Sin acuerdo para la integración del tranvía

Las negociaciones entre la Cámara de Transporte y el Municipio están paralizadas. Un estudio de la Universidad de Cuenca indica que es necesario que los buses se acoplen al nuevo sistema de movilidad.
Buses urbanos recorren la línea del tranvía junto a las unidades del nuevo sistema de movilidad, al que deben integrarse según un estudio de la U. de Cuenca.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

En punto muerto, así se encuentran las negociaciones entre la Municipalidad de Cuenca y la Cámara de Transporte para la integración de los buses y el tranvía. Sin un acuerdo, el nuevo sistema de movilidad no podrá iniciar su operación.

Así lo señala el coordinador municipal de Tránsito, Daniel Cárdenas, quien explica que, con base en estudios de la Universidad de Cuenca, el Municipio requiere que cinco líneas de bus que compiten directamente con el tranvía se conviertan en alimentadoras.

Esto garantizará, de acuerdo con los estudios, que en cinco años se logre un equilibrio entre el número de usuarios del sistema y la tarifa, lo que a su vez permitirá reducir el subsidio al sistema de transporte, que lo pagará “toda la ciudadanía”.

Pero la Cámara de Transporte no está de acuerdo, propone que tres líneas se conviertan en alimentadoras, que se permita la competencia entre una cuarta línea y el tranvía, y que se entregue una compensación por eliminar la línea 100 que une a las parroquias Baños y Ricaurte por una vía paralela a la del nuevo sistema.

Leonardo Albarracín, presidente de la Cámara de Transporte, indicó que, ante el desacuerdo con la actual administración esperarán la posesión de Pedro Palacios para retomar las reuniones. El alcalde electo comentó que no conoce a fondo el tema y que será en esta semana cuando el proceso de transición reciba la información referente al tranvía, proyecto sobre el que dijo “hay ciertas incoherencias”.

El concejal Cristian Zamora explica que, en caso de no darse una integración del tranvía y de los buses “sería irresponsable” aprobar una tarifa para el nuevo sistema.

Según el edil, en los talleres ofrecidos a los concejales por parte de la Unidad Ejecutora del Tranvía para la aprobación de la nueva tarifa se habla de un escenario de 46.000 pasajeros al día, “cuando la realidad, que conocemos a través de los cálculos automáticos que se hacen por el uso de la tarjeta de bus, es que sin alimentadoras esa ruta no tendrá más de 25.000 pasajeros diarios”.

Dicho escenario provocará que el tranvía reciba menos ingresos que los esperados, lo que obligará al Municipio a incrementar el subsidio “o declarar la quiebra del proyecto”, asegura.

La tarifa propuesta en el inicio del proyecto era de 25 centavos por pasajero con una proyección de 125.000 pasajeros al día. Con las alimentadoras, se plantea que el pasaje empiece con un valor real de 89 centavos de dólar y un precio al público de 35 centavos. No hay cálculos para un menor número de pasajeros, por lo que, según Cárdenas, cumplir las exigencias de la Cámara de Transporte “es inadmisible”. (I)

DATOS
-Requerimiento. Con base en un estudio de la U. de Cuenca, el Municipio pide el cambio de cinco líneas de bus.
-Posición. La Cámara de Transporte ofrece cambiar tres líneas, mantener una y pide una compensación por la línea 100.
-Tarifa. La integración de los buses y el tranvía son necesarios para establecer una tarifa real del nuevo sistema de movilidad.

LA CIFRA
5
líneas de bus deben modificarse para que el tranvía sea sustentable.

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sin acuerdo para la integración del tranvía

Buses urbanos recorren la línea del tranvía junto a las unidades del nuevo sistema de movilidad, al que deben integrarse según un estudio de la U. de Cuenca.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

En punto muerto, así se encuentran las negociaciones entre la Municipalidad de Cuenca y la Cámara de Transporte para la integración de los buses y el tranvía. Sin un acuerdo, el nuevo sistema de movilidad no podrá iniciar su operación.

Así lo señala el coordinador municipal de Tránsito, Daniel Cárdenas, quien explica que, con base en estudios de la Universidad de Cuenca, el Municipio requiere que cinco líneas de bus que compiten directamente con el tranvía se conviertan en alimentadoras.

Esto garantizará, de acuerdo con los estudios, que en cinco años se logre un equilibrio entre el número de usuarios del sistema y la tarifa, lo que a su vez permitirá reducir el subsidio al sistema de transporte, que lo pagará “toda la ciudadanía”.

Pero la Cámara de Transporte no está de acuerdo, propone que tres líneas se conviertan en alimentadoras, que se permita la competencia entre una cuarta línea y el tranvía, y que se entregue una compensación por eliminar la línea 100 que une a las parroquias Baños y Ricaurte por una vía paralela a la del nuevo sistema.

Leonardo Albarracín, presidente de la Cámara de Transporte, indicó que, ante el desacuerdo con la actual administración esperarán la posesión de Pedro Palacios para retomar las reuniones. El alcalde electo comentó que no conoce a fondo el tema y que será en esta semana cuando el proceso de transición reciba la información referente al tranvía, proyecto sobre el que dijo “hay ciertas incoherencias”.

El concejal Cristian Zamora explica que, en caso de no darse una integración del tranvía y de los buses “sería irresponsable” aprobar una tarifa para el nuevo sistema.

Según el edil, en los talleres ofrecidos a los concejales por parte de la Unidad Ejecutora del Tranvía para la aprobación de la nueva tarifa se habla de un escenario de 46.000 pasajeros al día, “cuando la realidad, que conocemos a través de los cálculos automáticos que se hacen por el uso de la tarjeta de bus, es que sin alimentadoras esa ruta no tendrá más de 25.000 pasajeros diarios”.

Dicho escenario provocará que el tranvía reciba menos ingresos que los esperados, lo que obligará al Municipio a incrementar el subsidio “o declarar la quiebra del proyecto”, asegura.

La tarifa propuesta en el inicio del proyecto era de 25 centavos por pasajero con una proyección de 125.000 pasajeros al día. Con las alimentadoras, se plantea que el pasaje empiece con un valor real de 89 centavos de dólar y un precio al público de 35 centavos. No hay cálculos para un menor número de pasajeros, por lo que, según Cárdenas, cumplir las exigencias de la Cámara de Transporte “es inadmisible”. (I)

DATOS
-Requerimiento. Con base en un estudio de la U. de Cuenca, el Municipio pide el cambio de cinco líneas de bus.
-Posición. La Cámara de Transporte ofrece cambiar tres líneas, mantener una y pide una compensación por la línea 100.
-Tarifa. La integración de los buses y el tranvía son necesarios para establecer una tarifa real del nuevo sistema de movilidad.

LA CIFRA
5
líneas de bus deben modificarse para que el tranvía sea sustentable.

John Machado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.