Cuatro proyectos para abastecer de agua a Cuenca

Con cuatro proyectos, ETAPA busca garantizar la dotación de agua potbale para Cuenca, con miras al 2050.

El primero ya está en marcha. Se trata de la ampliación de la planta de Tixán, que inició hace un año y en la que se invierten 9´600.000 dólares.
Tiene un avance del 65 por ciento, señaló Diego Tinoco, administrador de la obra. Esta es una de las cuatro plantas potabilizadoras de Cuenca y abastece a la mitad de la población. Actualmente, potabiliza 840 litros por segundo, con la ampliación se procesarán 1.100 litros más.


La planta actual cuenta con dos tanques de almacenamiento de 2.000 litros cada uno. En el nuevo bloque habrá tres de 1.500 litros cada uno, para proveer de agua en caso de estiaje, según Juan Diego Espinoza, jefe de la planta.
El nuevo módulo de la planta de Tixán entrará en operación el próximo año.


Proyectos
Según proyecciones poblacionales, para el año 2050, Cuenca tendrá 1´000.000 de habitantes, por lo que es necesario pensar en ampliar la cobertura de agua potable, explicó Paúl Calle, gerente de Agua Potable de la Empresa de Telecomunicaciones, Alcantarillado y Agua Potable, ETAPA.


Otro problema es el consumo de este recurso, prosigue Calle. En  la ciudad se consumen 180 litros diarios por habitante, sin embargo “lo óptimo sería  150 litros”, subrayó.  


Para el 2050 Cuenca tendrá un déficit de agua de 2.000 litros por segundo, si solo se utilizan las fuentes actuales, según estimaciones de ETAPA.
Para garantizar su consumo, la empresa municipal tiene tres iniciativas más: proyecto Moya, un estudio de aguas subterráneas del río Tarqui y el represamiento de agua en dos lagunas del Cajas.


El proyecto Moya tiene la finalidad de dotar de agua potable a las parroquias de Quingeo, Santa Ana y Cumbe, zonas que carecen de fuentes hídricas y tienen menos acceso al agua. Manuel Cordero, director de planes maestros de ETAPA, explicó que la idea es captar cinco metros cúbicos de agua del río Moya, ubicado en Sígsig.  
“Creemos que con el agua que está en la cuenca del Santa Bárbara tendríamos caudal suficiente para abastecer a esta población, sin causar desmedro a los habitantes de esa zona ni al ambiente”, sostuvo.


Otro proyecto que llevará a  cabo ETAPA es un estudio para identificar aguas subterráneas en el río Tarqui. Este caudal no es aprovechado por el momento; sin embargo, los técnicos de la empresa consideran que se puede usar, aduce Cordero.


“Hay una poca cantidad de agua, pero es una zona en la que llueve mucho, por lo que creemos que hay aguas subterráneas; quizás se aprovechen 500 litros”. El estudio se desarrollará en conjunto con la Universidad de Cuenca.


Lagunas
El cuarto proyecto busca garantizar la dotación del líquido vital en meses de estiaje.  La idea es construir una infraestructura para represar el agua en dos lagunas del Cajas. El agua alimentará la planta del Cebollar.
“Haríamos un pequeño dique en la laguna para regular dos millones de metros cúbicos, para poder represar y garantizar el agua que irá a esta planta”, sostuvo Calle. (I)

Sistemas comunitarios reciben apoyo para facilitar acceso al agua
Además de las plantas para potabilizar el agua que hay en la ciudad, ETAPA realiza un trabajo de apoyo a los sistemas comunitarios, para garantizar el     acceso al recurso en la    población rural.


Técnicos de la empresa mantienen reuniones constantes con las comunidades para brindar asesoría y proveer agua de calidad a los habitantes de los sectores beneficiarios de sistemas comunitarios.


