Usuarios se quejan de la atención en el IESS

Varias y constantes son las quejas de los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, en lo referente al tema de la salud, situación que incluye las demoras en la atención.
Los usuarios exigen que la atención en la salud mejore, sobre todo en el área de emergencias. Miguel Arévalo | El Tiempo

Con su padre inconsciente llegó a emergencias del hospital José Carrasco Arteaga, Mariana García junto a su hermano. Necesitaba atención de manera urgente. “Tuve que tomar un turno para que lo atiendan; es ilógico que en emergencias deba tomar turnos, de qué sirve llegar casi muriendo si no es una emergencia”, expresó consternada la hija. Después de unos minutos el señor fue atendido por equipo médico.


En una silla, en el exterior de la entidad médica, García esperaba noticias de su padre. “Cuando ya le tocó la atención ingresó solo, ningún familiar podía acompañar; cómo saber que es lo que le pasa porque a penas si sabía donde estaba”, contó la joven.


La joven detalló que en la parte posterior, el guardia de seguridad le insistía en que espere las noticias de la salud del papá. Ellos llegaron a las 09:00, pero eran las 11:30 y aún no se sabía nada. “No somos de acá, vivimos en Amaluza y para nosotros el tiempo es oro, no podemos esperar demasiado por atención médica, que es nuestro derecho”, acotó García mientras miraba su reloj.


Junto a ella, dos mujeres agripadas que esperaban ser atendidas aseguraron estar esperando demasiado. “Con fiebre y dolor de cuerpo, aquí nos tienen esperando”, sostuvo Irma Bolaños.

Dispensario
Ardiendo en fiebre, con temperatura de 39, según contó Cristina Peña que llegó al centro de salud Dispensario del IESS, a las 09:00 y tomó un turno para ser atendida a las 11:40. “Pasé horas esperando que el sistema de turnos cambie rápido, pero no era posible porque solo un médico estaba atendiendo y la consulta duraba más de 20 minutos en algunos casos”, explicó.


La joven informó además que al momento de la atención debían colocarle un antibiótico. “Me dan la receta y una como está toda adolorida tiene que subir hasta el tercer piso, porque no hay ascensor y luego bajar para que le pongan la medicina”, expuso indignada.
Luz Ochoa también esperó por dos horas para ser atendida en el lugar, las dos coincidieron en que la atención que reciben es ‘a medias’.

Descongestión
El alto número de pacientes que llegan a emergencias permite que muchos de ellos sean derivados a las demás unidades de salud, como es el caso del Hospital Materno Infantil, que también atiende pacientes del Hospital José Carrasco Arteaga.
Según Rocío Campoverde, directora de la unidad tipo C, al recibir un paciente, lo que primero se realiza es el triaje de Manchester que se clasifica por colores: “Lo que es rojo y naranja es atención inmediata, por ejemplo un infarto cardíaco o hemorragia severa, naranja significa un accidente o un trauma”, explicó.


Indicó también que el amarillo es para la atención prioritaria; el color verde es atención con exámenes complementarios que puede demorar hasta dos horas; y el color azul es una consulta externa que no debería ser llevada a emergencia, que puede demorar la atención hasta cuatro horas.


La médico indicó, además, que la ciudadanía suele confundirse en lo que podría ser una emergencia, por eso es que puede considerarse que hay una atención lenta. (RET) (I)

Cuenca.