud. Las actividades físicas mejoran las condiciones de salud de los adultos mayores y los mantienen activos.
-Clases. La Universidad del Adulto Mayor abrió las inscripciones para su periodo de clases 2019-2020.

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Adultos mayores viven sus propias vacaciones

Adultos mayores asisten a una clase de bailoterpia. Las actividades físicas impartidas en los cursos vacacionales mejoran su salud y condición psicológica.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Yoga, bailoterapia y gimnasia, además de buenos momentos con amigos, son parte de las actividades que se cumplen en las colonias vacacionales que se dictan en varios puntos de la ciudad para los adultos mayores.

Es una de las mejores del grupo y a sus 60 años las rutinas de ejercicios no le pesan para nada. Ana Contreras asegura que se siente más ágil, liviana y joven que nunca gracias a las actividades que se cumplen en el ciclo vacacional del centro del adulto mayor del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, en Cuenca.

Al menos 12 cursos privados y públicos se dictan exclusivamente para adultos mayores por la temporada vacacional. Se ofrecen clases de yoga, bailoterapia, gimnasia, memoria y terapia ocupacional.

La psicóloga Cira Tapia, quien labora en el centro que funciona en la parte posterior del antiguo hospital del IESS en Cuenca, indica que este tipo de actividades hace que mejore la autoestima de los adultos mayores y les ayuda con su salud física y cognitiva.

“Los adultos mayores que se quedan en casa son propensos a sufrir depresión ya que se sienten solos o como una carga para sus familias, en cambio, en los cursos especializados para ellos, socializan con sus compañeros, aprenden nuevas cosas y se sienten útiles para la sociedad”, explica la experta.

Con esto coincide Contreras, quien comenta que cuando se jubiló estaba acostumbrada a jornadas laborales de hasta 10 horas diarias, y aunque en las primeras semanas el descanso le vino bien, luego de un tiempo la falta de actividad abrió la puerta para que el estrés la consuma.

“Yo trabajaba con números y mi mente necesita estar activa. No podía hacer nada en la casa por el estrés que me provocaba todo, ahora (con los cursos) estoy recuperando la juventud”, comenta.

Jaime Cárdenas coincide con ella. Él tiene 97 años de edad “pero todavía bailo”, afirma. Asiste a dos cursos, uno de bailoterapia y otro de ajedrez que asegura, es una pasión que adquirió con la edad. Además, los fines de semana hace yoga y meditación.

La esposa de Cárdenas falleció hace 12 años. Comenta que tras la muerte de su compañera de siempre fue a vivir con uno de sus hijos y le pusieron a cuidado de uno de sus bisnietos, pero no se acostumbró a ese estilo de vida.

“Uno ya no tiene la paciencia para cuidar a niños, un ratito está bien, pero no todo el día. Empecé con gimnasia y luego me gustó la bailoterapia. Ahora bailo mejor que mis nietos”, bromea Cárdenas.

La psicóloga Tapia señala que el principal beneficio de este tipo de cursos es el hecho de que los adultos mayores se revaloricen, “eso mejora su capacidad de memoria, atención y concentración”.

El periodo vacacional termina en septiembre y algunos volverán a las aulas. La Universidad del Adulto Mayor ya inició inscripciones y les espera para seguir aprendiendo. (I)

DATOS
-Beneficios. Los cursos mejoran la autoestima de los adultos mayores y previenen la depresión.
-Salud. Las actividades físicas mejoran las condiciones de salud de los adultos mayores y los mantienen activos.
-Clases. La Universidad del Adulto Mayor abrió las inscripciones para su periodo de clases 2019-2020.

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.