Por ejemplo, “hace poco se rompió una tubería del proyecto Nero que afectó a los pobladores; a través de nuestros tanquero dotamos de agua a los habitantes de los sectores afectados”, refirió Paúl Calle, gerente de Agua Potable. (I)

Cuatro proyectos para abastecer de agua a Cuenca

El primero ya está en marcha. Se trata de la ampliación de la planta de Tixán, que inició hace un año y en la que se invierten 9´600.000 dólares.
Tiene un avance del 65 por ciento, señaló Diego Tinoco, administrador de la obra. Esta es una de las cuatro plantas potabilizadoras de Cuenca y abastece a la mitad de la población. Actualmente, potabiliza 840 litros por segundo, con la ampliación se procesarán 1.100 litros más.


La planta actual cuenta con dos tanques de almacenamiento de 2.000 litros cada uno. En el nuevo bloque habrá tres de 1.500 litros cada uno, para proveer de agua en caso de estiaje, según Juan Diego Espinoza, jefe de la planta.
El nuevo módulo de la planta de Tixán entrará en operación el próximo año.


Proyectos
Según proyecciones poblacionales, para el año 2050, Cuenca tendrá 1´000.000 de habitantes, por lo que es necesario pensar en ampliar la cobertura de agua potable, explicó Paúl Calle, gerente de Agua Potable de la Empresa de Telecomunicaciones, Alcantarillado y Agua Potable, ETAPA.


Otro problema es el consumo de este recurso, prosigue Calle. En  la ciudad se consumen 180 litros diarios por habitante, sin embargo “lo óptimo sería  150 litros”, subrayó.  


Para el 2050 Cuenca tendrá un déficit de agua de 2.000 litros por segundo, si solo se utilizan las fuentes actuales, según estimaciones de ETAPA.
Para garantizar su consumo, la empresa municipal tiene tres iniciativas más: proyecto Moya, un estudio de aguas subterráneas del río Tarqui y el represamiento de agua en dos lagunas del Cajas.


El proyecto Moya tiene la finalidad de dotar de agua potable a las parroquias de Quingeo, Santa Ana y Cumbe, zonas que carecen de fuentes hídricas y tienen menos acceso al agua. Manuel Cordero, director de planes maestros de ETAPA, explicó que la idea es captar cinco metros cúbicos de agua del río Moya, ubicado en Sígsig.  
“Creemos que con el agua que está en la cuenca del Santa Bárbara tendríamos caudal suficiente para abastecer a esta población, sin causar desmedro a los habitantes de esa zona ni al ambiente”, sostuvo.


Otro proyecto que llevará a  cabo ETAPA es un estudio para identificar aguas subterráneas en el río Tarqui. Este caudal no es aprovechado por el momento; sin embargo, los técnicos de la empresa consideran que se puede usar, aduce Cordero.


“Hay una poca cantidad de agua, pero es una zona en la que llueve mucho, por lo que creemos que hay aguas subterráneas; quizás se aprovechen 500 litros”. El estudio se desarrollará en conjunto con la Universidad de Cuenca.


Lagunas
El cuarto proyecto busca garantizar la dotación del líquido vital en meses de estiaje.  La idea es construir una infraestructura para represar el agua en dos lagunas del Cajas. El agua alimentará la planta del Cebollar.
“Haríamos un pequeño dique en la laguna para regular dos millones de metros cúbicos, para poder represar y garantizar el agua que irá a esta planta”, sostuvo Calle. (I)

Sistemas comunitarios reciben apoyo para facilitar acceso al agua
Además de las plantas para potabilizar el agua que hay en la ciudad, ETAPA realiza un trabajo de apoyo a los sistemas comunitarios, para garantizar el     acceso al recurso en la    población rural.


Técnicos de la empresa mantienen reuniones constantes con las comunidades para brindar asesoría y proveer agua de calidad a los habitantes de los sectores beneficiarios de sistemas comunitarios.


Por ejemplo, “hace poco se rompió una tubería del proyecto Nero que afectó a los pobladores; a través de nuestros tanquero dotamos de agua a los habitantes de los sectores afectados”, refirió Paúl Calle, gerente de Agua Potable. (I)